Archivo de la etiqueta: migraciones

De prácticas en Sevilla y Algeciras con la Asociación Claver

La Cátedra de Refugiados y Migrantes Forzosos del Instituto Universitario de Estudios sobre Migraciones (IUEM) de la Universidad Comillas con el apoyo de INDITEX  presenta cada año su programa de prácticas profesionales remuneradas. El programa está dirigido a alumnos del Máster Universitario en Cooperación Internacional al Desarrollo y del Master Universitario en Migraciones Internacionales del IUEM. El programa de prácticas que se realiza en Instituciones como en el Servicio Jesuita a Migrantes (SJM), en Entreculturas-Servicio Jesuita a Refugiados (SJR) y en el Servicio Jesuita a Refugiados-Europa. A continuación, conoce la experiencia de Ana Bosch. ¡No te la pierdas!

***

Mi nombre es Ana Bosch y soy antigua alumna de la Universidad Pontificia  Comillas, donde cursé el máster en Cooperación Internacional al Desarrollo. Esto me dio la oportunidad de optar a la realización de las prácticas profesionales remuneradas, ofrecidas por la Cátedra de Refugiados y Migrantes Forzosos- INDITEX en una de las asociaciones que pertenece a la red del Servicio Jesuita al Migrante: la Asociación Claver.AnaBosch

Esta asociación se encuentra situada en Sevilla y trabaja para la defensa y acompañamiento de personas migrantes y refugiadas. En ella se atiende, desde la perspectiva de la hospitalidad, a las diferentes necesidades socio-laborales y legales que les puedan surgir a las personas de origen migrado, entre otras.

Gracias a esta oportunidad, he podido acercarme a la realidad migratoria de este momento en España, así como conocer más profundamente la situación en la que se encuentra la frontera sur de la península. La actividad que vengo realizando en la asociación podría dividirse en dos líneas fundamentales de trabajo.

Por un lado, se oferta un servicio de asesoría jurídica gratuita en materia de extranjería y derecho laboral. En relación a éste último, trabajamos esencialmente en el ámbito del empleo del hogar, ya que es un sector en el que se vulneran a menudo los derechos de los trabajadores. Muchas de las personas que acuden a la asesoría para este tipo de asuntos, son mujeres migrantes que se encuentran en situación de vulnerabilidad, tanto por los abusos cometidos en la relación laboral, como por las complicaciones que pueden surgir con su situación administrativa. En este sentido, y al tratarse de unos perfiles que se repiten a menudo, he tenido la oportunidad de hacerme una idea de la situación en la que se encuentra un grupo relevante de la población migrante.

Por otro lado, llevamos a cabo visitas semanales al Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Algeciras, para entrar en su extensión de Tarifa. El objeto de estas visitas es realizar una labor de ayuda a los internos.

Algeciras

Antes de comenzar en la asociación no imaginaba que, tanto el funcionamiento de este tipo de centros como la dificultad de trabajar en los mismos, fuera tan difícil como estoy comprobando. A pesar de que leas noticias o información sobre ciertas cosas, hasta que no la vives en primera persona, es difícil poder tener un juicio claro de aquella realidad a la que te enfrentas.

Refugiados latinoamericanos, en el olvido

Valeria Méndez de Vigo, colaboradora del Instituto de Migraciones, ha publicado un artículo en ibe.tv sobre la situación de los refugiados latinoamericanos, reproducimos a continuación el inicio, y te animamos a leer la entrada completa:

Los conflictos armados abiertos en Siria o Irak han centrado la atención de la comunidad internacional debido, sobre todo, al elevado número de personas refugiadas que han llegado a Europa. Mientras las miradas están centradas en la guerra de Siria y en los refugiados procedentes de este país, en América Central hay también situaciones merecedoras de protección internacional que pasan más desapercibidas.

La situación de violencia que viven algunos países de América Latina ha provocado que miles de personas se vean forzadas a abandonar sus hogares y, en muchos casos, sus países de origen. La región de Honduras, Guatemala y El Salvador, también conocida como el Triángulo Norte de Centroamérica, es una de las zonas más conflictivas del mundo.

Según datos de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), la violencia y la inseguridad son factores clave para explicar el desplazamiento forzado en El Salvador, Honduras y Guatemala.

