El XI Ojo de Polisemo: traducir mucho más que palabras

Este año, la Universidad de Córdoba se encargó de hospedar la XI edición del Ojo de Polisemo. El eje central de las ponencias de esta nueva entrega fue la traducción de libros con imágenes. Algunos alumnos de Comillas asistimos a las conferencias para aprender de la experiencia y los testimonios de grandes figuras de la traducción literaria.

A lo largo de tres días se hizo especial hincapié en las dificultades que entraña la traducción de cómics y novela gráfica. Una de las que más nos llamó la atención fue la que salió a relucir en el taller impartido por María López Villalba: la falta de educación visual. El desconocimiento generalizado de los diferentes tipos de plano y otras cuestiones visuales técnicas intrínsecas a este tipo de literatura acarrean una menor comprensión del texto, lo que tiene un impacto directo en nuestra labor como traductores. También destacamos la ponencia de André Höchemer, traductor de Paco Roca, que nos ilustró sobre las intrincaciones que las diferencias entre lenguas específicas presentan en este tipo de formato, concretamente entre el alemán y el español.

Dentro del ciclo de conferencias, agradecimos la ponencia clásica y siempre necesaria en la que se inicia a los estudiantes en materia de contratos, proyectos, inicio al mercado laboral y todo lo que implica trabajar en este gremio. A raíz de esta idea, los organizadores del congreso reservaron un espacio para los profesionales con los que trabajaremos codo con codo en el futuro con el objetivo de mejorar la comunicación y el entendimiento entre partes imprescindibles de una cadena. Así, también tuvo la palabra Rocío Serrano, en representación de la Unión de Correctores; Herme Moreno Medina, de librería Títere, y Estrella Borrego del Castillo, editora de Libros del Zorro Rojo.

Durante el transcurso de las conferencias también hubo tiempo para poner en práctica lo aprendido. Nos dividimos entre tres talleres de gran interés en los que se trataron temas como la traducción del diario de Frida Kahlo, la traducción de álbumes infantiles y la traducción de la literatura intercultural en alemán y árabe.

Lo mejor de estas conferencias es lo que ocurre entre bastidores, y es que tuvimos la ocasión de conocer a varios compañeros estudiantes y a muchos traductores profesionales que nos aconsejaron en todo momento además de transmitirnos su ilusión por su trabajo.

Ese es el espíritu de este congreso, aunar fuerzas y transmitir la pasión de nuestra profesión. Para nosotros esta ha sido una experiencia inolvidable y estamos muy agradecidos a todos los organizadores: a Acett Traductores, a la Universidad de Córdoba y a nuestra facultad por animarnos a venir y ayudarnos con el transporte. ¡El año que viene nos vemos en Barcelona!

Deja un comentario