Contagios lingüísticos: las palabras que vinieron con el virus

Inmersos en plena emergencia sanitaria, nos vemos empleando palabras y tecnicismos que, hasta hace bien poco, eran términos extraños, cuyo significado no conocíamos (ni tampoco, probablemente, su existencia) antes de que la COVID-19 irrumpiera en nuestras vidas, pero que ahora forman parte de nuestra «nueva normalidad».

El mismo nombre de esta enfermedad fue el primer objeto de debate: algunos se referían a ella como el COVID, en masculino, por asociación con los otros virus. Sin embargo, en este acrónimo, no es el termino virus el que se está sustituyendo, sino el término enfermedad, por lo que debemos hablar de la COVID. COVID proviene del latín CO, corona, referido a una cosa curvada o circular; VI proviene también del latín, virus, que hace referencia al agente infeccioso; y, finalmente, la D proviene del inglés, disease, enfermedad. Por lo tanto, este término (COVID) podría leerse como “enfermedad vírica cuyos agentes tienen forma de corona”. En fin, que es la (enfermedad) COVID-19.

Otro término que acaba de entrar en nuestras vidas es el mismo coronavirus, término que no está recogido en el DRAE, pero que entrará a buen seguro como el término estrella del 2020, al igual que videollamada, que tampoco está recogido (aunque sí lo está el término videoconferencia).

En el aspecto político, estas últimas semanas estamos escuchando palabras como cogobernanza (que nos la acabamos de inventar y parece que se refiere a gobernar en conjunto o en coalición). Otras nuevas incorporaciones son, por ejemplo, desescalada, que suena a término relacionado con el alpinismo, pero que quiere decir que bajamos lo escalado, o eso suponemos (vamos, lo de aplanar la curva, para que nos entendamos). También está por ahí desconfinamiento, que, por lo visto, es lo contrario de confinamiento, que, por cierto, forma parte del nutrido grupo de eufemismos que escuchamos estos días: no estamos encerrados, sino confinados; no esperamos crisis, sino crecimiento negativo del PIB… y no olvidemos la distancia social (la COVID también nos ha regalado malas traducciones y calcos del inglés: social distancing debería traducirse por distanciamiento físico, no social).

Asimismo, son muchas las nuevas siglas que hemos incorporado a nuestro lenguaje cotidiano (OMS, EPIs, PCR, MERS, SARS). Cabe mencionar también lo técnicos que nos hemos vuelto en poco tiempo, amén de los formalismos que se nos van contagiando: presentar síntomas, insuficiencia respiratoria, kits de protección, patógenos, incubación, asintomáticos, brote pandémico, propagación, o cepa. Todas ellas serán palabras que a buen seguro utilizaremos en nuestro vocabulario diario, al menos hasta que volvamos a una nueva normalidad (¿cómo se puede volver a algo nuevo?) y recuperemos nuestras rutinas lingüísticas.

 

Íngrid Gil

Battling misinformation in a technological age

In an age where technology is practically omnipresent and omnipotent, we are no longer passive information consumers. However, we also no longer trust the media and the culprit for this is the idea of “fake news”. A term that’s been around since the late 19th century, although it was only after the 2016 U.S. presidential elections that it became popular. Recently, it’s even been coined by the Oxford English dictionary.

And yet, in the course of two centuries, no one has managed to come up with a global definition, as is the case with terrorism. Once we form a single, global definition for the concept of misinformation, we will be able to use said definition to create a global policy and battle against “fake news”. Until then, it will merely keep on gaining popularity and decreasing factual knowledge amongst the global population.

The issue is that the power that misinformation has is undeniable. It can destroy the reputation of an entire nation (for example, Trump’s dogged determination to build a wall between the US and Mexico is doing no favours to Mexico’s image in the North-American’s public eye). It can also destroy the reputation of a political candidate all within a few likes and retweets (as was the case of Sarah Palin, who, during the 2008 presidential campaign season, lost credibility after Tina Fey’s impersonation of her on Saturday Night Live was deemed more credible and reliable than the real Sarah Palin – a case that is now known as the “Fey Effect”).

Even more shocking is that, nowadays, with the power of technology, we can create news out of nothing thanks to the fabrication of images (infamously known as News Parodies), and we can also manipulate images to mislead an audience (common amongst influencers on social media who want to make their images more appealing to the public thus increasing their chances of promoting a product).

