9 comentarios en «“Cosmodernidad”: un concepto emergente para superar las fronteras entre ciencia y religión (1º Parte)»

    • Me alegra que los Testigos de Jehová coincidan con nosotros en que CIENCIA Y RELIGIÓN no son enemigos irreconciliables, sino que formar parte de un mismo esfuerzo racional..

      Responder
  1. Un anticipo de la segunda parte (de TRES): Paradigma cosmoderno, cosmodernidad y cosmodernismo
    Esta noción conceptual de “paradigma cosmoderno” está en armonía con la idea de “cosmodernidad” creada por Nicolescu (1994, 2014) (NICOLESCU, Basarab, 1994 Theoremes Poetiques. Paris: Editions du Rocher; 2014 From Modernity to Cosmodernity. Science, Culture, and Spirituality. New York: State University of New York Press) y con el “cosmodernismo” de Christian Moraru (MORARU, Christian 2011 Cosmodernism: American Narrative, Late Globalization, and the New Cultural Imaginary. Ann Arbor: The University of Michigan Press).
    En esa línea cosmoderna de pensamiento concibo el desafío planetario de alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) pactados por las Naciones Unidas para el año 2030, ya que la ciudadanía mundial tiene una responsabilidad “bioética infinita” de salvaguardar las millones de formas de vida terrenales que conocemos.
    La cosmodernidad emerge para estudiar la complejidad de las interretroacciones desarrolladas entre los sistemas dinámicos que componen la vida (ser humano, animales, plantas, etc.), dentro de un entorno ambiental que alberga las condiciones idóneas para su coevolución: la Tierra-Patria (Morin y Kern, 2005). El milagro cósmico del surgimiento de la vida es un desafío transdisciplinar que debemos reconocer con urgencia para lograr un desarrollo sostenible perdurable. Todo este planteamiento nos lleva a una propuesta más osada: ¿es posible reinventar el concepto de los sagrado desde otras perspectivas epistemológicas diferentes? Es la pregunta que queda abierta para este otro artículo en FronterasCTR.

    Responder
  2. Un anticipo de la segunda parte (de TRES): Paradigma cosmoderno, cosmodernidad y cosmodernismo
    Esta noción conceptual de “paradigma cosmoderno” está en armonía con la idea de “cosmodernidad” creada por Nicolescu (1994, 2014) (NICOLESCU, Basarab, 1994 Theoremes Poetiques. Paris: Editions du Rocher; 2014 From Modernity to Cosmodernity. Science, Culture, and Spirituality. New York: State University of New York Press) y con el “cosmodernismo” de Christian Moraru (MORARU, Christian 2011 Cosmodernism: American Narrative, Late Globalization, and the New Cultural Imaginary. Ann Arbor: The University of Michigan Press).
    En esa línea cosmoderna de pensamiento concibo el desafío planetario de alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) pactados por las Naciones Unidas para el año 2030, ya que la ciudadanía mundial tiene una responsabilidad “bioética infinita” de salvaguardar las millones de formas de vida terrenales que conocemos.
    La cosmodernidad emerge para estudiar la complejidad de las interretroacciones desarrolladas entre los sistemas dinámicos que componen la vida (ser humano, animales, plantas, etc.), dentro de un entorno ambiental que alberga las condiciones idóneas para su coevolución: la Tierra-Patria (Morin y Kern, 2005). El milagro cósmico del surgimiento de la vida es un desafío transdisciplinar que debemos reconocer con urgencia para lograr un desarrollo sostenible perdurable. Todo este planteamiento nos lleva a una propuesta más osada: ¿es posible reinventar el concepto de los sagrado desde otras perspectivas epistemológicas diferentes? Es la pregunta que queda abierta para este otro artículo en FronterasCTR.

    Responder
  3. “Depende de nosotros mismos evitar el rumbo de autodestrucción al que estamos encaminados. Por este motivo, la supervivencia futura de la vida humana pasa por conseguir alcanzar un estado de unidad más profunda con la naturaleza, desarrollando un nivel superior de consciencia integral que comprenda la esencia ontológica de la vida como un continuum. Esto implica comprender al propio universo como “un infinito océano de energía donde las cosas se desdoblan para formar el espacio, el tiempo y la materia” según duce el físico David Bohm (BOHM, David, 1992 A totalidade e a orden implicada. Uma nova percepção da realidade. São Paulo: Cultrix, pág. 182)”- En este párrafo está contenido todo cuanto concierne a la Humanidad y su Futuro, siempre y cuando logre ese estado de UNIDAD con lo que llamamos Naturaleza y de la cual formamos parte y en la que la misma DIVINIDAD está contenida. Desde el “simple” hecho de Respirar, ya estamos ingresando partículas de esa Divinidad. No existe divorcio entre nosotros – Humanos – y la multitud de los Seres que en distintas fases del desarrollo Evolutivo está sucediendo aquí mismo . Cuanto más se sutilizan nuestros Sentidos, más comprendemos la plural vocación de la Vida. Nuestro Ser capta la Sacralidad de nuestra existencia y de la totalidad de cuanto fluctúa en este Tiempo .Ese concepto de ” lo Sagrado” surge por sí mismo en los Seres . Mas tarde o más temprano.

    Responder
  4. Interesantísimo este planteamiento del Cosmodernismo. Sin embargo, creo que todavía no se cuenta con un lenguaje que facilite una explicación suficientemente coherente. Permítanme decir algo al respecto. Nicolescu escribe que “toda entidad (existencia) en el universo es definida por su relación con todas las otras entidades”. Me recuerda definición del mundo en Zubiri, quien introduce una diferencia entre cosmos y mundo: el primero lo define como unidad respectiva de cosas por razón de su talidad, en cambio a la unidad respectiva transcendental, es decir, por ser las cosas reales en tanto que reales, es a lo que llama mundo. Aquí me da la impresión de que se rompe la globalidad, en la que las entidades (las cosas)deberían ser momentos de la misma. Se objetiva. Es más consecuente la interpretación de la física cuántica, que permite entender esa globalidad como un universo vivo en el que se co-implican el sujeto epistémico y aquél,evitando (no resucitando) el uso de la vieja idea de cosmos, en la que, como activos participantes, somos elementos, no momentos. ¿En realidad, se trata de que el hombre avala y fundamenta, por imperativa necesidad ontológica, la complementariedad de las dos vías de acceso a la realidad, la científica y la teológica, y se buscan razones de orden teórico para explicarlo y darle asiento, o de que esto queda resuelto en una concepción cosmodernista del universo?. Porque, si se opta por el segundo supuesto, modestamente,creo que hay que adecuar el lenguaje. Son las citas las que me hacen dudar, no el sugerente planteamiento de Leandro que parece muy oportuno y de cierta originalidad. En todo caso, la cosmodernidad me parece que exige un medio de expresión que evite caer en la marcada distinción entre sujeto y objeto.

    Responder
  5. Permítanme una pregunta. ¿Acaso no se está buscando la unificación complementaria de lo diverso, en vez de explicar lo diversificación de lo unidad original?.

    Responder

Deja un comentario