3 comentarios en “El falso dilema entre “ciencias” y “letras”: la “tercera cultura” y sus implicaciones”

  1. Es un interesante y laborioso artículo, y, como dije en otras ocasiones, más propio para aprender que para comentar, por su recorrido histórico, muy documentado: Un trabajo informativo en el que se puede tomar nota de importantes precisiones conceptuales. Sin embargo, creo que no puede dejarse pasar por alto ese necesario “precisar desde un planteamiento gnoseológico qué cosa son “las guerras de la CIENCIA” y qué “la tercera cultura”, así como justificar si es lícito vincular ambos eventos”, porque aquí nos ofrece el autor unas consideraciones que, en mi opinión, son muy interesantes, y merecen ser señaladas, aunque sea brevemente.
    Se trata de aclarar si las guerras de la ciencia se despliegan en el ámbito de esta tercera cultura, y se concluye, después de un riguroso razonamiento, que el concepto de CIENCIA que se viene utilizando, EN SINGULAR, por las razones que se exponen, ES ASIMILABLE A OTRAS NOCIONES AMBIGUAS, y es una IDEA, lo que comporta que debe ser entendida como un producto humano, social, histórico y filosófico, y siendo así, quienes tienen aquí la palabra no son los científicos, sino más bien los humanistas, por tratarse de una idea que corresponde a su ámbito disciplinar, no precisamente al de los científicos, que, en este caso, no parece que estén hablando en nombre de la ciencia, como lógicamente se arguye. Pero es que, además, en este caso “hablar de la ciencia es una simplificación grosera e inaceptable”, puesto que no se está hablando de cada una, y de todas, las CIENCIAS.
    He aquí porque el autor propone, insisto, después de ofrecer rigurosamente sus argumentos, que se utilice el sintagma “la guerra de LAS CIENCIAS”, en vez de “las guerras de LA CIENCIA”, para así situarse en un espacio METACIENTÍFICO, un nivel que no podrá ser científico, sino filosófico.
    Entiende El Dr. Sequeiro de este modo la tercera cultura como UNA PLATAFORMA DE DIÁLOGO, con discusiones que pueden llegar a ser gremiales, pero siempre filosóficas, y, a la luz de esta precisión, diferencia el concepto que ofrece Brockman de tercera cultura del de Snow, quien imagina un encuentro entre la CIENCIA y las HUMANIDADES, llevando a la ciencia, en singular y arrastrando así a un dogmatismo a la verdad científica, a la que considera con matiz universal, cuando cada verdad científica solo corresponde al ámbito de cada categoría.
    Y acaba el autor, el amigo Leandro, a quien felicito, afirmando que “la tercera cultura de Snow, más que una plataforma de encuentro, podría describirse como un campo de batalla…”.

  2. Agradezco de verdad el comentario elogioso de don Pedro Rubal.. Sobre todo viviendo de un experto como él. Pero no todo el mérito es mio. Es más: puedo decir que el mérito es del doctor Evaristo Álvarez de la Universidad de Oviedo. Mi trabajo ha consistido en resumir su excelente artículo: E. Álvarez. La guerra de la Ciencias y la Tercera Cultura. Cinta de Moebio19 (2004). Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Chile. http://www.moebio.uchile.cl/19/alvarez.htm.

Los comentarios están cerrados.