8 comentarios en «Cientificismo y teísmo: ¿es posible tender puentes para superar fronteras?»

  1. Sin duda, la sincera pretensión de avanzar en esta compleja temática con buenos y adecuados fundamentos epistemológicos y la intención en personas de la formación de Leandro de adoptar posturas objetivas y respetuosas en el análisis de la exposiciones de otros intelectuales, es una oferta, cuando menos, para tomarse muy en serio, y yo me felicito que estemos en presencia de una actitud tan original y humana que abra horizontes de comprensión. Espero poder seguir viendo sus trabajos. Y repito lo ya dicho en otro comentario, que Lakatos puede facilitar, con las oportunas matizaciones, este empeño del autor.

    Responder
  2. No obstante, yo pienso que la temática de las fronteras entre “cientificismo” y “teísmo” está desubicada. Sería menester llevarla a su origen: Al HOMBRE. Se me ocurre preguntar lo siguiente: ¿Por qué separamos en el hombre lo que está unido en su realidad personal?. Para que haya fronteras es preciso que existan entidades fronterizas, y estas corresponden a la sustantividad del mismo hombre. Y juzgar el valor epistemológico de una vía a la luz de la otra es inapropiado; pero es que, además, si las dos son recursos constitutivos de las capacidades del hombre, en todo caso debe pensarse más en su coadyuvancia que en la nulidad cognitiva de una de ellas, puesto que la considerada como de más garantías epistemológicas, se queda lejos de dar respuestas fundamentales y “fundamentantes” de las que el hombre siente una indiscutible necesidad en aras de mantener no sólo su unicidad, sino también el sentido que la justifica.

    Responder
  3. Dice mi amigo Pedro Rubal: “¿Por qué separamos en el hombre lo que está unido en su realidad personal?. Para que haya fronteras es preciso que existan entidades fronterizas, y estas corresponden a la sustantividad del mismo hombre”. Desde la perspectiva de la metafísica zubiriana, tiene razón mi amigo Pedro. Pero desde otras aproximaciones más sociológicas, lo que observamos es un enorme POLIMORFISMO en el modo de entender la realidad, lo humano, lo que llama sustantividad. En un artículo en esta misma revista digital FronterasCTR, al que titulamos “El discurso teológico no puede ignorar la epistemología de la ciencia” (de 10 de octubre de 2018). Postulamos que la filosofía y la teología cristiana muestran no solo la necesidad, sino también la oportunidad y la posibilidad de tender puentes de diálogo entre dos grandes ámbitos de conocimiento, entre dos grandes concepciones del mundo que para mucha gente en nuestro mundo parecen irreconciliables por la aparente existencia de las fronteras que parecen separarlas: la frontera de lo que se ha dado en llamar “cientismo” o “cientificismo” y la frontera de las creencias de tipo “teísta”. ¿Es posible tender puentes entre ambas fronteras? En el fondo late el debate sobre la Ciencia y la Teología, ¿son visiones del mundo alternativas? En un artículo anterior sobre las fronteras entre Ciencia y Teología, se planteaba la hipótesis de que, para la Teología, el problema de fondo es de tipo epistemológico. ¿Cómo se sitúa la teología en el marco de las exigencias epistemológicas de la Ciencia? la respuesta depende de la concepción que se tenga de la naturaleza, las fronteras y las posibilidades del conocimiento humano. Entre las muchas tradiciones epistemológicas actuales, que mencionábamos en nuestro anterior artículo, se postula aquí que la tradición de los programas de investigación de Imre Lakatos puede ser un territorio común de diálogo y de encuentro entre científicos y teólogos. Por eso, desde mi punto de vista, se trata que desde perspectivas filosóficas diferentes podamos CONSENSUAR determinados principios (“núcleo duro” de Lakatos) que fundamente un itinerario de debate y encuentro sobre bases comunes. Esta es la tarea que queda para la Cátedra Francisco J. Ayala de Ciencia, Tecnología y Religión y para ASINJA, Asociación Interdisciplinar José de Acosta.

    Responder
  4. En un documento interno de la Junta Directiva de ASINJA sobre el fundamento psicopedagógico y epistemológico, decimos: La construcción de un pensamiento colectivo interdisciplinar implica necesariamente una reflexión sobre sus fundamentos racionales. Por ello ofrezco estas claves socio-psico-pedagógicas y epistemológicas de nuestro trabajo. En la distribución de funciones que hemos aprobado para la Junta, que cada uno tome lo que le pueda interesar. Desde mi perspectiva, puedo aportar estas cosas.
    Un aspecto que hemos reflexionado poco colectivamente en ASINJA es el de la “fundamentación socio-psico-pedagógica y epistemológica” de nuestro trabajo. Como ya apunté en mi ponencia sobre 40 años de ASINJA (40ª Jornadas, el Saber interdisciplinar) hemos discutido desde el instinto y no desde posturas previamente tomadas . Por eso presento a la Junta esta propuesta sobre el modo de trabajar como ASINJA.
    ASINJA tiene una dimensión pedagógica: por una parte, intentamos reelaborar nuestros esquemas mentales para poder dar una respuesta interdisciplinar a los grandes retos de la sociedad. Y por otra parte, necesitamos conocer las herramientas de las ciencias de la comunicación para intentar hacer llegar nuestros mensajes a la sociedad.
    Y como ya he descrito en el documento que os remití [“ASINJA versus catedractr: dos modelos de presencia intelectual de la Compañía de Jesús en España”(un documento de uso interno para ASINJA) de 8 de julio 2020] la fundamentación científica de cómo se construyen los saberes, es muy diversa en uno y en otro. ASINJA optó desde el principio de un modo instintivo por un cierto constructivismo (interdisciplinar) y la Cátedra por una postura magisterial transmisiva (conductista) del saber ya elaborado.
    En el fondo están dos tradiciones científicas de cómo aprende el ser humano. Para unos, la mente es una tabla rasa pasiva y los nuevos conocimientos se añaden a los ya existentes (modelo magisterial-transmisivo-conductista) y para otros la mente (incluso la colectiva) es enormemente activa, plástica. En la mente individual y colectiva los llamados conceptos estructurantes están jerarquizados en mapas conceptuales. Y no se trata de añadir más información, sino de realizar una reenstructuración cognitiva, actitudinal y metodológica. Aprender es reenstructurar la mente (ya lo vemos después).

