Experiencia Ottawa 2016

El pasado 30 de mayo viajé a Canadá para empezar mis prácticas en la Agregaduría de Educación de la Embajada de España. snapchat-3407302910777495819Al principio, como al comienzo de casi todos los comienzos, la adaptación no fue fácil. Adaptarse a un sitio totalmente nuevo y diferente para estar todo el verano trabajando puede parecer horrible, pero para mí se convirtió en un gran reto. A pesar de las dificultades, esta experiencia me ha ayudado a crecer como persona y a darme cuenta de cuán necesario es el trabajo duro para salir adelante. Además, el hecho de ir a hacer prácticas y no a estudiar, me ayudo a plantearme esta aventura de una manera diferente, más como una decisión propia que como una obligación. Por ello, considero que mi tiempo en Ottawa fue muy enriquecedor en todos los sentidos. 

snapchat-1082174541981379974La Agregaduría está situada en una de las orillas del rio Rideau y cerca de la casa del Primer Ministro canadiense. El lugar es tan tranquilo y pacífico que no parece que Ottawa sea la capital de Canadá. En la embajada, todo el mundo se conoce y desde el primer día me sentí muy integrada, como una más. Mi supervisora, María, me ha ayudado en mi formación profesional con su dedicación y apoyo personal durante mi estancia. He aprendido a trabajar en equipo y bajo presión en algunas ocasiones. Decir solo una cosa que he aprendido durante este tiempo es difícil, pero si tuviera que elegir me quedaría con los valores de ayuda y enseñanza que me han transmitido.

Canadá es un país con una cultura muy diversa. El pequeño tamaño de Ottawa me ha permitido conocer a gente de todas partes del mundo. La sensación que me daba es que la ciudad parece casi un pueblo, ¡todo el mundo se conoce! Durante el verano, se organizan numerosos eventos y fiestas, así que es casi imposible estar aburrido. Gracias a ello, conseguí conectar con mucha gente y llevarme muchos amigos. Así, aunque al principio el cambio se me hizo un poco duro, mi visión acerca del país fue mejorando poco a poco y cada día disfrutaba más de la experiencia.
Podría seguir contando miles de cosas más acerca de estas prácticas y mi experiencia, pero eso me llevaría horas. Así pues, animo a todo aquel que quiera cruzar el charco e ir a Ottawa para vivir nuevas aventuras, ya que, en definitiva, esta ha sido una experiencia que siempre llevaré en mi corazón.

Mariana Alexandres Ríos de los Ríos

 

Deja un comentario