Hay muchas formas de encontrar empleo. Emprender es una de ellas.

Recuerdo mis últimos años estudiando la carrera, cuando asistí a uno de los talleres de la OPE relacionados con la búsqueda activa de empleo. En aquella formación me presentaron las 3 opciones de salida laboral por las que uno puede decantarse: función pública, cuenta ajena y autoempleo. Según las encuestas que cada cierto tiempo se publican, la mayoría de los estudiantes se decantará por una de las dos primeras.

Yo era uno de esos estudiantes que siempre quiso emprender un proyecto propio. Sin embargo, se dan todo tipo de facilidades para incorporarte a empresas. En cuanto terminé la carrera en la universidad, yo fui uno de reclutados por una de las consultoras más importantes del mundo. Allí desarrollé un trabajo muy intenso en distintos proyectos, donde aprendí las más diversas metodologías. Pero, tras más de 7 años me di cuenta de que me faltaba algo. Tenía la sensación de que podía llegar más, saber más y aportar más. Así fue como decidí emprender un proyecto propio en forma de autoempleo.

Si tú también estás pensando en iniciar un proyecto de autoempleo, te dejo las 8 cosas más importantes que debería tener en cuenta antes de lanzarte:

  1. El papel lo aguanta todo

Da igual como de profundo haya sido tu análisis respecto al tamaño del mercado, las previsiones de ventas y de gastos. Muy probablemente, no empezarás a tener ventas sostenidas hasta pasado algo más de un año.

2. El marketing es una gran inversión en las fases iniciales

Lo mejor de estar en un momento muy temprano de desarrollo de la idea de negocio es que con poca inversión puedes conseguir un gran impacto. Pasar de 0 a 1, supone un incremento infinito.

3. Preocúpate más por el producto y menos de la promoción

Aunque puede chocar con el punto anterior, un poco de marketing es perfecto al inicio, pero no puedes olvidar que el mejor marketing posible es crear un producto valioso y profundo.

4. La figura clave son los socios

Aunque en muchos libros de emprendimiento se dice que es mejor emprender uno solo que en sociedad, yo creo que es fundamental saber elegir a un socio. Si tuviera que pensar un símil deportivo, diría que el desarrollo de un negocio se asemeja al bobsleigh. La aceleración inicial es un 80% del éxito del proyecto y para alcanzar la máxima velocidad necesitas alguien que empuje tanto como tú.

5. La tecnología marca la diferencia

Tener la capacidad para adaptar y desarrollar tecnología propia es un buen foso que protege tu proyecto. Son numerosos los casos de emprendedores con una visión muy clara de lo que querían conseguir, pero que fracasaron por su incapacidad para incluir la tecnología en sus procesos de negocio. Si crees que no eres capaz de aportar en este punto, búscate un socio que lo haga.

6. Convierte gastos fijos en variables

Arrancar un proyecto empresarial con poco capital es posible, pero hay que tener en cuenta algo fundamental. Los gastos fijos erosionan tu capacidad de inversión. Siempre que puedas convierte un gasto fijo en uno variable. Por ejemplo, hoy es posible contar con espacio de oficinas cuando se necesita y, además, adaptable al tamaño del equipo.

7. La resistencia al cambio del mercado es enorme

Da igual que traigas la revolución de la próxima década. El mercado irá contra ti, sin piedad, por intentar romper el statu quo. Este es un principio de elasticidad que se da siempre. Si tratas de aportar algo distinto, innovar, céntrate en el pequeño grupo de los adoptadores tempranos. Si tu producto merece la pena, ellos se encargarán de aportar la energía necesaria para romper la resistencia.

8. Presta atención al entorno. Está plagado de oportunidades.

Aunque, seguramente sean oportunidades que no encajan directamente con tu idea o tu negocio, busca la manera de aprovecharlas. Estas oportunidades tienen un efecto multiplicador de tus opciones de éxito si sabes hacer las cosas bien. En mi propio caso, empresa tecnológica del sector de la publicidad exterior. ¿Se podría aplicar la idea en otros sitios? ¿funcionaria en Japón?

Estas recomendaciones son las que a mí mejor me han servido para el lanzamiento de mi propio proyecto y, apoyándome en estas ideas y tras un largo camino de trabajo y esfuerzo, nació dePoste como la plataforma tecnológica para la contratación de espacios de publicidad exterior a través de internet. Donde damos la oportunidad a cualquier empresa, sea pequeña o grande, de poder crear de manera sencilla su propia campaña de publicidad exterior. Utilizando técnicas de análisis de datos para aportar información relacionada con la audiencia potencial de cada zona.

Información cedida por dePoste

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.