    Responder
  5. Desde nuestro punto de vista afirmamos que: hay que integrar Nuevos conceptos para una nueva sociedad post COVID-19. Los conceptos de “aprendizaje colectivo”, de “inteligencia colectiva”, de “transdisciplinariedad”, de “Campus Virtual”, e incluso de “inteligencia artificial colectiva”, de “cerebro colectivo”, de “redes neuronales sociales”, van impregnando nuestro discurso. Los cambios culturales que se vislumbran tras la irrupción del COVID-19 apuntan a que algo nuevo está emergiendo en nuestra sociedad. Muchas instituciones mundiales se plantean los grandes retos que se plantean a la sociedad del conocimiento en un mundo interconectado y vulnerable. Desde estas claves, ASINJA debe tomar postura reflexiva, interdisciplinar y transdisciplinar. Ampliar nuestra visión a otras perspectivas más mundiales y superar el debate de pequeños problemas. De todas formas, habrá todavía que reflexionar estas propuestas, tal como se refleja en el Acta del 6 de julio.
    El debate entre los miembros de la Junta fue muy denso y rico en contenidos y matices. No hubo tiempo para votar acuerdos entre todos, con lo que por el momento todo queda – desde mi punto de vista- en exposición de opiniones y propuestas muy sugerentes pero que deben ser maduradas, discutidas y consensuadas. Jerónimo y Carmen Sánchez Carazo insisten en que siempre hay una nostalgia del ser del Renacimiento: el homo universalis que sabe de todo. Pero a partir de la Ilustración aparece la “fragmentación de los saberes”. ¿Es posible un conocimiento que supere la fragmentación de los saberes? Tal vez sea este el reto de ASINJA. La perspectiva “humanista” está muy presente en ASINJA frente a perspectivas más tecnológicas. Pero en ASINJA no solo nos reunimos a charlas, sino que desearíamos otra sociedad más racional y madura que sepa afrontar los retos globales. Esto abre nuevos caminos.
    A todos nos parece que es importante tener una planificación a corto, medio y largo plazo de las propuestas a los Socios de ASINJA, pese a ser pocos y no saber si van a responder. Somos muy plurales y con formación y experiencias muy diversas. Eso hace valiosa la nueva ASINJA.
    Tenemos por delante una serie de RETOS: *definir lo que ASINJA puede aportar para responder a los RETOS de nuestra sociedad. ¿Cuál es el posicionamiento de ASINJA?

    Responder
  6. Algunos conceptos básicos para encontrar una fundamentación psico-socio-pedagógica y epistemológica a las tareas de ASINJA
    Desde los tiempos de Alberto Dou, ASINJA ha trabajado en red más que en árbol. No se trata de oír a doctos ponentes, sino de trabajar y aprender el grupo, en red, de forma interdisciplinar.
    Si desde ASINJA deseamos trabajar desde esta intuición original, pero avanzando en problemática, debemos asumir determinadas perspectivas psicopedagógicas y epistemológicas sobre lo que es “saber”, “aprender”, reelaborar los esquemas conceptuales previos. Conceptos que desde los años 70 han sido aportados por los expertos en enseñanza y aprendizaje.
    El aprendizaje interdisciplinar de nuevos saberes consiste en un conjunto de prácticas o actividades ordenadas a través de las cuales un grupo social ayuda a sus miembros a asimilar la experiencia colectiva culturalmente organizada y a preparar su intervención activa en el proceso social.
    En nuestra sociedad la actividad de formación institucional de los miembros más jóvenes se realiza principalmente en la escuela. El sistema educativo es el encargado de proporcionar una serie de actividades planificadas y dirigidas intencionalmente a facilitar el aprendizaje. En nuestro caso, nos constituimos en comunidad crítica de aprendizaje (Kemmis)
    Aprender en ASINJA, como si esta fuera un cerebro colectivo, no es por tanto primariamente memorizar una información elaborada por otros sino que tiene como objetivo una verdadera reestructuración cognitiva y, en último término global, de la persona que aprende.

    Responder
  7. Me parece muy bien lo que se propone ASINJA. La tarea no va a ser fácil. Sin embargo, si se logran los objetivos sugeridos, devendrá un bombazo en los procesos cognitivos, justamente por su enfoque y originalidad. Se me ocurre pensar cómo se ven las funciones cognitivas de los integrantes en los que se sustenta la conciencia colectiva, que no son otra cosa más que los hombres/mujeres en cuanto capaces de conocer, y, desde este punto de vista, se puede subrayar la importancia de hacer un análisis del mismo noológica o epistemológicamente. Tal vez quedarse sólo en lo epistemológico es correr el riesgo de obviar la radicalidad del conocer, que , en todo caso, está en el hombre, cuyo análisis en esta perspectiva, creo que exige un enfoque noológico; pero es que, además, así se perdería el horizonte de comprensión de la ciencia como una modalidad peculiar del hombre, que es quien la hace posible. Bueno. Son reflexiones, seguramente, sin demasiado impertinentes.

    Responder

Deja un comentario