Las familias desplazadas tienen más dificultades para cubrir necesidades básicas como vivienda, educación, salud y acceso a empleos formales[1]. En 2015, 110.000 personas huyeron de la región centroamericana y buscaron asilo en el extranjero, siendo esta cifra cinco veces superior a la de 2011. En El Salvador, la tasa de homicidios de mujeres aumentó un 60% entre 2008 y 2015 y, en Honduras, durante el mismo periodo, aumentó un 37%. En el caso de Guatemala, el desplazamiento de sus habitantes está más relacionado con los altos niveles de desigualdad que sufre el país[2].

La mayoría de las personas procedentes de los países centroamericanos buscan seguridad en México y Estados Unidos, en menor medida, en Belice y Costa Rica. Sin embargo, gran parte de estas personas no obtienen protección internacional. En realidad, según la Convención de Ginebra sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951, las causas por las que una persona puede ser considerada refugiada están muy tasadas, limitándose a motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un determinado grupo social u opiniones políticas. El hecho de huir de la violencia generalizada puede no considerarse una situación merecedora de protección internacional.

 

Xenofobia y empatía, dos caras de la misma moneda

El fotógrafo Javier Bauluz habla en Comillas de refugio, empatía y xenofobia

“Xenofobia y empatía son las dos caras de una moneda. Según la cara que salga se decidirá el futuro de Europa”. Para el fotoperiodista Javier Bauluz, primer español en ganar el Premio Pulitzer en 1995, estamos viviendo un presente muy “tétrico”, y “se avecinan tiempos complicados”, por eso resulta clave lo que ocurra en los próximos meses y años, y lo que hagamos cada uno de los ciudadanos. “¡Os toca a vosotros!”, interpeló a los estudiantes que llenaban la Sala de Conferencias de Alberto Aguilera, 23, para escucharle.

Bauluz

La Cátedra Santander de Derecho y Menores y la Cátedra de Refugiados y Migrantes Forzosos: Inditex invitaron a Bauluz, a visitar la universidad y presentar su trabajo ante los estudiantes, en una conferencia fotográfica titulada “Refugio, empatía y xenofobia”, en la que estuvo acompañado por los profesores Cristina Gortázar y Adam Dubin. En la charla, el fotoperiodista abordó temas de actualidad como la presidencia de Trump, el brexit, las próximas elecciones en países como Francia y Holanda, y, sobre todo, la situación de emergencia de las personas refugiadas.

Retratando migrantes

Bauluz lleva más de 20 años fotografiando el fenómeno migratorio, “desde que en el 96 fui a averiguar qué era eso de la ‘impermeabilización de la frontera’”. Desde entonces, lo único que dice haber aprendido, es que los cambios de las rutas provocados por la acción de los Estados, “sólo producen más dolor y más muertes”, una realidad que ha observado en nuestro país, desde la última década del siglo XX, y que ahora continúa documentando en el Mediterráneo y la Europa orientales, con los refugiados procedentes de Siria, y otros conflictos armados.

Mostró su trabajo en lugares de conflicto como Palestina, Bosnia o Ruanda, pero también en Cádiz, Marruecos, Ceuta o Fuerteventura, donde siempre utiliza la empatía como herramienta fundamental de trabajo. Su objetivo, que el lector de periódicos, quien observa sus fotografías, “sienta con ellas y se identifique con ellas”.

Fundador de periodimohumano.com, Bauluz se mostró crítico con los medios de comunicación que, a su juicio, fomentan el discurso del odio y la criminalización del inmigrante, y defendió el periodismo independiente y sin ánimo de lucro. “Yo hacía fotos desde el enfoque de derechos humanos, antes incluso de tener conciencia de qué era eso”, afirmó.

Terminó la sesión compartiendo las fotografías de su trabajo más reciente, Buscando refugio para mis hijos, recorriendo a pie con los refugiados la ruta desde Grecia hasta Alemania.

