Lo que no te cuentan los medios de comunicación sobre Israel

El pasado lunes 12 de abril tuvimos la suerte de tener a Janet Rudman, licenciada en Relaciones Internacionales y columnista del Semanario Hebreo Jai, en la conferencia de Current Topics in Strategic Communication sobre “Lo que no te cuentan los medios de comunicación sobre Israel”.

La ponente nos presentó un tema que, como judío-uruguaya, le atraviesa especialmente: la ocultación del verdadero Israel. Gracias a Twitter, la comunicadora contesta a todas aquellas personas que respaldan miles de muertes bajo el llamado «genocidio palestino», lo que Rudman considera «irrelevante y falso, porque la presencia judía en Israel se remonta a la década de 1870».

Tras compartir con todos varias imágenes de la realidad israelita, nos mostró que Jerusalén, como tantas otras ciudades de Israel, es un lugar multicultural donde varias etnias conviven pacíficamente día a día. Además, quiso hacer hincapié en el sufrimiento de tantos judíos durante el genocidio alemán en la Segunda Guerra Mundial con una impactante imagen en la que pudimos leer lo siguiente: «si hiciéramos un minuto de silencio por cada judío asesinado en el Holocausto permaneceríamos en silencio 11.4 años», acompañado del hashtag #Recordemos. Además, Janet Rudman declaró que ella lidia día a día con «un antisemitismo 2.0 en las redes sociales, lo que conocemos como antisionismo», con el objetivo de difundir informaciones verídicas y generar empatía en los demás.

Por otro lado, la ponente nos mostró ejemplos reales de medios de comunicación en los que escribían titulares sesgados para llamar la atención de los lectores, muchas veces motivado por la pérdida de empatía por Israel de los países europeos (por ejemplo, en España, los palestinos comienzan a verse como víctimas a partir de 1967, por lo que los israelitas eran los «ocupas»). Para Rudman, los territorios ocupados son territorios en disputa, por lo que nos explicó la importancia de elegir los términos adecuados y adaptarlos al discurso.

En última instancia, Janet quiso subrayar «el inexplicable interés de Europa por lo palestino, dejando de lado temas como la kurda o la extinción de los cristianos en países musulmanes», por lo que lanzó la siguiente pregunta: ¿Qué interesa más: la causa palestina o atacar a Israel? Por último, la comunicadora instó a todos los presentes a no comparar el holocausto judío con la situación palestina actual y nos invitó a promover datos verídicos y contrastados en redes sociales.

Carmen del Campo Hermida

Comunicación Sostenible

El pasado 3 de marzo tuvimos el placer de contar con Miguel Aguado Arnáez, socio director de B LEAF, en una de nuestras sesiones de Tutoría de Orientación Profesional. En este caso, el tema tratado fue la Comunicación Sostenible, una necesidad y una oportunidad profesional.

El ponente explicó a todos los asistentes la relevancia de la sostenibilidad en el mundo de la comunicación, a pesar de que sea un sector todavía por desarrollar. Su empresa, B LEAF (nombre que juega tanto con believe —del inglés, creer— como con be leaf —del inglés, ser verde—) es una consultora especializada en acompañar a empresas y organizaciones para incorporar criterios medioambientales y de sostenibilidad. Gracias a ella, Miguel y su equipo pretenden incorporar valores en las empresas con las que trabajan. Ellos hablan de sostenibilidad porque creen en ello, y trabajan en el entorno de comunicación porque es el entorno profesional en el que tienen un conocimiento.

De hecho, tal y como expuso a lo largo de la conferencia: «B LEAF no es una gran consultora que sabe de muchas cosas, pero poco. Nosotros somos una compañía especializada en sostenibilidad. Conocemos más el tema específico». En cuanto a B LEAF en el ámbito profesional, el ponente estableció que cada vez más empresas requieren sus servicios como departamento especifico de sostenibilidad dentro de su propia estructura. Para ello, Miguel nos contó algo que cualquier persona que se quiera dedicar al mundo de la comunicación debe tener en cuenta: «La especialización en el mundo de la comunicación es imprescindible, y tiene que ver con lo que estamos convencidos. Podemos ayudar de manera más cercana, pero todo conlleva una implicación».

Además, durante toda la ponencia, Miguel hizo hincapié en la importancia de la concienciación de la sostenibilidad en todos los ámbitos —tanto profesionales como cotidianos—, así como la repercusión positiva que todas las empresas sostenibles están teniendo en los últimos años: más estabilidad en el mercado y mejor percepción de los consumidores, lo que resulta muy importante y beneficioso para la compañía.

