«INTERPRETAR ME LIMPIA MUCHO LA CABEZA»

El pasado lunes 8 de marzo, Elena Aguirre, profesora de Interpretación de nuestra casa, tuvo el placer de entrevistar a Alessio Guirlanda en el marco de otra Tutoría de Orientación Profesional de Traducción e Interpretación (TOPTI). Esta entrevista giró en torno a la vida profesional como intérprete de nuestro invitado.

La entrevista tuvo dos partes: la primera fue una dinámica de pregunta-respuesta entre Elena y Alessio; y la segunda se centró en responder las preguntas de los alumnos.

Alessio desde muy pequeño tuvo un contacto estrecho con los idiomas y por eso decidió estudiar TeI en Reino Unido. El tercer año de carrera vino de Erasmus a Madrid y descubrió que la interpretación no era tan imposible como pensaba. Cuando terminó la carrera, volvió a nuestra Universidad a hacer el máster de interpretación de conferencias (MUIC).

Nuestro invitado aconsejó a los alumnos la inmersión en el contexto lingüístico y cultural de un idioma para convertirlo en activo. A su vez comentó que, si esa opción no es posible, leer y estudiar para aprender el vocabulario y la base gramatical del idioma es fundamental.

Alessio explicó que, desde que empezó la pandemia, la vida del intérprete ha cambiado mucho. Ahora él trabaja sobre todo desde casa pues se suelen organizar eventos híbridos en los que hay cabinas montadas en las oficinas del cliente, algunas cuantas personas en sala y muchas más conectadas desde la propia oficina de sus hogares; e incluso ha cambiado el formato de las reuniones — ahora son más cortas—, porque se han dado cuenta de que la llamada «fatiga de zoom» existe de verdad. Aun así, el volumen de trabajo ha aumentado, hay mucha más variedad de reuniones, de asuntos, de expertos…

Ghirlanda puntualizó que, actualmente, en el mercado institucional se busca sobre todo que el idioma activo, que normalmente suele ser la lengua materna, se tenga muy afianzado y que el resto sean idiomas pasivos. En el mercado privado, en cambio hay más oportunidades para profesionales con dos idiomas activos con un nivel muy fuerte.

Para él, cursar un máster en interpretación de conferencias en interpretación de conferencias es fundamental, pues aporta la vertiente técnica que no se aprende durante el grado. También apuntó que quien sabe trabajar en interpretaciones en modalidad consecutiva, sabe trabajar en enlace. No obstante, Alessio no se especializó en interpretación de enlace por lo que él llama «motivos personales»: una vez tuvo que interpretar en un juicio y afirmó que fue la interpretación en la que más miedo y presión sintió.

Alessio les hizo saber a los asistentes que lo más más valioso para buscar y conseguir trabajo son los contactos con otros intérpretes. También destacó la importancia de enviar currículums a las empresas y agencias de Traducción e Interpretación.

Después del «cara a cara» entre Alessio y Elena, se dio paso al turno de preguntas de los alumnos. Alessio explicó la importancia de formar parte de la red de AIIC (Asociación Internacional de Intérpretes de Conferencias), porque se tiene acceso a muchísimos contactos. Respondió también a qué es lo que más le gusta de ser intérprete: «Lo que más me gusta, vais a pensar que soy raro, pero lo que más me gusta es que me limpia mucho la cabeza interpretar». Es un ejercicio intelectual muy intenso que le regala paz mental, aunque sea durante media hora. También destacó ventajas como es el continuo aprendizaje y la posibilidad de viajar —o al menos antes de la pandemia —.

Para terminar la tarde, Alessio, que ofreció una panorámica muy completa de cómo formarse y de cómo acceder al mercado de la interpretación de conferencias, les dio un último consejo a nuestros alumnos, tanto del MUIC como de TI y TICOM: «Para hacer esta profesión hace falta dedicación, determinación y motivación».

Celia Álamo Ripoll