La experiencia mística es un viaje interior

Imprimir
(Por Juan Antonio Marcos). Hubo un hombre en la segunda mitad del siglo XVI que protagonizó una de las historias más fascinantes de la búsqueda de la libertad. Escribió con palabras nuevas de una sabiduría diferente, más profunda y más verdadera. Viejas palabras de amor que a pesar del paso de los siglos siguen sonando como nuevas. Juan de la Cruz fue un viajero incansable por tierras de Castilla. Pero ante todo fue un viajero del alma, un contemplativo de los viajes interiores.

 

Un viaje interior

La experiencia mística es lo más parecido a un viaje interior que termina por llevarnos a un mundo diferente. Para hacer este viaje se necesita, ante todo y sobre todo, confiar. Aunque tu confianza en Dios no sea mayor que la de un grano de mostaza. Pero es el primer paso. Solo desde la confianza, es posible hacer un viaje místico.

Todo viaje supone la existencia de un viajero. Y se requiere tiempo para que este viajero pase por diversos lugares, con paradas incluidas, antes de alcanzar el destino final. Va con una continua presencia de la idea de movimiento. Viajar es moverse. La vida es un viaje. La intención de San Juan es encaminar a la viajera (el alma) a la meta de la unión mística con Dios. Para llegar al destino místico el alma pasa por distintos lugares durante su viaje. Son las noches del alma o estados místicos.

Salir de sí mismo por olvido de sí

Alcanzar la meta exige movimiento. Los movimientos son las acciones. La primera acción a realizar es salir de uno mismo y empezar a ser tú mismo. El mayor obstáculo en el viaje místico es el amor propio. No te preocupes por ti mismo y ante todo sé tú mismo. Toda experiencia mística implica un olvido o punto de salida para comenzar a ir a Dios. Progresar en este viaje místico es moverse.  Juan de la Cruz habla de una salida espiritual, que marca los poemas de Noche y Cántico. La fuerza para partir exige desprendimiento y esta fuerza proviene del amor. El amor es la realidad que lo envuelve todo en la experiencia mística.

No hay un solo camino para este viaje. Hay muchos y cada cual ha de encontrar el suyo. Suele ocurrir que al adentrarse en la experiencia mística la persona puede sentirse desorientada. Hay que abandonar viejos caminos para seguir caminos nuevos. En todo viaje pueda haber retrasos, se puede retroceder e, incluso, deshacer lo andado. Volver a atrás. Y lo mismo ocurre con la experiencia mística. La novedad que supone llegar a la contemplación en el viaje místico, adentrándose el alma por insólitos lugares (los paisajes del alma), suele provocar cierto desconcierto en la persona, convirtiéndose en un nuevo obstáculo para progresar.

Si la experiencia mística es movimiento a lo largo de un camino, ese movimiento puede tener distintas velocidades: se puede ir andando, corriendo, volando…  A medida que el místico va avanzando por su camino, gana también en ligereza, de tal forma que el rastro que Dios deja de sí en el alma la aligera y hace correr tras de él… (C 25,4).

Salir del yo supone perder el propio control, hacerse vulnerable y renunciar a las viejas seguridades humanas, tales como tener, poder y saber. Solo saliendo de tu propio yo eres libre de verdad. La experiencia mística es una salida, un viaje a la libertad. Alcanzada esa libertad, la del espíritu, se retorna a la vida cotidiana, y por primera vez se descubre que lo divino está ahí, en la vida diaria: andar, comer, llorar, tener hijos… Cada cosa es noticia de Dios, oscura y amorosa, pero real como la vida misma.

Pero son muchos los muros a derribar para volar a lo invisible. Son los muros alzados alrededor del corazón y que comienzan a caer al crecer la confianza en Dios. Hay que derribarlos, saltar por encima de ellos. O, al menos, ignorarlos. Sin muros, siempre sin muros. Es la clave para andar, correr, volar… a lo largo del viaje místico. Cuando se llegue al final del viaje todo quedará en las manos de Dios.