Por último, el ponente quiso recalcar lo que para él y para B LEAF debería ser el lema de toda comunicación en el ámbito de la sostenibilidad: Creer —en los valores—, saber hacer —tener los conocimientos necesarios— y hacer saber —transmitir—.

Carmen del Campo Hermida

La comunicación en el ámbito de Public Affairs: el caso de la UE

El pasado 8 de febrero dimos comienzo a una nueva sesión dentro del ciclo de Current Topics in Strategic Communication. Esta vez, tuvimos el honor de tener como ponente a Nicola del Valle de Sousa, Head of Public Affairs de ATREVIA, empresa global de Comunicación y Posicionamiento Estratégico.

 

En primer lugar, Nicola nos explicó qué son realmente los Public Affairs para que todos los presentes pudiésemos entender que, al margen de todo el entorno político que hay alrededor de ellos, son una herramienta esencial para defender los intereses de cualquier organización ante las Administraciones Públicas en diferentes ámbitos. Además, hizo hincapié en la importancia de comunicar, ya que, como el propio Nicola recordó: «si no se comunica, no existe».

 

Más tarde, el ponente nos dio algunas premisas acerca de su trabajo en ATREVIA Bruselas, donde se trabajan bajo cuatro pilares fundamentales: estrategia, inteligencia, defensa de los derechos y movilización. Para ello, destacó que el perfil de los trabajadores de la agencia no es solo de comunicador, sino que «es necesario ser un estratega y un negociador para conseguir los objetivos que nos plantean». Adicionalmente, animó a todos los asistentes a realizar las prácticas en ATREVIA Bruselas, ya que es una manera de acercarse al mundo laboral de la comunicación en la Unión Europea.

 

De hecho, Nicola finalizó su presentación con las particularidades del sector en la UE, donde el lobby depende del marco en el que se desarrolle. Por otra parte, el ponente nos explicó lo que es el «efecto Bruselas»: en Bruselas se decide todo lo fundamental relevante en la UE, que a su vez «es un mercado muy apetecible para cualquiera, hasta el punto de que otros países adoptan normativas europeas para poder entrar en el mercado de la UE». Finalmente, Nicola terminó su ponencia resolviendo nuestras dudas y animándonos a buscar prácticas y becas internacionales en Bruselas.

Carmen del Campo Hermida

Oportunidades laborales en comunicación dentro del sector público

Iván Alonso, titulado superior en la Secretaría de Estado de Comunicación en la Presidencia de Gobierno, fue el ponente que en este 2021 dio comienzo a las Tutorías de Orientación Profesional del Comunicación. En esta quinta sesión, el tema debatido fueron las salidas profesionales en el ámbito público.

 

Tras habernos hablado de su experiencia en el mundo de la comunicación en las administraciones públicas —sus inicios en los programas de garantía juvenil del Consejo Superior de Investigaciones Científicas del CSIC y sus oposiciones en distintos gobiernos ministerios— el ponente se centró en la figura del comunicador y del periodista en los organismos públicos.

 

Para ello, Iván Alonso explicó la gran cantidad de posibles campos de trabajo para comunicadores en todas las grandes administraciones públicas, ya que «hay gabinetes de prensa donde, entre otras cosas, se organizan las notas de prensa, se gestionan las redes sociales de las administraciones y se crean planes de comunicación». Además, para darnos una idea general de qué son exactamente las administraciones públicas, el ponente estableció distintos organismos y explicó brevemente sus funciones con ejemplos reales, por ejemplo: «de la Junta de Andalucía depende la Consejería de Educación y Deportes, de la que a su vez depende la Agencia Pública andaluza de Educación, así que imaginad cuántos comunicadores hacen falta en esta inmensidad de organismos».

Por otro lado, nos recomendó la página web http://administracion.gob.es para todas aquellas personas que estuviesen interesadas en obtener información de la AGE (Administración General del Estado) para buscar convocatorias, oposiciones y ofertas de empleo en entidades públicas, de modo que, para un futuro, supiésemos donde encontrar información. También, nos indicó la importancia de estudiar derecho a la hora de preparar un examen de oposición, haciendo hincapié en el temario general de todas las oposiciones en España. Sin embargo, estableció otro modo de adquirir empleo en organismos públicos, ya que «si en un momento dado [los organismos] tienen la necesidad de contratar a un comunicador para su gabinete de comunicación, pero en ese momento no cuentan con la autorización para crear esa plaza o no tienen el presupuesto para crear una plaza fija se convocan contratos de trabajo temporal».

