Leyendas urbanas sobre las migraciones. Por Mercedes Fernández García.

Ilustración Carbajo

¿Son los flujos migratorios ahora mayores que nunca? ¿Pueden controlarse? ¿Son eficaces las políticas migratorias restrictivas? ¿Son las migraciones un factor de inestabilidad económica? ¿Ha contestado el lector afirmativamente a todas las preguntas? Son muchos los mitos y concepciones erróneas que se tienen acerca de las migraciones y los migrantes. Con este artículo quisiera desmitificar cuatro afirmaciones infundadas que se hacen sobre las migraciones en general

Se dice que las migraciones hacia los países desarrollados son ahora mayores que nunca, aunque las cifras lo desmienten. Según la ONU, en 2017, 248 millones de personas (3% de la población mundial) vivían en un país diferente al de su nacimiento. De esta cifra, únicamente un 25% se desplaza hacia países desarrollados (migraciones sur-norte). La cifra más relevante de los desplazamientos, un 38% del total, son migraciones sur-sur, esto es, movimientos entre países en desarrollo. Asimismo, los refugiados y solicitantes de asilo son unos 25 millones, apenas un 10% del total de los migrantes internacionales. Un tercio de los refugiados se reparte entre tres países: Turquía, Jordania y Líbano. Europa únicamente recoge 3,5 millones (un 14%).

¿Se pueden controlar estos flujos? Como dice el sociólogo holandés Hein de Haas, los flujos migratorios no se pueden abrir y cerrar como un grifo. La emigración se genera por unos factores que se dan en países emisores y receptores, que superan el alcance de las políticas migratorias. Entre esos factores destacan la pobreza extrema de personas que viven con menos de 1,9 dólares internacionales al día (389 millones en África subsahariana); los desplazamientos de grupos humanos (especialmente indígenas y minorías étnicas) por los procesos de globalización; los países con situaciones de corrupción generalizada y acaparamiento de recursos por parte de ciertos sectores de la sociedad (Venezuela, República Democrática del Congo, República Centroafricana…). También influyen el cambio climático y sus efectos, y las guerras y violaciones a los derechos humanos (Libia, Siria, Somalia), persecuciones religiosas (India, Pakistán, Irán o Afganistán) o étnicas (Sudán del Sur, Siria, Somalia, Yemen, R. Centroafricana).

Pero, se dirá el lector, las políticas migratorias restrictivas frenarán la inmigración. No, no necesariamente, como tampoco las políticas migratorias permisivas conducen necesariamente a la migración en masa. La migración libre es a menudo circular y temporal, como la que se da en el interior de la UE. Se podría decir que las políticas restrictivas comportan tres grandes riesgos:

1. La búsqueda de vías de entrada alternativas, legales o ilegales. Por ejemplo, en España, desde mediados de los años 90 del siglo pasado, el grueso de la inmigración ecuatoriana llegó libremente, como turistas, y permaneció en el país posteriormente a la caducidad del permiso.

2. Las mafias proliferan. Actualmente, la única vía de acceso a Europa desde África es la del Mediterráneo central. Las embarcaciones, comandadas por traficantes de seres humanos, abandonan Libia intentando burlar la vigilancia de los guardacostas (financiados por la UE). Según la OIM 3.139 personas murieron en el mediterráneo en 2017, un 51% del total de las muertes en el mar.

3. La migración circular se convierte en permanente. Un caso paradigmático: la crisis del petróleo de 1973. Europa central y del norte cerró sus fronteras debido a la caída de la demanda de empleo. Muchos de los extranjeros que eran “trabajadores visitantes” decidieron no regresar a sus lugares de origen, permaneciendo en Europa como irregulares.

Entonces, ¿la migración desequilibra la economía? Múltiples estudios avalados por grandes consultoras internacionales, organismos públicos y reputados científicos sostienen la rentabilidad económica de las migraciones a la luz de algunos datos. Los migrantes suponen únicamente un 4,4% de la fuerza laboral mundial, pero su contribución al PIB global en 2015 fue del 9,5%. Además, el 85% de los ingresos generados por ellos se gasta vía consumo o impuestos en los países de acogida; en este sentido, en 2017, las remesas rozaron los 600.000 millones de dólares, lo que triplica la cantidad destinada mundialmente a la ayuda al desarrollo. También, entre 1985 y 2015, el crecimiento de la inmigración se traduce en incrementos superiores del PIB per cápita durante los tres años siguientes y disminuciones de la tasa de desempleo durante cuatro años.

En conclusión, sugeriría que aquellos actores con ascendiente en la sociedad se documentaran sobre el tema antes de emitir opiniones alarmistas y poco constructivas que, además, no son ciertas.