Los tres viajes de la experiencia mística

El amor y la fe están presentes en todas las etapas del viaje místico. Juan de la Cruz nos lo recuerda una y otra vez: son los dos mozos de ciego que te guiarán, por donde no sabes, allá a lo escondido de Dios. La fe aparece siempre como guía del alma en su viaje a la unión. El amor, sin embargo, es la emoción que te mueve a avanzar en este viaje. Es la verdadera fuerza de movimiento a lo largo de todo viaje místico. Un amor que está presente desde el principio del viaje. La más de las veces no pasa de ser una sensación oscura de presencia. Cual si fuera una voz silenciosa que aporta la seguridad de una llamada profundamente personal y amorosa.

Y así, en Noche, el viaje es posible porque el alma está inflamada con ansias en amores; y en Cántico desde el principio está presente la herida del amor. En el viaje místico, lo primero es la emoción de un encuentro, el rastro de una huella, el hallazgo de un tesoro fascinante o una perla preciosa… Ante tal hallazgo no es el espíritu de sacrificio lo que te empuja, sino la fascinación y el gozo. Es el comienzo de un viaje interior que es gozoso porque está lleno de amor, y que es doloroso, porque lleva a lo desconocido.

El amor es la verdadera fuerza de movimiento en este viaje. Y lo es en cada momento, en cada lugar, en cada estado. Es un viaje hacia adelante, porque la meta está siempre delante de nosotros (salida más allá de sí mismo). Es, además, un viaje hacia arriba, porque arriba está siempre lo positivo, lo bueno, la felicidad (superación de sí en un movimiento ascensional). Y es, finalmente, un viaje hacia adentro, porque solo dentro y en lo profundo del hombre está lo importante (recogimiento hacia el interior).

El viaje hacia adelante

La meta, que es la unión mística, está siempre delante de nosotros. De ahí la necesidad de: caminar adelante, pasar adelante, ir adelante… Son las expresiones de movimiento las que más se reiteran a lo largo de la experiencia mística que nos cuenta Juan de la Cruz.

El movimiento hacia adelante tiene su fundamento en la imagen del camino y en la metáfora concepttual los propósitos son metas o lugares de destino. Para alcanzar la meta del viaje místico el alma tendrá que recorrer un camino sembrado de obstáculos por doquier. Por eso, la idea de progreso o avance hacia adelante aparece unida a los obstáculos o impedimentos con que el alma se va topando antes de llegar a la unión.

El místico insiste: si no se educa el mundo de los afectos, nunca se podrá ir adelante en perfección y noticia de Dios.

Sólo si no estás asido, atado o apegado, estarás capacitado para avanzar por el camino místico: conviene y es necesario a los que pretenden pasar adelante saberse desasir. Y desasirse no sólo de las cosas, sino también de las ideas, sentimientos y pensamientos. De ahí la necesidad que tienes de aprender a olvidar. ¡Es tan importante tener mala memoria para poder avanzar en este viaje!

Hay recuerdos que no te sientan nada bien. No des vueltas en tu cabeza a viejos resentimientos o rencores, ni te detengas tampoco en tus pensamientos negativos. Todo eso no sirve de nada y, además, no te dejará avanzar hacia adelante. No estés apegado a nada. A nada que pueda hacerte daño o que pueda robarte tu libertad. La experiencia mística es, ante todo, una cuestión de libertad y libertad frente a toda forma de apego o apetito o atadura. Aviso para navegantes:

Por lo cual es harto de llorar la ignorancia de algunos, que se cargan de extraordinarias penitencias y de otros muchos voluntarios ejercicios, y piensan que les bastará eso y esotro para venir a la unión de la Sabiduría divina, si con diligencia ellos no procuran negar sus apetitos.  (1S 8,4)

La vida toda se puede comprender como un viaje en barco, donde las dificultades son escollos o tempestades, y el éxito final será llegar a buen puerto. De ahí que en la virtud de la concepción metafórica de la experiencia mística como un viaje por mar, llegar a la unión mística sea llegar a puerto de perfección.

