Superpoder: Invisibilidad

Todo el mundo conoce ya los vídeos de Donald Trump estrechando la mano de Shinzo Abe y los tuits desde Mar-a-Lago en plena crisis del misil de Corea del Norte. Y digo bien “todo el mundo” porque hasta los que no se han leído un periódico en su vida siguen ahora la información (alternativa o no) a través de las redes sociales. En la versión completa del vídeo del apretón, se observa al final a dos discretos personajes encorbatados y con un cuaderno en la mano que se sientan al lado de los dos mandatarios. Hace falta un intérprete para reconocer a otro porque nuestro superpoder es la invisibilidad. Nos camuflamos hábilmente, como el camaleónico Zelig, y así logramos cumplir nuestra misión, que no es otra que la de facilitar que los demás cumplan la suya.

Read more

Donald Trump: un reto para los intérpretes

Norbert Heikamp, intérprete simultáneo al alemán, ha interpretado en televisión a Barack Obama, Silvio Berlusconi y Theresa May. Y también ha sido la voz en alemán de Donald Trump durante la reciente investidura presidencial estadounidense en la que el magnate ha jurado lealtad a la Constitución y ha pronunciado su primer discurso como presidente del país. 

Antes del evento, en una entrevista concedida el 20 de enero al semanario alemán Der Spiegel en su formato online, Heikamp cuenta que interpretar a Donald Trump le parece un reto especial porque “siembra deliberadamente la incomprensión” y porque es impredecible. En general, opina que cuesta mucho esfuerzo interpretar a los políticos. Obama, por ejemplo, lee muchos de sus discursos en el Teleprompter y esto repercute en el ritmo de elocución. No es el único político que emplea esta técnica, que plantea un problema para los intérpretes. En muchas ocasiones, cuando se enfrentan a este tipo de discursos, los intérpretes pueden mantener un nivel de concentración óptimo solo durante 10 o 15 minutos y se turnan con mayor frecuencia. Lo habitual es que los turnos de los intérpretes en simultánea duren 30 minutos.

Read more