But, without a doubt, the worst part is that, while technology could also develop the ability to fight “fake news”, there is no economic incentive to expose misinformation. Everyone is familiar with the idea of “clickbait”, but that does not mean that we are immune to its effects. Taking advantage of this, media agencies carry on attracting their audiences and enticing them to engage with the fake news they publish. More engagement means more money for them. But more engagement also means more dissemination of fake news.

Misinformation certainly is not something new, and it does not look as though it is going anywhere any time soon. But we should not blame the media. Often, we find fault in the media, in the news agencies, in the speed with which everything is moving nowadays and in the constant overflow of images, messages and information. But it is not the technology we should blame. Rather, we should blame the use we make of technology. In the same way that your attitude can shape your reality (a glass is either half full or half empty depending on how you choose to look at it), the use we make of the technology available to us is what truly matters.

When Tim Berners-Lee invented the World Wide Web back in 1989, he invented it for the purpose of “information-sharing between scientists in universities and institutes around the world”. In other words: for the sharing of factual, evidence-based information. And as consumers, we hold the power to demand that. You see, without a buyer, there would not be a product to sell, and without a consumer, there would not be a news story to be read nor shared.

So, I urge you: take a critical stance whenever you watch the news. Read articles from different sources, read articles from reliable sources. Share only what you can see is backed by evidence and facts, and not founded on twisted rumours and void gossip. Support news outlets that are more interested in putting out quality content instead of fighting to be the first one to publish and the one that receives the most shares. Try not to be tricked by the images that are often manipulated and framed in a way that suits the narrator’s story.

As scholars and students, professors and researchers, we can use technology to adopt a stance of awareness, to inform and educate ourselves and to raise awareness amongst others. With the gadgets at our fingertips, we can spread factual and reliable information instead of plaguing the web with more dangerous and misleading misinformation. It’s time to stop spreading “fake news” and start demanding “real news”.

Laura Alberich Arias

Erga Atad: Political Communication and Misinformation

On February 19th, the second conference within the set of Current Topics in Strategic Communication organized by Youthquake Talks took place. Israeli Professor Erga Atad inspired everyone with her dynamic style and her extensive knowledge of Political Communication and Misinformation. 

The Professor started by pointing out the current context of news consumption, and the profile of consumers themselves. “We are not passive consumers of information” stated Professor Atad, while showing statistics of Things that happen on the internet every 60 seconds. However, she explained how, even if we consume large amounts of information, we do not trust it: “People see the information as inaccurate.” Moreover, “we do not understand it” either.

Atad continued the conference by showing different definitions of fake news, taking into account examples as relevant as the 2016 US elections. Though there are many definitions of the phenomenon, she explained, one of them in specific is used more frequently. The definition includes two elements that have to be present in order to classify information as fake news: “the intention of the actor to mislead us” and second, “the level of facts present” (See Table 1). According to the classification, Atad identified certain typologies of fake news that one might not associate with the phenomenon: News satire, news parody, or even native advertising. Moreover, the phenomenon itself has been related to other popular terminologies, such as disinformation and misinformation. The speaker stressed the difference between the two: misinformation can be false and mislead consumers, but it is not deliberately done by the actor; disinformation is deliberate, and the actor actively tries to mislead.

However difficult tackling the problem might be, Erga Atad drew attention to possible initiatives to combat fake news. Moreover, she analysed the challenge of engaging technology companies to fight the phenomenon too. The speaker pointed out the difficulty of asking social media platforms, such as Facebook, to regulate the amount of fake news. Atad explained that these companies “do not have the motivation” to do so, and “do not want to be involved with all the regulation” it would bring. Nevertheless, the speaker did present solutions that individuals could adopt to combat fake news. As Atad put it: “the most important thing … is to check the information you are consuming. Use Google and other sources, make sure before you publish information that it isn’t fake.” Once again, Atad reminded the audience that they “have an active role” on the situation, and hence, in participating to solve the problem.

Thus, the students of Comillas CIHS learnt more about the challenging nature of fake news, present in numerous spheres such as political communication.  Atad concluded her talk by emphasising the role of individuals in fighting the phenomenon, and possible solutions available to consumers in order to identify fake news. She emphasized the need to “check the information we are consuming”. Our strategy “before trying to solve fake news globally,” is that “we should think about ourselves first.”