El despojo ha de ser total. Si te apegas a tus emociones o tus ideas románticas sobre Dios, nunca sabrás disfrutar de verdad de Dios. De ese Dios que se cuela los mil recodos de la visa cotidiana. Simplemente goza del momento. Y tampoco te obsesiones por el futuro. Preocúpate más por ser que por hacer. Si quieres hacer este viaje hacia adelante tienes que salir más allá de ti mismo.

El viaje hacia arriba

En su viaje al encuentro con lo divino, el alma avanza hacia adelante, avanza hacia arriba, avanza hacia adentro. También arriba está Dios, y hacia allí se encamina el hombre. Progresar en la experiencia mística será subir a lo alto del monte. La montaña es lugar hierofánico por excelencia. Lugar de encuentro y comunicación del hombre con Dios. De ahí que el alma-viajera se aventure a subir a este monte de perfección a comunicar con Dios.

La subida hacia arriba se puede explicar también con la imagen de la escala. Las escalas suelen tener una dimensión vertical, y en ocasiones un carácter acumulativo. En cierta medida experimentamos nuestro mundo en términos de más y menos. Esta dimensión del más y del menos de la experiencia humana se basa en la imagen de la escala.

Cuando Juan de la Cruz habla de escala de contemplación secreta afirma que sin saber cómo, sube el alma a escalar, conocer y poseer los bienes y tesoros del cielo. Una subida que es gradual, estructurada a modo de escala con diferentes grados de amor por los que va pasando el alma hasta llegar al grado más alto y elevado, que es el de la unión mística. En todo el viaje místico, el amor funciona como verdadera fuerza de movimiento y como causa última de la unión.

Sin saber cómo, sube el alma a escalar, conocer y poseer los bienes y tesoros del cielo (Juan de la Cruz)

Más es arriba. Arriba está lo positivo, lo bueno y la felicidad. Por eso Dios mueve el alma para levantarla del fin y extremo de su bajeza al otro fin y extremo de su alteza en su divina unión. Lo alto, lo celestial, lo divino…, todo está arriba. El destino del místico está en las alturas. Y en las alturas se alcanza la libertad dichosa. Probablemente Juan de la Cruz concibió la Subida del Monte Carmelo como un viaje por el que ir más allá de nosotros mismos hasta la unión divina.

La experiencia mística es movimiento hacia arriba. Es además un viaje a través de un camino o senda. En cuanto viaje, requiere la presencia de unos viajeros o viadores (el alma es la viajera). Y como en todo viaje se ha de contar con la presencia de obstáculos, que se localizan en lo inferior y en lo superior.

Los deseos (lo inferior) son como cargas que no dejan a la persona avanzar en su camino a la unión. De la misma manera, el entendimiento (lo superior), con sus pensamientos e ideas, pueden embarazar (impedir, estorbar) al alma en su viaje al encuentro con lo Real Último. Educar los deseos y los pensamientos nos permite llegar a la meta, a lo alto del monte. Porque es en lo alto del monte donde se realiza la unión.

Al final el movimiento hacia arriba termina por convertirse en vuelo vertiginoso y frenesí ascensional. Así se refleja en el poema Tras de un amoroso lance. Junto al vuelo ascensional, en su dimensión de verticalidad (volé tan alto, tan alto) y velocidad (mil vuelo pasé de un vuelo), aparecen las peripecias del vuelo místico, con desfallecimiento (no habrá quien alcance) y zozobra (perderse de vista) incluidas. Y el amor sigue siendo la verdadera fuerza de movimiento (más el amor fue tan alto), que es lo que al final propicia la llegada a la meta (que le di a la caza alcance). Es la imagen del vuelo como idea de libertad y felicidad.

