La necesidad de un ‘tuneo’ profesional: Reinventarse profesionalmente

question-622164_1280

Quizá el mayor obstáculo cuando buscas un trabajo o estás pensando reinventarte profesionalmente y dar un giro radical a tu carrera, sea que tus capacidades están obsoletas, y que no puedes responder a las exigencias del mercado laboral o de lo que buscan realmente las empresas.

Si buscas un empleo o has hecho caso de quien te recomienda un cambio radical en tu carrera -reinvención profesional- probablemente habrás descubierto que las habilidades profesionales que te llevaron un día a un puesto de trabajo hoy se han quedado anticuadas; o que las capacidades con las que supuestamente te has armado durante la carrera -gracias a la Universidad o a un posgrado- no satisfacen las necesidades del mercado laboral ni de las empresas que podrían contratarte.

Por lo tanto tu objetivo va a ser diferenciarse, presentar nuevas credenciales adaptadas al nuevo mercado profesional.

En esa distinción profesional resulta fundamental hacer las cosas de un modo muy diferente a como las hacíamos hasta ahora. Has de tener en cuenta también que lo que las empresas buscan son habilidades transversales, las que se refieren a la actitud: capacidades comerciales, comunicación, liderazgo o capacidad de seducción añadiendo movilidad y adaptabilidad.

A todo esto hay que añadir el manejo adecuado de redes.

 

¿Tienes las ‘herramientas’ que exige el mercado laboral?

  • Habilidades: Por un lado están las cognitivas, y entre ellas destaca la flexibilidad y la creatividad, sin olvidar el razonamiento lógico, la sensibilidad para los problemas, el razonamiento matemático y la capacidad de visualización.
  • Herramientas básicas: Entre las herramientas de contenido se destaca el aprendizaje activo, la expresión oral, la comprensión lectora, y la expresión escrita. También ‘herramientas de proceso’, que básicamente son la escucha activa, el pensamiento crítico y la capacidad para monitorizarse.
  • Herramientas transversales: Para empezar, están las consideradas como herramientas sociales: coordinación con otros, inteligencia emocional, negociación, persuasión, orientación a servicio y capacidad para enseñar.

Hay que añadir además una serie de ‘herramientas sistémicas’, como la toma de decisiones y la capacidad de juicio o el análisis. Y también resultan determinantes las herramientas que se refieren a la capacidad para resolver problemas complejos.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.