 

Para finalizar, Alonso nos definió los dos tipos de funcionario: personal y laboral. Su la diferencia básica está en que el personal funcionario tiene una relación con la administración pública a través del Derecho Administrativo —es decir, los grandes cuerpos de administración del Estado— y el personal laboral lo tiene a través del Derecho del Trabajo — es decir, hacen un trabajo más específico, más técnico—, aunque ambos pueden ser trabajadores fijos. Para ello, el ponente estableció los tres sistemas selectivos para adquirir una plaza pública: Oposición, Concurso y Concurso-Oposición.

Tras finalizar su presentación, respondió amablemente nuestras preguntas.

 

Carmen del Campo Hermida

Los desafíos del periodismo internacional

La primera mesa redonda del ciclo de Current topics in strategic communication comenzó con la presentación de los tres ponentes: Sully Fuentes, presidenta de la ACPI, Javier Martín-Domínguez, presidente del Club Internacional de Prensa y Pedro Rodríguez, periodista, analista y profesor adjunto de la universidad Pontificia de Comillas. La coordinadora Patricia Martín moderó la mesa.

 

Pedro Rodríguez comenzó realizando un breve repaso sobre la importancia del periodismo internacional. Estableció que los contenidos de los medios internacionales son cada vez más importantes, ya que «la información internacional nos abre ventanas y nos permite conocer un mundo muy complejo». También, respondiendo a la contención del impacto de la información que vemos por RRSS, si bien tienen muchas ventajas, el ponente definió esta herramienta como «la combinación de ataques de este nivel desquiciado en el que vivimos», lo que favorece al desquiciamiento de la opinión pública.

En cuanto a la comunicación entre Uruguay y España, Sully Fuentes expuso que hay una diferencia geográfica y cultural entre países. Sin embargo, hay formas (tanto pasadas como actuales) para transmitir las distintas noticias; haciendo referencia a su estancia en España como corresponsal, Sully explicó cómo hay que estudiar los distintos países de una manera global para trabajar de manera constante, siempre teniendo en cuenta que «quien nos lee espera algo nuevo, hay que buscar un elemento diferenciador que le llame la atención». En lo referente a la COVID-19, la ponente sentenció que «no hace falta añadir a este virus el virus de la comunicación»; los profesionales están más que nunca observados y, por lo tanto, apoyados por la tecnología tienen que buscar la fidelidad de las noticias a base de expertos.

Haciendo referencia a los cambios desde los años 70 y la inmediatez de los contenidos hoy en día, Javier Martín-Domínguez estableció la complejidad de la situación, ya que, según el periodista, «la inmediatez no significa que la audiencia esté bien alimentada ni que el mundo de la comunicación tenga unos mecanismos limpios», debido a que actualmente la transmisión de ideas es menos profunda debido a la abundancia de noticias. Además, añadió que en esta etapa de las fake news se lanzan muchos mensajes de muchos tipos, lo que quita la objeción y las claves de la audiencia. Para el ponente, el tipo de mensaje y las perversiones inherentes de las noticias han cambiado, ahora se trata de «un juego que se ha nublado: en los 80 se buscaba la respuesta del receptor y hoy día, el receptor es uno de los muchos factores que no solo recibe sino emite», lo que supone un problema en cuanto a la potencia de las grandes de la tecnología que tienen más información sobre sus consumidores que los Estados sobre sus propios ciudadanos, llegando incluso a limitar la libertad de expresión.

Por último, tras las recomendaciones de los tres expertos en los distintos ámbitos del periodismo internacional y la ronda de preguntas que tan amablemente respondieron a los alumnos de Global Communication, se podrían resumir los contenidos de la mesa, citando a Sully Fuentes y teniendo en cuenta la importancia de la psicología y la sensibilidad en la comunicación, con la siguiente frase: «hay que buscar el equilibrio, tanto el emocional como el racional, para pensar en un mensaje blanco, sin manchas, de manera que llegue al receptor de la manera más clara posible y dejando espacio para que opine», ya que colabora a la credibilidad y transparencia del periodismo a nivel internacional, puesto que, tal y como expuso Javier, «la aldea global existe y no va a cambiar».

A continuación la nube de palabras más recurrentes de la conferencia según expresaron los asistentes por redes sociales:

Carmen del Campo Hermida

Battling misinformation in a technological age

In an age where technology is practically omnipresent and omnipotent, we are no longer passive information consumers. However, we also no longer trust the media and the culprit for this is the idea of “fake news”. A term that’s been around since the late 19th century, although it was only after the 2016 U.S. presidential elections that it became popular. Recently, it’s even been coined by the Oxford English dictionary.