Si quieres hacer este viaje hacia arriba tendrás que aprender a caminar ligero de equipaje. Y entonces se aprende a andar por la vida, interiormente como de fiesta.

El viaje hacia adentro

Poco a poco este viajero, el místico, se va acercando a la meta. El alma, metafóricamente concebida como un recipiente, tiene un interior y une exterior. El centro del alma, es decir, el centro de la persona, aparce como el verdadero espacio del encuentro con lo divino. El centro del alma es Dios.

El centro del alma, donde te encuentras con Dios, no es un lugar. O lo es solo en sentido figurado. Tras encontrar ese centro, las prioridades de tu vida dan un vuelco. El tiempo ya no se vive como una coacción, sino como un don o regalo. Y tu vida se hace más amable al dejar de lado obligaciones inútiles. Por primera vez vives centrado.

Lo importante es lo centra, lo interior. Los buenos principiantes son quienes guardan lo valioso (sus tesoros) en su interior, adentro y en secreto. Son los secretos que mantienen el alma sana y los que conducen al encuentro con lo divino. Si la interioridad de la persona hay que mantenerla en secreto es porque trata de una realidad frágil: es el yo interno de la persona, tan valioso como vulnerable, tan vulnerable como valioso.

Y si en un sentido la noche del místico es un proceso de sanación, en otro sentido es un proceso de purificación, que va desde fuera hacia adentro. En el viaje al centro o a lo interior de la impresión de que nunca se llega a la meta, de que siempre hay un más adentro, un más profundo y un más interior. Es a lo interior adonde el mismo Dios va llevándote. La propia interioridad se concibe como refugio, donde el místico se sabe a salvo.

La experiencia mística es siempre dinamismo y movimiento, y termina por llevarte a lo central, a lo interior y a lo profundo… de tu propia alma y también de Dios mismo.La experiencia mística es un viaje cuyo destino es la unión.

Para finalizar

Si quieres hacer este viaje hacia adentro tendrás que superar viejas dispersiones y aprender a recogerte hacia el interior para centrar tu vida. Viajar hacia adelante, más allá de ti mismo, movido siempre por el amor. Viajar hacia arriba, para así alcanzar la libertad y la felicidad. Viajar hacia adentro para así vivir centrado. Pero para hacer tanto bendito viaje, ante todo y sobre todo, necesitas fiarte de un Dios que siempre ha estado a tu lado y que siempre lo estará, pase lo que pase.

Artículo elaborado por Juan Antonio Marcos, profesor de Espiritualidad en Universidad Comillas y colaborador de FronterasCTR. 

Rating: 5.0/5. From 1 vote.
Please wait...

1 comentario en “La experiencia mística es un viaje interior

  1. La mística, incluso con independencia de su vinculación al sentimiento religioso, siempre me hizo pensar en la existencia de esta dimensión en la persona humana, y en la existencia, también, de una vía de acceso a las realidades profundas: Es a modo de una forma de vida, si quieren fugaz, que indica que en los seres humanos hay un encuentro gradual con varios grados de realidad. Por eso muchas formas de misticismo aseguran, incluso, la racionalidad. Aunque la meta del misticismo es la unión con lo divino o lo sagrado, los pasos que tienen que darse parecen jalonar también una vía de acceso a la realidad inaccesible con las metodologías paradigmáticas al uso . Así la purgación de lo corporal tiene algo que ver con lo que en el método fenomenológico se pone entre paréntesis, como si indicara algo a este respecto . El objetivo que se peresigue como resultado no es irracional o antirracional. Los Budistas afirman que es un conocimiento adecuado a la realidad que se trata de comprender, o algo así. Y lo que pueda tener de misteriosa la experiencia mística tal vez tenga mucho que ver con la participación de la vida en la consciencia de sí misma, en un elevado grado de EPOJÉ, ya utilizado por el escepticismo griego, y utilizado por Husserl, para expresar la reducción fenomenológica: el mundo natural no queda negado, sino suspendido.

Deja un comentario