Angélica Rodríguez Peña

Aitana Sánchez Mascaraque

Antesala de Babel: Translation and History. The role of autobiographical, archival and documentary material

Nuestra cita con la Antesala de Babel del pasado 11 de marzo tuvo que ser anulada, pero nuestra ponente, la investigadora de la Universidad de Varsovia, la Dra. Małgorzata Tryuk, nos grabó su intervención. Adjuntamos debajo  esta interesante conferencia titulada Translation and History. The role of autobiographical, archival and documentary material. Esperamos que os resulte interesante en estos tiempos de reclusión forzada. Mucho ánimo y paciencia que este virus lo paramos unidos.

 

Cómo sobrevivir al abrazo del oso

10 de marzo, 2019

Belén Santana, antigua alumna de nuestra titulación en Traducción e Interpretación y traductora de Memorias de una osa polar, de Yoko Tawada, obra que mereció el Premio Nacional de Traducción 2019, participó el pasado 4 de marzo en el ciclo de conferencias La Antesala de Babel. En su interesante intervención, Belén Santana, doctora en traducción por la Universidad Humboldt de Berlín y Profesora Titular en el Departamento de Traducción e Interpretación de la Universidad de Salamanca, reflexionó sobre los desafíos de la traducción literaria y sobre una realidad que todos los traductores conocemos bien: cada traducción es un micromundo y es nuestro conocimiento de todos estos micromundos lo que nos permite establecer algunos principios teóricos sobre la materia.

Yoko Tawada, cuya lengua materna es el japonés, destaca por su excepcional destreza expresiva en lengua alemana. Más allá de su habilidad para moverse entre dos lenguas y, por consiguiente, entre dos mundos, Tawada ofrece al lector alemán una prosa llena de referencias culturales a Brecht y a Kafka, entre otros autores de la tradición alemana, así como una prosa juguetona, llena de guiños conceptuales y fonéticos que constituyen una carrera de obstáculos para el traductor.

Es insólito que una osa polar nos cuente sus memorias, un desafío que requiere a su vez estrategias insólitas para la traducción de la obra. Belén Santana supo recoger el guante con maestría y nos deleitó con una presentación divertida, llena de referencias icónicas a un mundo osuno que, para ella, fueron esenciales para llevar a cabo su trabajo.

José Luis Aja Sánchez

DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER Y LA LENGUA ALEMANA, PREMIO GEORG BÜCHNER

El Día Internacional de la Mujer es uno de los días más importantes del año para dar a las mujeres la visibilidad que se merecen. El Premio Georg Büchner es considerado el premio literario más importante de Alemania. Para celebrar ambos eventos, nos gustaría centrar nuestra atención especialmente en las mujeres que han sido galardonadas con el prestigioso premio alemán, el Premio Georg Büchner.

Terézia Mora

Se trata de un premio dotado de unos 50 000 € y, por lo tanto, es uno de los premios más importantes otorgado en Alemania. El premio Georg Büchner se creó para honrar la memoria del dramaturgo y poeta alemán que murió con tan solo 23 años. Fue otorgado por primera vez el 11 de agosto de 1923 durante la República de Weimar. Después de un paréntesis, a partir del año 1951 se celebra cada año en Darmstadt (Hesse) para premiar a las autoras y los autores que han hecho una gran aportación a la literatura alemana.

Marie Luise Kaschnitz

De los 68 autores premiados, diez son mujeres: Marie Luise Kaschnitz, Ingeborg Bachmann, Christa Wolf, Sarah Kirsch, Elfriede Jelinek, Friederike Mayröcker, Brigitte Kronauer, Felicitas Hoppe, Sybille Lewitscharoff y Terézia Mora. Todas ellas tienen en común que sus escritos están publicados en lengua alemana y se presentan como una gran aportación a la cultura alemana. Además, no sólo proceden de países de habla alemana, sino también de países como por ejemplo Hungría.

En sus obras tratan temas tan diferentes como, por ejemplo, experiencias y vivencias de la guerra, el papel de la mujer en una sociedad patriarcal, el conflicto de género y la amenaza a la paz, además de la oportunidad de la mujer de vivir en un mundo en el que están pintadas con imágenes estereotípicas. Pero también se presentan alusiones a una existencia posmoderna con una fantasía virtuosa y liberadora y todas las autoras conmueven al lector con su literatura estética, magnífica y artística.

Brigitte Kronauer

Por haber realizado un trabajo tan magnífico que fue reconocido con el premio Georg Büchner queremos dar especialmente atención a estas mujeres y rendir un pequeño homenaje a ellas para celebrar el Día Mundial de la Mujer.