Extractado de Fernández Mª. M. España, país receptor de inmigrantes: datos y relatos, sine ira et studio. Lección inaugural del curso académico 2019-2020 de la Universidad Pontificia Comillas. https://www.comillas.edu/images/noticias/Curso2019_20/Septiembre_19/Leccion_Inaugural_2019-2020_.pdf

Publicado por Alfa y Omega http://www.alfayomega.es/186094/leyendas-urbanas-sobre-migraciones

Mercedes Fernández, investigadora del Instituto Universitario de Estudios sobre Migraciones de la Universidad Pontificia Comillas.

Nueva etapa Un año lleno de aprendizajes, experiencias y emociones. Por Adriana Gullón.

Un año inesperado que ha marcado un antes y un después.

Adriana a su vuelta a Madrid después de un año de contrato en prácticas con la Cátedra de Refugiados y Migrantes Forzosos y el SJM Sevilla.

Estoy muy agradecida, y aunque ahora, debo asimilar todo lo vivido, volvería a repetirlo, sin duda. Digo asimilar porque a pesar de haber estado en contacto anteriormente con duras realidades, esta desde luego ha sido de las más intensas profesionalmente, quizás también de más larga duración. Y el haber tenido más responsabilidades durante un periodo más largo, me ha hecho plantearme muchas cosas, tomar decisiones, preguntar, dejarme aconsejar, compartir mis inquietudes… Y aprender del error, acierto, error, acierto…

Tras la carrera de Trabajo Social y el Máster de Cooperación Internacional al Desarrollo en la Universidad de Comillas, tuve la oportunidad de incorporarme con un contrato de prácticas en la Asociación Claver de Sevilla en septiembre 2018 por un año. En anteriores artículos describo un poco lo que he ido haciendo y conociendo, desde el acompañamiento a un grupo de mujeres de diferentes nacionalidades, también la primera atención de personas migrantes recién llegadas, visita a los CIE semanalmente con sus respectivos seguimientos y la colaboración con un proyecto de participación ciudadana en diferentes barrios de Sevilla. No solo he podido conocer una bellísima ciudad de mi país y sus costumbres (ya por fin sé lo que es la semana santa y la feria de Sevilla…) sino que también he aprendido sobre diferentes culturas latinoamericanas, africanas, también aprendí marroquí…. En definitiva, una inmersión.

Desde luego que ahora no puedo mirar la realidad con la que trabajan los jesuitas y el equipo de Claver como la miraba antes, quizás era sensible pero algo más ajena o ignorante.
Trabajar con ellos me ha dado otros ojos, me han dado la oportunidad de estar en terreno, con personas que no tienen nada más que una fortaleza que Dios sabrá de dónde sacan. En cambio otras las ves tan frágiles que les darías todo por verlas salir adelante.
Y ese gran dilema es un gran aprendizaje, que no estás ahí para salvar la vida de nadie, que haces lo que puedes y sobre todo escuchas a los que llevan años trabajando en esto.

He tenido la oportunidad de trabajar con personas que no sólo acompañan, sino que persiguen la justicia, prestan herramientas de empoderamiento velando siempre por la persona y entorno. Así, hemos visto casos de acompañamiento a familias y menores, entre otros.

Y ejemplo de ello es la información y transmisión pública que ha conseguido mediante diferentes medios como fueron: el informe sobre la mujer “Visibilizar lo invisible”, el informe CIE “Discriminación de origen“, el encuentro del Foro Social Frontera Sur, las reuniones con los diferentes barrios de Sevilla respecto a la participación ciudadana, reuniones nacionales e internacionales con SJM y JRS, el círculo de silencio en diferentes lugares de España…. O la exposición “Convivimos” donde tanto las personas que fueron fotografiadas como las que pudieron visitar la exposición, disfrutaron y agradecieron dicha iniciativa. 

 La asociación refleja sin duda una continuidad de trabajo que, gracias a sus esfuerzos y perseverancia es un gran ejemplo. Y un trabajo que obviamente trabaja en un contexto, en una realidad, donde las políticas influyen de una u otra manera, por lo tanto un aspecto del día a día que hay que tener en cuenta.  Recuerdo que antes de incorporarme a la Asociación Claver, me detuve a leer el documento por los 15 años de la Asociación, y me llamaba la atención la “espiritualidad política” que mencionaba José Mª Margenat Peralta, Co-fundador de la misma Asociación Claver. Y es que el trabajo realizado día a día es, como mencionaba anteriormente, pensado e integral.

Animo a visitar la página web de Claver y del Servicio Jesuita a Migrantes para mantenerse informado de los que están trabajando con la realidad misma.

Ya no estaré frente al ordenador con el resto del equipo cada día, ni me preguntarán si bajo a tomar café, o atenderé a una pareja que venga sin previa cita, tampoco correré para llegar a abrir el taller y ver si todo está limpio o pensar cómo saldrá dinámica preparada… Pero la oficina seguirá con su entretenimiento diario, quizás el café se tome más en serio y las propuestas y mejoras que se propusieron en la reunión de evaluación antes del verano se habrán puesto en marcha; así poco a poco Claver seguirá caminando en este contexto de acompañamiento y servicio a las personas que llegan a nosotros. Expectante por ver cómo se van realizando esos nuevos proyectos con las mujeres, alegre de saber que incluso en el tiempo de vacaciones mujeres aprovecharon y fueron becadas para algún curso. Y consciente de que cerrar esta etapa no es más que un nuevo comienzo.

Adriana y sus compañeros de trabajo en SJM Claver en Sevilla

Muchas gracias a todas las personas que colaboran y tratan de cambiar un poquito este mundo, mucho ánimo y mucha fuerza, especialmente en esta vuelta de vacaciones donde pueden ser muchos los retos. Gracias a la Universidad de Comillas por haberme dado esta gran oportunidad profesional.

Cohesión social: un camino hacia la Tolerancia. PARTE II. Por Raquel Caro Carretero.

El racismo viene a ser una interpretación ideológica que confiere a cierta raza o grupo étnico una posición de poder por encima de otros sobre la base de atributos físicos o culturales, así como de recursos económicos, que implica relaciones jerárquicas en las que la raza “superior” ejerce el dominio y el control sobre los demás.

Por otra parte, la cuestión de la xenofobia se refiere a las actitudes, los prejuicios y la conducta que rechazan, excluyen y a menudo denigran a las personas, fundados en la percepción de que se trata de forasteros o de extranjeros ajenos a la comunidad, a la sociedad o a la identidad nacional. La xenofobia tiene que ver fundamentalmente con el estereotipo y el racismo más con la ideología.

Leer másCohesión social: un camino hacia la Tolerancia. PARTE II. Por Raquel Caro Carretero.

Cohesión social: un camino hacia la Tolerancia. Por Raquel Caro Carretero.

Una de las funciones principales del Observatorio Español del Racismo y Xenofobia (OBERAXE) es la recopilación y análisis de información sobre racismo y xenofobia para el conocimiento de la situación y de sus perspectivas de evolución. Desde 2007, el CIS, comisionado por la SGIE a través de OBERAXE, realiza el trabajo de campo y grabación de una encuesta monográfica sobre actitudes hacia la inmigración de ámbito nacional y periodicidad anual. OBERAXE recopila información sobre la situación del racismo y la xenofobia, así como evalua su evolución en tiempo, permitiéndole desplegar su labor de seguimiento, vigilancia y anticipación respecto a actitudes y percepciones alejadas de la tolerancia.

Leer másCohesión social: un camino hacia la Tolerancia. Por Raquel Caro Carretero.

Refugio y perdón: las heridas primero. Por Ángela Ordóñez.

A menudo, los que nos acercamos a la ardua tarea de trabajar con la tristeza, queremos (siempre con la mejor intención) evitarle mayor dolor a los que la vida ya ha castigado tanto. “Es suficiente”- pensamos. “Ya han sufrido suficiente”, y desde ahí tratamos de ahorrarles cualquier potencial sufrimiento añadido que consideramos innecesario. Incluido el sufrimiento que trae asociado el recuerdo. ¿Cómo trabajar con personas refugiadas que retornan a un territorio que antaño fue su hogar, lleno de recuerdos de este tipo?

Leer másRefugio y perdón: las heridas primero. Por Ángela Ordóñez.

Pluralismo religioso e inmigración en España, parte II. Por Joaquín Eguren.

En la primera entrega hablábamos de la intrahistoria cotidiana de los procesos de pluralismo religioso con la presencia de inmigrantes en España. Ahora ahondamos más en las relaciones entre la inmigración y la religión.

Leer másPluralismo religioso e inmigración en España, parte II. Por Joaquín Eguren.

“Ha sido mi primera vez en un campamento de refugiados y he tenido una mezcla de sentimientos”. Alejandra Álvarez, desde sus prácticas con SJR Sudáfrica.

Disfrutado de la “Ruta Panorama” en la que se encuentra la Reserva Natural del Cañón del Rio Blyde.

¡Hola de nuevo! Han pasado casi cuatro meses desde que llegué a Johannesburgo, a desarrollar mis prácticas con SJR Sudáfrica con las becas de Cátedra de Refugiados y Migrantes Forzosos. Al fin puedo decir que me encuentro totalmente instalada y adaptada a la ciudad y al trabajo.

Leer más“Ha sido mi primera vez en un campamento de refugiados y he tenido una mezcla de sentimientos”. Alejandra Álvarez, desde sus prácticas con SJR Sudáfrica.