And yet, in the course of two centuries, no one has managed to come up with a global definition, as is the case with terrorism. Once we form a single, global definition for the concept of misinformation, we will be able to use said definition to create a global policy and battle against “fake news”. Until then, it will merely keep on gaining popularity and decreasing factual knowledge amongst the global population.

The issue is that the power that misinformation has is undeniable. It can destroy the reputation of an entire nation (for example, Trump’s dogged determination to build a wall between the US and Mexico is doing no favours to Mexico’s image in the North-American’s public eye). It can also destroy the reputation of a political candidate all within a few likes and retweets (as was the case of Sarah Palin, who, during the 2008 presidential campaign season, lost credibility after Tina Fey’s impersonation of her on Saturday Night Live was deemed more credible and reliable than the real Sarah Palin – a case that is now known as the “Fey Effect”).

Even more shocking is that, nowadays, with the power of technology, we can create news out of nothing thanks to the fabrication of images (infamously known as News Parodies), and we can also manipulate images to mislead an audience (common amongst influencers on social media who want to make their images more appealing to the public thus increasing their chances of promoting a product).

But, without a doubt, the worst part is that, while technology could also develop the ability to fight “fake news”, there is no economic incentive to expose misinformation. Everyone is familiar with the idea of “clickbait”, but that does not mean that we are immune to its effects. Taking advantage of this, media agencies carry on attracting their audiences and enticing them to engage with the fake news they publish. More engagement means more money for them. But more engagement also means more dissemination of fake news.

Misinformation certainly is not something new, and it does not look as though it is going anywhere any time soon. But we should not blame the media. Often, we find fault in the media, in the news agencies, in the speed with which everything is moving nowadays and in the constant overflow of images, messages and information. But it is not the technology we should blame. Rather, we should blame the use we make of technology. In the same way that your attitude can shape your reality (a glass is either half full or half empty depending on how you choose to look at it), the use we make of the technology available to us is what truly matters.

When Tim Berners-Lee invented the World Wide Web back in 1989, he invented it for the purpose of “information-sharing between scientists in universities and institutes around the world”. In other words: for the sharing of factual, evidence-based information. And as consumers, we hold the power to demand that. You see, without a buyer, there would not be a product to sell, and without a consumer, there would not be a news story to be read nor shared.

So, I urge you: take a critical stance whenever you watch the news. Read articles from different sources, read articles from reliable sources. Share only what you can see is backed by evidence and facts, and not founded on twisted rumours and void gossip. Support news outlets that are more interested in putting out quality content instead of fighting to be the first one to publish and the one that receives the most shares. Try not to be tricked by the images that are often manipulated and framed in a way that suits the narrator’s story.

As scholars and students, professors and researchers, we can use technology to adopt a stance of awareness, to inform and educate ourselves and to raise awareness amongst others. With the gadgets at our fingertips, we can spread factual and reliable information instead of plaguing the web with more dangerous and misleading misinformation. It’s time to stop spreading “fake news” and start demanding “real news”.

Laura Alberich Arias

Erga Atad: Political Communication and Misinformation

On February 19th, the second conference within the set of Current Topics in Strategic Communication organized by Youthquake Talks took place. Israeli Professor Erga Atad inspired everyone with her dynamic style and her extensive knowledge of Political Communication and Misinformation. 

The Professor started by pointing out the current context of news consumption, and the profile of consumers themselves. “We are not passive consumers of information” stated Professor Atad, while showing statistics of Things that happen on the internet every 60 seconds. However, she explained how, even if we consume large amounts of information, we do not trust it: “People see the information as inaccurate.” Moreover, “we do not understand it” either.

Atad continued the conference by showing different definitions of fake news, taking into account examples as relevant as the 2016 US elections. Though there are many definitions of the phenomenon, she explained, one of them in specific is used more frequently. The definition includes two elements that have to be present in order to classify information as fake news: “the intention of the actor to mislead us” and second, “the level of facts present” (See Table 1). According to the classification, Atad identified certain typologies of fake news that one might not associate with the phenomenon: News satire, news parody, or even native advertising. Moreover, the phenomenon itself has been related to other popular terminologies, such as disinformation and misinformation. The speaker stressed the difference between the two: misinformation can be false and mislead consumers, but it is not deliberately done by the actor; disinformation is deliberate, and the actor actively tries to mislead.