Día de la Lengua Materna: 21 de febrero de 2020

La Universidad Pontificia Comillas es una comunidad académica que fomenta la dignidad humana y la diversidad cultural. Por ello, junto con la UNESCO, queremos celebrar la diversidad lingüística y la multiculturalidad en el Día de la Lengua Materna.

Hemos invitando a nuestros estudiantes de intercambio a compartir con toda la comunidad universitaria las citas más significativas sobre y en su lengua materna.

La universidad ha organizado en el campus de Cantoblanco una microexposición con una selección de las citas. Para leer y escuchar todas las citas elegidas, con traducción al español o al inglés, y audios grabados por los propios estudiantes.

In Memoriam George Steiner

George Steiner (1929-2020), doctor honoris causa por diversas universidades europeas y norteamericanas, filósofo y crítico literario, ha sido uno de los grandes pensadores y ensayistas de los últimos tiempos. Steiner ha dado un impulso decisivo a disciplinas como la literatura comparada, al tiempo que ha publicado numerosos artículos y ensayos sobre la naturaleza del lenguaje y de la comunicación humana. Experto en lingüística y en estudios culturales, su aportación a la traductología ha sido esencial. En su obra After Babel (1975) ofrece al lector un conocimiento enciclopédico sobre la traducción literaria sin comparación posible en la materia y es fuente de inspiración inagotable para todo estudioso de la traducción.

Según Steiner, el acto de traducir se fundamenta en dos parámetros esenciales: la lectura y el tiempo. El acto decodificador de la lectura es ya una forma de traducción, a partir de la cual se construye una percepción de la realidad siempre variable en función del individuo y del valor simbólico inherente a todo acto comunicativo. En el caso de la traducción interlingüística, esa percepción de la realidad tropieza con innumerables dificultades, entre las que Steiner destaca el paso del tiempo. Traducir, al igual que leer, es una lucha contra el olvido, pues, siguiendo el razonamiento platónico, Steiner defiende en sus escritos que el recuerdo es la primera forma de conocimiento.

Las preguntas esenciales sobre nuestra existencia, que se repiten de generación en generación, se codifican de forma diferente en cada cultura, de ahí que el traductor, gracias a su conocimiento de los cánones estéticos imperantes, pueda devolver, mediante su lectura, la intención y los valores del texto traducido a los destinatarios de su tiempo histórico.

Steiner considera que existe un hilo conductor entre la percepción del mundo en la Antigüedad y nuestra esencia como intérpretes de la realidad. Por ello alerta, en obras como Real Presences (1989) o Errata (1997), de la atomización del pensamiento, fomentada por las decisiones políticas en torno a la educación y por la difusión de las nuevas tecnologías. Comparte esta preocupación por el eclipse de las humanidades con Nuccio Ordine, ensayista y profesor universitario con quien mantuvo lazos de amistad y una complicidad que se refleja en su última entrevista. Ordine, en su ensayo L’utilità dell’inutile (2013), previene contra un exceso de utilitarismo que nos aleja del conocimiento, de la esencia de las cosas y de esos viejos interrogantes sobre la existencia humana que nos acercan al otro y a nosotros mismos.

José Luis Aja Sánchez

Principales obras de George Steiner:

The Death of Tragedy, 1961 (La muerte de la tragedia, trad. de enrique Luis Revol. Barcelona, Azul Editorial, 2001).

Language and Silence: Essays 1958-1966, 1967 (Lenguaje y silencio: ensayos sobre la literatura, el lenguaje y lo inhumano, trad. de Miguel Ultorio. Barcelona, Gedisa, 1994).

In Bluebeard’s Castle: Some Notes Towards the Redefinition of Culture, 1971 (En el castillo de Barba Azul: aproximación a un nuevo concepto de cultura, trad. de Alberto Luis Bixio. Barcelona, Gedisa, 1991).

After Babel: Aspects of Language and Translation, 1975 (Después de Babel. Aspectos del lenguaje y la traducción. Traducción de Adolfo Castañón y Aurelio Major. México, Fondo de Cultura Económica, 1995).

Antigones, 1984 (Antígonas: una poética y una filosofía de la lectura, trad. de Alberto Luis Bixio. Barcelona, Gedisa, 1987).

 Real Presences: Is There Anything in What We Say?, 1989 (Presencias reales, trad. de Juan Gabriel López Guix. Barcelona, Destino, 1992).

 Errata: An Examined Life, 1997 (Errata: el examen de una vida, trad. de Catalina Martínez Muñoz. Madrid, Siruela, 1998).