La Iglesia no tiene soluciones para los refugiados, solo puede despertar conciencias

El máximo representante del Vaticano en materia de migraciones y refugiados, el cardenal Antonio María Vegliò, presidente del Pontificio Consejo para la Pastoral de los Emigrantes e Itinerantes, visitó la Universidad Pontificia Comillas ICAI-ICADE para participar en las jornadas de la Facultad de Teología, dedicadas, este año, a los refugiados, y aprovechó su estancia para mantener un encuentro con investigadores del Instituto Universitario de Estudios sobre las Migraciones (IUEM) y de la Cátedra de Refugiados y Migrantes Forzosos.

VeglioComillas2

En la reunión, en la que también participaron el rector, Julio L. Martínez, SJ; el decano de Teología, Enrique Sanz Giménez-Rico; la directora del IUEM, Mercedes Fernández, y el director de la cátedra, Juan Iglesias, Vegliò compartió la visión de la Santa Sede sobre la situación de los cientos de miles de desplazados en las fronteras de Europa. “La Iglesia no tiene la solución, dice que hay que acogerlos, pero ella no puede acogerlos a todos”, afirmó. Lo que sí puede hacer es despertar conciencias, llamar la atención sobre su situación, poner la cuestión en la agenda. Seguir leyendo La Iglesia no tiene soluciones para los refugiados, solo puede despertar conciencias

El abandono de los refugiados afecta a la salud pública

El Director del Máster de Acceso a la Abogacía y profesor de la Facultad de Derecho, Federico de Montalvo, participó en el I Congreso de Bioética de Kuwait en representación del Comité Internacional de Bioética de la UNESCO. Allí se abordó la crisis de los refugiados y los dilemas que presenta para la salud. Su ponencia tuvo como propósito animar a las autoridades kuwaitíes acerca de las ventajas de contar con un Comité Nacional de Bioética para introducir un mecanismo de reflexión adecuado para abordar los conflictos que el avance de la medicina y de la biociencia suponen en todo el mundo.

El encuentro, auspiciado por el Gobierno de Kuwait y la UNESCO, y que contó con la presencia de altos cargos del gobierno kuwaití, sirvió para trabajar en un informe sobre refugiados y protección de la salud que se publicará en 2017. “La crisis de los refugiados plantea importantes problemas desde la perspectiva de la salud pública, porque encerrando o abandonando a los refugiados a su suerte se agravan los problemas para la salud de la población, siendo más probable que se propaguen enfermedades infecciosas”, según De Montalvo. “No se trata solo de un problema de falta de solidaridad, sino, incluso, de falta de sensatez, ya queprotegiendo la salud de los refugiados se protege la salud de Europa”, recalca De Montalvo.

La UNESCO tiene dentro de sus objetivos la promoción de la bioética en los diferentes Estados que forman parte de este organismo y el apoyo a la creación de Comités Nacionales de Bioética como fórmula para que dichos dilemas bioéticos puedan abordarse desde una perspectiva del diálogo y la prudencia.

Nace la Cátedra de Refugiados y Migrantes Forzosos, con el apoyo de INDITEX

Juan Iglesias será su Director y Cristina Gortázar, la investigadora principal

Firma 2w

La Universidad Pontificia Comillas ICAI-ICADE, con el apoyo y el respaldo de INDITEX, ha creado la Cátedra de Refugiados y Migrantes Forzosos, con la intención de responder al reto esencial de nuestro tiempo que plantean los migrantes forzosos, solicitantes de asilo y refugiados, desde la misión y las competencias de una universidad de la Compañía de Jesús.

El Rector de Comillas, Julio L. Martínez, SJ, y el Presidente de Inditex, Pablo Isla, han firmado hoy el convenio de colaboración por el que se constituye la nueva cátedra, que dirigirá el investigador Juan Iglesias Martínez, y que se integrará en el Instituto Universitario de Estudios sobre Migraciones (IUEM).

La cátedra es un proyecto con vocación nacional, europea y global que contará con recursos suficientes y que nace ligada a una agenda de investigación amplia y multidisciplinar que el IUEM lleva desarrollando más de 30 años. El objetivo es hacer investigación práctica-aplicada, interdisciplinar, con vocación de universalidad/profundidad y orientada a la trasformación social, siempre en defensa de la dignidad humana y de acuerdo con los criterios que marca la “opción preferencial por los pobres”.

