4 comentarios en «Seis puertas abiertas en el muro de las fronteras entre ciencia, tecnología y religión»

  1. En este artículo expresamos nuestra actitud dentro de la Cátedra y como miembros de la Asociación Interdisciplinar José de Acosta (ASINJA). Muy diversos autores ofrecen explicaciones interdisciplinares a la aparición del universo, de la vida, del ser humano, de la conciencia, de la cultura y de la tecnología. El reciente estudio del profesor Brian Greene acude a la teoría del procesamiento de la información dentro de un paradigma darwinista para explicar la evolución global. En diálogo con las propuestas de Greene intentamos dialogar con aquellos filósofos y científicos que cuestionan algunas de nuestras posturas. Uno de los que firman este trabajo se considera “científico” (es doctor en Ciencias Geológicas, Catedrático de Paleontología y autor de más de un centenar de publicaciones sobre bioestratigrafía, paleoecología y paleobiogragrafía de los ammonites (moluscos lejanos parientes de los actuales pulpos y calamares). Estos ammonites (cuyas conchas han quedado preservadas como fósiles en los estratos carbonatados depositados en el fondo de los mares de hace 150 millones de años) nos indican que la Tierra tiene una larga historia, que esa historia ha estado agitada por violentas convulsiones en algunos momentos. Y todo ello se interpreta de una forma natural.
    Pero el mundo de las creencias (y sobre todo de las creencias religiosas) no censura, ni condena, ni anula el valor de la ciencia. Es un mundo complementario, de modo que la visión del mundo de un científico puede perfectamente armonizarse con la visión del mundo de un creyente, de una persona religiosa, de un cristiano seguidor de Jesús de Nazaret. Como escribe el profesor Javier Monserrat (“Ciencia y Religión, dos visiones del mundo” https://blogs.comillas.edu/FronterasCTR/?p=34 26 septiembre 2016), “Ciencia y religión son las dos grandes visiones del mundo más importantes. Son fenómenos globales presentes a lo largo de toda la historia de la humanidad. Las relaciones entre ciencia y religión se pueden enfocar desde tres puntos de vista: histórico, epistemológico y sociológico. La primera pregunta que se plantea es si son entre si compatibles o incompatibles. Dentro de la compatibilidad se puede destacar su autonomía y desde ella el diálogo y la complementaridad. El problema de los orígenes del universo, la vida y el hombre puede plantearse desde la religión y de la ciencia. Aunque esto llevó a ciertos conflictos hoy encontramos que no tiene por qué oponerse”.
    Como bien escribe el también jesuita, Agustín Udías, Catedrático de Geofísica, la tradición de la compañía de Jesús desde su fundación estuvo muy ligada al desarrollo de la ciencia. Por otra parte, el organismo que coordina y modera los centros Universitarios de la Compañía de Jesús en España, la UNIJES, tiene entre sus líneas prioritarias la reflexión sobre Ciencia, Tecnología y Religión. En estos momentos – que sepamos – esta prioridad es desarrollada por la Universidad Pontificia Comillas, a través de la Cátedra Francisco J. Ayala de Ciencia, Tecnología y Religión, y por la Asociación Interdisciplinar José de Acosta (ASINJA). Desde ASINJA, con modestia, intentamos tender puentes interdisciplinares entre paradigmas diferentes, conscientes del polimorfismo epistemológico presente en la gran aventura histórica de las ciencias. Desde este punto de vista, dialogar con otros pensamientos, como son los del físico y matemático Brian Greene – como veremos – puede ayudar al intento de FronterasCTR del diálogo entre ciencia, filosofía y religión.

    Responder
  2. Si me permiten designar este trabajo como “un documentado, sugerente y pertinente PROGRAMA”, para el desarrollo de los distintos socios de ASINJA durante el curso de un año, no puedo menos que calificarlo de EXCELENTE, teniendo siempre en cuenta mis limitaciones en la materia, porque, además, a mí personalmente, que desconocía los trabajos del profesor Brian Greene, me ofrecen referencias que me interesan, como evidencié en algunos comentarios en los que sostuve la existencia de varias vías (puertas) de acceso a la realidad, cada una de ellas adecuada al tipo de realidad que se pretenda conocer, teniendo en cuenta la función complementaria de las mismas, en el conocimiento de la realidad total: cada puerta da acceso a un apartamento de la casa; pero el conocimiento de ésta exige el de cada uno de ellos. En cada uno de ellos siempre hai un ALGO que supera las justificaciones epistemológicas específicamente atribuídas, gestando la necesidad de superarlo mediante recurso a otros, incluso los que se estructuran RACIONALMENTE, que sólo resuelven los problemas de las funciones descriptivas, a más o menos profundidad, dejando sólo oscuros indicios de lo ignoto, obligando, incluso a lo científicos, a instrumentar estructuras RAZONALIZADAS. Y aquí cabe preguntarse hasta que punto la conciencia se encuentra dentro de estas últimas estructuras, sin desechar la necesidad de tomar como guía razonable la racionalización de ciertas propiedades que nos ofrece la apertura de cada puerta. No pretendo pontificar. Sólo resaltar la importancia de situar los puentes interdisciplinares como yo los veo desde mi modesta formación.

    Responder
  3. Si consideramos la entropía como medida del desorden de un sistema, según veo el instante presente en que vivimos, lo que Julián Babour define como NOW, que tiene una entropía muy alta, y más degradada que en el pasado, ya inaccesible para nosotros, sólo podemos incidir en el futuro con más desorden. Pues bien; parece que esto explica el Fin del Mundo, puesto que la reducción de la calidad de la energía viene a ser una constante en la “edificación” del futuro, incrementándose el desorden, y, sin embargo, es en ese futuro donde se “producen y sustentan” algunas estructuras ordenadas, como los seres humanos. ¿Acaso explica esto su inmortalidad?. Para avalar este supuesto, hay que entrar por otra puerta. Por una razonabilidad que armonice las estructuras racionales ganadas en el acceso por las otras puertas. Y aquí tal vez se pueda situarse el nudo gordiano de la interdisciplinaridad.

    Responder
  4. Gracias, Pedro, por su reflexión.. Tal vez, desde mi propia perspectiva, los fisicos tienen una tendencia mental hacia el reduccionismo. El paradigma sistémico (ya común en los paradigmas biológicos) entran con dificultad en el mundo de los fisicos. Tal vez la lectura de los libros de Stuart Kauffmann podrian abrir ventanas en las mentes que nos parecen reduccionistas de los fisicos..

    Responder

Responder a LEANDRO SEQUEIROS SAN ROMÁN Cancelar la respuesta