ALMAGRO: «La comunicación no tiene apellidos»

Comillas CIHS ha estrenado su nuevo ciclo de conferencias, Current Topics in Strategic Communication, con la participación de Juan José Almagro. El antiguo vicepresidente de Unicef España y Director General de Mapfre ha protagonizado un coloquio titulado «Reflexiones sobre la comunicación», donde se ha adentrado también en el campo de la comunicación corporativa.

El empresario ha comenzado la charla presentando el contexto en el que se sitúan actualmente las empresas, los gobiernos e individuos por igual. Tal y como ha explicado, nos situamos en una «época de la irreverencia» donde «prima lo vulgar». Asimismo, se trata de «una época de olvido donde confundimos progreso con velocidad». Pero, además, Almagro ha detallado cómo estamos ubicados en «un mundo en permanente transformación caracterizado por una profunda incertidumbre». De hecho, el ponente ha revelado que, en esta época incierta, «la única certeza que tenemos es la certeza de la incertidumbre». De igual modo, ha enlazado este mismo contexto al mundo empresarial. El emprendedor ha comentado cómo «los nuevos titanes» empresariales cotizan cinco veces más que Portugal, y que, además, entre las cien mayores economías del mundo, el setenta y siete por ciento son empresas.

Por otra parte, Almagro ha expuesto algunos de los retos y deberes del sector empresarial. Por un lado, ha manifestado los numerosos desafíos presentados a la empresa. El primero, «la globalización y el nacionalismo». Adicionalmente, ha argumentado cómo saber si se debería buscar la globalización: «Si la globalización sirve para que no haya desigualdad» entonces «hay que pelear por (ella)». A este primer desafío ha añadido el de las nuevas tecnologías y la era digital y un tercer y último reto: la creciente importancia de la ecología en el escenario global del cambio climático. Por otro lado, el empresario ha puesto sobre la mesa numerosas obligaciones que la organización debe de tener, consigo misma y con sus stakeholders. Almagro ha señalado como obligación principal la de «cumplir con mi misión y con mi deber», que sería «generar resultados». Y así, el ponente continúa, que con ello dará más trabajo, porque será más eficiente, más competitivo e innovador. Por último, ha insistido en la obligación de la empresa en el «compromiso», siendo éste «la función social de la misma».

Es por ello, que la primera conferencia en el ciclo de Current Topics in Strategic Communication ha acercado el público estudiantil aún más al mundo de la comunicación. Dicha comunicación, ha relatado Juan José Almagro, «no tiene apellidos», ya que el mismo revela que «La comunicación, si es lo que creo que es, es involucrar a la gente en un proyecto común, y por ello no tiene apellidos». Así pues, finaliza la primera ponencia de muchas en Comillas CIHS; que ha hecho, y hará reflexionar, a sus stakeholders.

La Oficina de Interpretación de Lenguas del MAEC: el valor de la comunicación

El pasado 16 de octubre tuvimos la gran satisfacción de recibir en nuestro ciclo La Antesala de Babel a Sophie Courgeon, intérprete en el Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, que vino a hablarnos de su trabajo y a compartir con nuestros alumnos sus reflexiones sobre esta profesión que requiere tanto compromiso, preparación y saber estar.

Sophie Courgeon se formó como intérprete y traductora en l’Université Catholique de l’Ouest (Angers) y obtuvo un Diploma de Estudios Avanzados en Civilización española en la Université de Rennes. Ha sido profesora de Traducción y Lengua francesa en la Universidad Pontificia Comillas y es coautora de la Guide Larousse de Conversation Espagnol y del ensayo A la sombra de Lilith, obra que escribió con Carmen Posadas. Desde 2006 trabaja como intérpretes funcionaria en el MAEC.

Su trabajo se desarrolla en reuniones sectoriales y de alto nivel, visitas de estado, cumbres bilaterales y comunicaciones telefónicas. Ha interpretado para los tres últimos presidentes del gobierno español y numerosos jefes de estado y gobierno y personalidades internacionales como Jacques Chirac, Nicolas Sarkozy, François Hollande, Emmanuel Macron, Jean-Claude Junker o Herman Van Rompuy, entre otros. En su charla inspiradora nos habló de sus experiencias y prodigó buenos consejos para nuestros estudiantes que le hicieron numerosas preguntas. Una frase destacada que resume en qué consiste el trabajo de un buen intérprete diplomático: “Tenemos que estar y no estar, solo si fallamos se dan cuenta de que estamos”.