De prácticas en República Democrática del Congo

Continuamos con las experiencias de los estudiantes que se encuentran realizando las prácticas profesionales remuneradas lanzadas por la Cátedra de Refugiados y Migrantes Forzosos del Instituto Universitario de Estudios sobre Migraciones (IUEM) de la Universidad Comillas con el apoyo de INDITEX, dirigidas a alumnos del Máster Universitario en Cooperación Internacional al Desarrollo y del Master Universitario en Migraciones Internacionales del IUEM. En esta nueva entrada del blog puedes conocer en primera persona el trabajo que Jorge Maldonado Estada está realizando para Entreculturas y  el Servicio Jesuita a Refugiados (SJR) en la ciudad de Goma, en república Democrática del Congo: sin duda una experiencia que vale la pena descubrir.

¡Hola a tod@s!!

Soy Jorge, y supongo que algunos de los que lean esto ya lo sabrán, pero gracias a la Cátedra de Refugiados de Comillas, ahora mismo me encuentro desempeñando unas prácticas para JRS en Goma; esta ciudad se encuentra en la Republica Democrática del Congo, concretamente en la frontera con Ruanda, y a pocos kilómetros del increíble volcán Nyiragongo y el parque natural de Virunga (si, el de los gorilas de montaña). Es la capital de la provincia de Kivu Norte, situada en el extremo más oriental de este gigantesco país (a más de 1500km de la capital, Kinshasa).

Quizás el nombre de esta región no os suene a muchos, pero seguro que todos lleváis en vuestros bolsillos un pedacito de este lugar (creo que de este tema os hablare con más calma en mi próxima entrada del blog).

El puesto que desempeño actualmente es el de Programs Officer Assistant de la Región de Grandes Lagos; es decir, cumplo funciones de apoyo en todo tipo de tareas relacionadas con el trabajo del coordinador de Programas Regional de Grandes Lagos. Que ¿cuáles son mis funciones reales ? Pues en realidad hago un poco de todo, cuando estas por aquí te das cuenta de la cantidad de cosas diferentes para las que tienes que estar preparado, y si no lo estas, las aprendes a la velocidad del rayo (desde preparar herramientas de verificación, pasando por la revisión de marcos lógicos, hasta la organización de grupos focales en los campos de refugiados) se trata de un trabajo que exige ser una persona adaptable y flexible, dados no solo la variedad de tareas que este trabajo demanda, si no también la volatilidad del contexto en el que trabajamos.

Las expectativas que tenía antes de venir aquí eran algo diferentes a la realidad con la que me he encontrado. Me fui de Madrid porque tenía muy claro que lo que no quería era un trabajo de oficina, tan alejado de la realidad del contexto que, desde mi punto de vista, creo que acabaría perdiendo la perspectiva.

Una vez llegué aquí, vi que aquí una gran parte del trabajo también es en la oficina: al final el trabajo de planificación y gestión son dos de los principales pilares de nuestro trabajo. Pero lo bueno de estar aquí es que, a pesar de pasar una buena parte del tiempo en la oficina, el estar tan cerca de la realidad, el poder trabajar con el personal local, te hace mantener los pies en la tierra, y no olvidar nunca para quien trabajas, que no son ni más ni menos que los beneficiarios de nuestros proyectos.

Related posts:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *