La relación empresa-sector académico en 2017

 Tras cerrar un año 2016 complejo, 2017 inició su andadura como un ejercicio optimista para el sector empresarial. Así lo corroboran los datos de la Guía Hays que afirman que el 70% de las empresas prevé ampliar plantilla este año. En especial, las áreas de ingeniería, logística, inmobiliario, márketing y ventas e industria, son los sectores que más prometen en apostar por el empleo cualificado.

No obstante, el 72% de las compañías encuestadas reconoce tener dificultades para encontrar perfiles adecuados a la hora de cubrir determinadas posiciones. Es un dato que contrasta con el elevado índice de paro que existe en España, que ronda el 20%.

Resultado de imagen de guia de empleo hays consulting

Qué ocurre: ¿por qué hay tanto desempleo y, al mismo tiempo, las empresas tienen problemas por encontrar profesionales que contratar? La dificultad por encontrar personal cualificado y el desajuste entre la oferta de profesionales y las vacantes disponibles o la poca organización entre universidades y empresas, se ha situado entre las primeras posiciones del ránking de preocupaciones de las compañías.

De esta situación se traduce una clara necesidad de adaptar el sistema educativo a las nuevas demandas competenciales que requiere el mercado laboral. Tanto el sector académico como el empresarial coinciden en la existencia de este vacío entre lo que piden las compañías y lo que aportan los candidatos al mercado laboral.

El sector académico es una de las piezas claves del mercado laboral y considera que, para reducir el paro, es necesaria una mayor implicación de las empresas, seguido de fomentar las prácticas obligatorias en empresas desde el inicio de los estudios y un mayor apoyo del gobierno.

En el otro lado de la moneda, cabe destacar que la falta de profesionales bien formados en determinadas especialidades es el principal obstáculo que se encuentran los empresarios a la hora de contratar personal; seguido del bajo nivel de idiomas y la lenta adaptación del mercado laboral a los rápidos cambios del mercado, como por ejemplo la evolución tecnológica.

Los empresarios buscan más competencias que conocimientos entre sus futuros empleados. Por ejemplo, se valora mejor la capacidad analítica, el liderazgo, los idiomas, el trabajo en equipo y las dotes de comunicación. Sin embargo, la mayoría de empresas creen que son pocas las entidades académicas las que hacen hincapié en este tipo de aprendizaje.

Mientras para el sector académico, la capacidad de adaptación y la polivalencia, los idiomas, el dinamismo, tener dotes de negociación, conocimientos digitales y la motivación son las habilidades clave para que el futuro profesional desarrolle durante la fase de estudios y así tenga una mejor entrada en el mercado laboral.

Solo el 1% de las entidades educativas encuestadas en la Guía Hays cree que los jóvenes están muy preparados para salir al mercado laboral al finalizar los estudios. Un 47% de los encuestados considera que están bastante preparados, frente al 40% que opina que los recién licenciados están poco preparados y el 12% que no están preparados para iniciar su carrera profesional.

A pesar de estos datos, el 92% del sector educativo defiende que hay una brecha entre la preparación de los jóvenes y lo que demandan las empresas. Y el 77% considera que la situación del mercado laboral es poco favorable para las generaciones que están acabando sus estudios.

La fuga de talento

A la dificultad por encontrar los profesionales que necesitan, las empresas añaden otra preocupación: la fuga de talento. La mitad de las empresas españolas reconocen en la Guía Hays 2017 que temen sufrir la marcha de personal a otras compañías durante este año debido a que la competencia ofrece más salario, a la competitividad del mercado y a la falta de un buen plan de retención de talento en la compañía.

Las empresas de ingeniería, tecnología, banca, telecomunicaciones y consultoría de negocio son las más preocupadas por la fuga de talento, ya que, al mismo tiempo, pertenecen a los sectores que tienen más dificultades para encontrar personal cualificado.

El 66% de los profesionales empleados encuestados (frente al 54% de 2016) afirman que buscan trabajo porque aspiran a crecer profesionalmente, encontrar un trabajo que les motive más y mejorar su salario.

A su vez, esto es una señal de que la crisis ya ha terminado y que el mercado laboral está en constante movimiento con empresas ansiosas por incrementar sus plantillas y trabajadores con ganas de crecer profesionalmente.

Buscar trabajo es un reto y no siempre es fácil encontrar las condiciones deseadas. Las circunstancias socioeconómicas o del mercado son las que son, sin embargo, no deberían intimidar a los universitarios, que deben de luchar y aprender nuevas competencias y conocimientos para hacerse un buen hueco en el mercado laboral.

Información facilitada por HAYS

Related posts:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.