10 comentarios en «Ciencia y religión hoy: apuntes y perspectivas»

  1. Felicito a Andrés Torres Queiruga por su intento de reflexión. Pero los que seguimos de cerca todas las aportaciones de la Cátedra Francisco J. Ayala de Ciencia, tecnología y Religión encontramos DESCONTEXTUALIZADA esta aportación. Hay que tener en cuenta que de los más de 600 articulos publicados en la etapa de Tendencias21 de las religiones, más de un centenar de textos se refieren a las relaciones ciencia-religión. Y que de los 170 artículos en este mismo blog (se puede consultar en:
    https://www.bubok.es/libros/259253/FronterasCTR–INDICES-MATERIAS-Y-AUTORES-2016-2020
    Tal vez el en texto de Torres Queiruga se detecta que no sigue mucho nuestro blog. Y aterriza de pronto como si no supiéramos nada.. Conviene seguir de cerca el blog y participar en el. Aviso para navegantes..

    Responder
  2. Dice el articulo que “(Por Andrés Torres Queiruga) Una vez más, se trata de un tema ciertamente importante pero que, en el fondo, debería considerarse resuelto. Resuelto en principio, en cuanto a la clarificación fundamental, que lo debería sacar del campo de la polémica para el del diálogo y la colaboración. ” Pero este asunto llevamos años trabajándolo en la Cátedra.. Hay mucho trabajado ya!!! El profesor Javier Monserrat ha escrito mucho.. https://blogs.comillas.edu/FronterasCTR/?p=34

    Responder
  3. Dice también Torres Queiruga: “Pero acaso el punto de mayor trascendencia teológica, por sus decisivas y múltiples consecuencias, resida hoy en la cuestión de la acción divina en el mundo. Tomar en serio —como pidió lo Concilio— la autonomía de las leyes que rigen el funcionamiento del mundo, llama a un re-pensamiento radical, pues de una justa comprensión en este punto depende en gran medida el destino de la fe en nuestra cultura. El carácter técnico de la palabra autonomía no debe engañar. Puede no ser entendida por muchos, pero desde que se abre un libro en la escuela hasta que se ve la previsión del tiempo o la explicación de un tsunami en la televisión, su significación entra por todos los poros de la cultura actual.” Esta es una cuestión que hemos tratado repetidas veces en este blog y creo que las aportaciones son de más calado que la respuesta más bien simple aquí. Se ha abordado a propósito de Teilhard en https://blogs.comillas.edu/FronterasCTR/?p=4940 y en Tendencias21 https://www.tendencias21.es/El-dialogo-con-la-ciencia-esencial-para-la-religion-y-la-filosofia_a43712.html, así como en más artículos. Tal vez convenga, después de muchos años de trabajo en la Cátedra, evitar las marchas atrás y las reiteraciones.. Hemos caminado mucho trecho y ya hay temas que quedan atrasados.. Avancemos para no retroceder..

    Responder
  4. Pido disculpas por entrar aquí e intentar hacer un comentario necesariamente descontextualizado, porque, lamentablemente, ni he podido seguir los trabajos, ni mis carencias me permitiría enjuiciarlos adecuadamente, ni haga un pertinente comentario al trabajo del Dr. Torres Queiruga. Considero, eso sí, que fue una lástima que D. Andrés no hiciera una aportación estrictamente a la relación CIENCIA-RELIGIÓN, y aunque no sea así seguramente, creo que debería transcenderse las distintas singularidades religiosas; pero aún remitiéndose a la que nosotros profesamos, en el supuesto que apunto creo que los errores institucionales dun pasado muy discutible no aportan muchos a esa RELACIÓN. Ciertamente, en una lectura superficial no veo muy claro que el Dr. Torres adoptara esa perspectiva, pues más bien parece que se quedó en un análisis crítico de actitudes y comportamientos ya, afortunadamente, superados, o en vías de estarlo. Son cuestiones que se produjeron en EDADES HISTÓRICAS distintas de la actualidad. Pero también hay recordar que muchos conocimientos científicos del pasado estuvieron en manos de intelectuales religiosos. Los “vástagos parricidas” y la “hijas emancipadas”, están ya muy alejados de nuestro intelectualidad, aunque pueda haber excepciones de matiz meramente ideológico. Mi ignorancia, por otra parte, no me permite, en sentido estricto, que la ciencia sea una fuente de sentido, sino de aportaciones mediales que permitan matizar lasa concepciones del sentido de la existencia. Por supuesto, esa teología-ficción puede estar vehiculada por los avances en Cosmología, y en su día, tal vez facilite los trabajos que hoy día ocupan a la Cátedra Ayala. No obstante, pienso que la reflexiones del Dr. Torres Queiruga, en su línea, son provechosas.

    Responder
  5. Escribo hoy simplemente para responder de manera general a los comentarios de Leandro Sequeiros, a quien le debemos gran parte de la labor de FronterasCTR, una colaboración que le agradezco profundamente. Asimismo también le agradezco sus comentarios siempre directos, también si se trata de comentarios críticos, dado que sé que lo hace con absoluta honestidad. Es desde esa honestidad desde la que también le contesto a sus críticas al artículo de Torres Queiruga, aunque quizá se puedan deber a no conocer el trasfondo de tal escrito, es decir, por ser comentarios descontextualizados. Por eso quisiera aclararlo.
    El presente artículo, publicado hace unos años, se lo pedí yo mismo para poder reproducirlo en FronterasCTR. El motivo es porque me parece un escrito bien elaborado y que aclara bastantes cosas de partida para un lector medio. Y se lo pedí precisamente por eso, dado que entre los lectores de la revista hay muchos que se sienten abrumados con algunas de las temáticas que a veces se abordan (aunque sean importantes y tengan interés) y hay mucha gente que me pide materiales que puedan introducirlos en la relación entre ciencia y religión. Porque eso de que sea un tema resuelto es bastante discutible, dado que puede serlo a nivel teórico y académico o incluso institucional, pero no lo es para mucha gente común, y especialmente entre la gente joven. Basta ver los resultados de un estudio que se hizo desde la Cátedra CTR no hace muchos años, liderado por Camino Cañón, y en donde muchos jóvenes, incluso creyentes, seguían viendo dificultades para compatibilizar sus creencias con lo que la ciencia dice sobre el origen o la evolución del mundo. No digamos ya sobre la cuestión de la acción de Dios. Por eso creo que desde la Cátedra también debemos hacer una labor de difusión, y hacerlo a veces desde lo más básico para poner claridad (y sobre todo desde el punto de vista teológico). Creo que eso es también una forma de responder a aquella llamada que nos hacía Juan Pablo II a ser ministros-puente con la sociedad. Lo que no quita, evidentemente, publicar otros escritos acerca de nuevos paradigmas, transhumanismo, sobre Teilhard de Chardin, etc. etc., cosa que creo que también nos enriquece, al igual que el pluralismo a la hora de abordar las cuestiones. De hecho, el interés suscitado por el artículo de Torres Queiruga se ve en el hecho de que en solo 5 días va camino de convertirse ya en el más leído de los publicados en FronterasCTR, con una media de más de 3000 visitas diarias.

    Responder
    • gRACIAS, José Manuel. Esto aclara muchas cosas.. Es magnifico el eco que FronterasCTR está teniendo en muchos ambientes y coopera y ayuda a mucha gente a tener un visión positiva de las implicaciones religiosas en el mundo de las ciencias, las tecnologías y la filosofía. Creo que este año 2021 va a ser magnifico para continuar la tarea..

      Responder

Deja un comentario