Seguir leyendo Nace la Cátedra de Refugiados y Migrantes Forzosos, con el apoyo de INDITEX

Sin que a la bella, culta y civilizada Europa se le altere el gesto

El preacuerdo entre la Unión Europea y Turquía forma parte de una ristra de errores europeos sobre el derecho de asilo desde los años 90. El análisis de la profesora Cristina Gortázar en eldiario.es revela que este nuevo acuerdo vulnera los derechos humanos e incumple las normas europeas e internacionales destinadas a protegerlos.

Lee el texto completo.

Comillas se suma al rechazo al pacto entre Europa y Turquía

Las entidades de acción social de la Iglesia han firmado una declaración conjunta de rechazo

Refugiados

La Universidad Pontificia Comillas ICAI-ICADE se adhiere a las entidades de acción social de la Iglesia que trabajan con refugiados y migrantes —Cáritas, CONFER, el Sector Social de la Compañía de Jesús y Justicia y Paz—para expresar su consternación y su más absoluto rechazo ante el acuerdo alcanzado en Bruselas entre la Unión Europea y Turquía que permitirá devolver a territorio turco a todos los refugiados que en los últimos meses han llegado a Europa desde las costas del Egeo.

La universidad, junto al resto de entidades, quiere denunciar un acuerdo inédito, que supone un giro radical en la política migratoria y un serio retroceso en materia de derechos humanos. De hecho, la Unión Europea ha decidido comprar, con el desembolso de una partida extraordinaria de 3.000 millones de euros adicionales al Gobierno de Ankara y otras contrapartidas, la contención de los refugiados fuera de las fronteras comunitarias y permitir la devolución —incluso colectiva— a Turquía de todas las personas refugiadas que llegan a la Unión. Con ello, la imagen de una Europa de los mercaderes vuelve a emerger como escandaloso colofón a la larga serie de acciones caóticas, confusas y represivas que en los últimos meses vienen adoptándose contra los refugiados en la Frontera Este.

El acuerdo adoptado con Turquía viola los convenios internacionales y europeos ratificados por los Estados miembros que prohíben expresamente la devolución de personas que son objeto de persecución o víctimas de guerra. Es, por tanto, inaplicable. Además, supondrá un incremento mayor si cabe del inmenso saldo de sufrimiento, dolor y muerte por parte de quienes siguen arriesgando cada día sus vidas mientras buscan bienestar, seguridad y protección a las puertas de Europa.

Pedimos a los Estados miembros que defiendan la Convención de Ginebra y se atengan a los valores proclamados en sus constituciones. Instamos una vez más a la UE a que ofrezca canales legales y seguros para acceder a nuestro territorio, garantizando la protección de los derechos humanos y la dignidad de estas personas que huyen del terror y la desesperación. Invitamos a la comunidad cristiana y a toda la sociedad a expresar su rechazo inequívoco a este acuerdo, que condena a todos esos seres humanos —mujeres y niños en su mayoría— a ver cercenados sus anhelos de libertad.

Como el Papa Francisco señaló en su discurso ante el Parlamento Europeo, “Europa será capaz de hacer frente a las problemáticas asociadas a la inmigración (…) si es capaz de adoptar políticas correctas, valientes y concretas que ayuden a los países de origen en su desarrollo sociopolítico y a la superación de sus conflictos internos —causa principal de este fenómeno–, en lugar de políticas de interés, que aumentan y alimentan estos conflictos. Es necesario actuar sobre las causas y no solamente sobre los efectos”.

Convertirse a los pobres

Hoy queremos compartir las palabras valientes y contundentes de Santiago Agrelo, Arzobispo de Tánger, que nos llegan a través de Comillas Solidaria.

Convertirse a los pobres:

En los alrededores de Ceuta hay emigrantes. No sé cuántos son. Sé que son seres humanos. Sé que no tienen papeles, pero tienen hambre. Sé que no están autorizados a estar donde están, pero tienen derecho a buscarse un futuro para sí mismos y para sus familias. Sé que las autoridades de las naciones los consideran una amenaza, aunque la realidad es que las autoridades son una amenaza para ellos.

El lunes les llevamos alimentos. El martes nos llaman para informar que las fuerzas del orden (ellos dicen “la policía”) se los han quitado.