However difficult tackling the problem might be, Erga Atad drew attention to possible initiatives to combat fake news. Moreover, she analysed the challenge of engaging technology companies to fight the phenomenon too. The speaker pointed out the difficulty of asking social media platforms, such as Facebook, to regulate the amount of fake news. Atad explained that these companies “do not have the motivation” to do so, and “do not want to be involved with all the regulation” it would bring. Nevertheless, the speaker did present solutions that individuals could adopt to combat fake news. As Atad put it: “the most important thing … is to check the information you are consuming. Use Google and other sources, make sure before you publish information that it isn’t fake.” Once again, Atad reminded the audience that they “have an active role” on the situation, and hence, in participating to solve the problem.

Thus, the students of Comillas CIHS learnt more about the challenging nature of fake news, present in numerous spheres such as political communication.  Atad concluded her talk by emphasising the role of individuals in fighting the phenomenon, and possible solutions available to consumers in order to identify fake news. She emphasized the need to “check the information we are consuming”. Our strategy “before trying to solve fake news globally,” is that “we should think about ourselves first.”

Angélica Rodríguez Peña

Aitana Sánchez Mascaraque

ALMAGRO: «La comunicación no tiene apellidos»

Comillas CIHS ha estrenado su nuevo ciclo de conferencias, Current Topics in Strategic Communication, con la participación de Juan José Almagro. El antiguo vicepresidente de Unicef España y Director General de Mapfre ha protagonizado un coloquio titulado «Reflexiones sobre la comunicación», donde se ha adentrado también en el campo de la comunicación corporativa.

El empresario ha comenzado la charla presentando el contexto en el que se sitúan actualmente las empresas, los gobiernos e individuos por igual. Tal y como ha explicado, nos situamos en una «época de la irreverencia» donde «prima lo vulgar». Asimismo, se trata de «una época de olvido donde confundimos progreso con velocidad». Pero, además, Almagro ha detallado cómo estamos ubicados en «un mundo en permanente transformación caracterizado por una profunda incertidumbre». De hecho, el ponente ha revelado que, en esta época incierta, «la única certeza que tenemos es la certeza de la incertidumbre». De igual modo, ha enlazado este mismo contexto al mundo empresarial. El emprendedor ha comentado cómo «los nuevos titanes» empresariales cotizan cinco veces más que Portugal, y que, además, entre las cien mayores economías del mundo, el setenta y siete por ciento son empresas.

Por otra parte, Almagro ha expuesto algunos de los retos y deberes del sector empresarial. Por un lado, ha manifestado los numerosos desafíos presentados a la empresa. El primero, «la globalización y el nacionalismo». Adicionalmente, ha argumentado cómo saber si se debería buscar la globalización: «Si la globalización sirve para que no haya desigualdad» entonces «hay que pelear por (ella)». A este primer desafío ha añadido el de las nuevas tecnologías y la era digital y un tercer y último reto: la creciente importancia de la ecología en el escenario global del cambio climático. Por otro lado, el empresario ha puesto sobre la mesa numerosas obligaciones que la organización debe de tener, consigo misma y con sus stakeholders. Almagro ha señalado como obligación principal la de «cumplir con mi misión y con mi deber», que sería «generar resultados». Y así, el ponente continúa, que con ello dará más trabajo, porque será más eficiente, más competitivo e innovador. Por último, ha insistido en la obligación de la empresa en el «compromiso», siendo éste «la función social de la misma».

Es por ello, que la primera conferencia en el ciclo de Current Topics in Strategic Communication ha acercado el público estudiantil aún más al mundo de la comunicación. Dicha comunicación, ha relatado Juan José Almagro, «no tiene apellidos», ya que el mismo revela que «La comunicación, si es lo que creo que es, es involucrar a la gente en un proyecto común, y por ello no tiene apellidos». Así pues, finaliza la primera ponencia de muchas en Comillas CIHS; que ha hecho, y hará reflexionar, a sus stakeholders.

Disinformation, “Fake News” and the Battle of Trust

Geysha Gonzalez, Deputy Director of the Atlantic Council’s Eurasia Center and founder of DisinfoPortal.org opened our new Current Topics in Strategic Communication series with an inspiring lecture on Disinformation and “Fake News”. In her talk, she explained the difference between disinformation, misinformation and propaganda, and shed light on some complex and controversial issues such as the Russian interference in the 2016 US presidential election or the politicization of the expresion “fake news”, which she prefers to refer to as “false news”.

Ms Gonzalez answered numerous questions, stimulated debate and kept her large audience engaged and galvanized for more than two hours. She conveyed a very clear message to our students: in order to prevent the spread of misinformation we must be critical, double-check facts and sources and not share any “fishy” or questionable information on social media.

María Dolores Rodríguez Melchor