¿Qué dirían ustedes de una sociedad que persiguiese a hombres, mujeres y niños vulnerables e indefensos –a los que leyes inicuas han hecho ilegales, irregulares, clandestinos-, los acosase como si fuesen alimañas, los persiguiera como si fuesen criminales, los golpease como no se permitiría hacer con los animales, y los cercase para rendirlos por hambre? Se diría que esa sociedad se había deshumanizado, corrompido, embrutecido, envilecido, degenerado.

Pues lo que no hace la sociedad marroquí, acogedora y humana, se nos dice que lo hacen agentes uniformados, miembros de fuerzas del orden del Estado, que entran en el bosque de Beliones, no para apartar de la frontera –de una maldita frontera que Dios no hizo ni quiso ni quiere-, a unos emigrantes, sino para apropiarse de los pocos alimentos que los emigrantes han recibido para subsistir.

¿Qué nombre te das a ti mismo, tú, agente de la autoridad, si te has llevado a tu cuartel o a tu casa lo que un hermano tuyo necesita para vivir? ¿Te has divertido? ¿Te has escondido para que nadie te viese?  ¿Es lo que te han mandado hacer? ¿Lo has hecho por propia iniciativa? ¿Crees que no habrás de dar cuenta al único Dios?

Por si lo hubieses olvidado, te recuerdo lo que dice el Señor de todos, el Dios de Abrahán, de Isaac y de Jacob, el Dios de Jesús de Nazaret, el Dios de Mohamed: “He visto la opresión de mi pueblo, he oído sus quejas contra los opresores, me he fijado en sus sufrimientos. Voy a bajar a librarlos”. Te lo recuerdo por si quieres tener piedad de ti mismo, pues si comes el pan que has quitado a los pobres, estás comiendo tu propia condenación, estás comiendo el bocado que mete en tu cuerpo a Satanás.

Se lo recuerdo al soldado y al oficial que lo manda, al político que fija las normas y a los gobiernos que las ejecutan: Dios ve al opresor y al oprimido, y toma partido por el oprimido.

Tal vez pienses que puedes honrar a Dios y despreciar a los pobres. Un día comparecerás ante él y descubrirás aterrorizado que los pobres eran tan dignos de respeto como Dios.  Aquel día, el Rey, el único Rey, el hermano de los pequeños a quienes hoy robamos el pan, lo creáis o no, nos juzgará y nos condenará, y de nada servirá que le llamemos “Señor”, pues sólo se recordará el pan que le hemos dado o le hemos negado.

“Si no os convertís, todos pereceréis lo mismo”.  A nadie le pediré que se convierta a Dios. Podéis tranquilamente no creer en él. No se os pedirá cuenta de semejante ignorancia. Pero estamos perdidos si no nos convertimos a los pobres. Entonces nuestra suerte estará entre los malditos.

 

Niños robados e invisibles, también en España

ninaSOS

La revista Vida Nueva publica en su último número un reportaje de investigación del periodista Miguel Ángel Malavia sobre los 10.000 niños refugiados que, según denuncia Europol, han llegado a la Unión Europea, y ahora están desaparecidos. La revista Vida Nueva ha confirmado que nuestro país no es ajeno a la actuación de las mafias dedicadas a la explotación de menores. Solo con los informes que tiene en sus manos Cruz Roja Española, y a los que ha tenido acceso la revista, en 2015 contabilizaron hasta 113 menores migrantes en paradero y situación desconocida.

María José Castaño, investigadora del Instituto Universitario de Estudios sobre las Migraciones y coautora de un amplio informe sobre el fenómeno de la trata presentado recientemente, constata a Vida Nueva que estamos ante un “problema muy complejo”, debido a la invisibilidad: “En buena parte de los casos, estos niños, muy pequeños, llegan a la Península normalmente acompañados de sus madres (o no) y son trasladados a centros de acogida junto a ellas. Afortunadamente, durante los últimos años, ya no pueden suceder cosas como las que se detallan en la sentencia de Puente Genil porque ahora, según llegan, se les hace una prueba de ADN para constatar que son sus madres. Pero la situación de riesgo continúa para los pequeños. Sus madres biológicas presentan claros indicios de ser víctimas de la trata, aunque no se reconocen como tal”.

Lee el reportaje.