La autonomía personal como inversión

Agradecer a  nuestro colaborador Iago Pérez su artículo titulado: “La autonomía personal como inversión”

camino de huellas metafora de autonomía personal“Desde su aparición en diciembre del 2006, los medios de comunicación bautizaron a la ley de promoción de autonomía personal como la ley de dependencia. Esto supone cambiarla totalmente de paradigma y resituarla en un plano proteccionista en el que se prima la institucionalización de la diversidad funcional frente a la promoción de una vida independiente con apoyo.

Este paradigma proteccionista ha facilitado que todo este tiempo se planteara la ayuda a la autonomía personal como un gasto que había que asumir por una cuestión moral. Algunos economistas, como el profesor Gay de Liébana, han defendido que la autonomía personal puede convertirse en un sector económico y en un nicho de empleo que sería una forma de desarrollo personal y socio-laboral para una parte de la población.

Yendo más allá, el sector de la autonomía personal puede facilitar la incorporación al mercado laboral de las personas con diversidad funcional, con lo que se convertirían en contribuyentes del estado de bienestar. No es cierto que los receptores de ayuda social nunca contribuyen sino que, analizando determinadas situaciones, vemos que a muchas personas no se les ha dado la oportunidad de contribuir.

El desarrollo de la citada ley es una oportunidad para incorporar al mercado laboral múltiples diversidades, tengan una vertiente física, sensorial o intelectual ya que nos pone ante un camino sinérgico en el que el bienestar traza un equilibrio para construir paralelamente distintos proyectos vitales.

 

Esta inversión generadora de empleo y bienestar social nos lleva, a su vez, a hacer una inversión de carácter ético en la que nos convertimos en una sociedad solidaria facilitadora de calidad de vida. Si nos fijamos, la calidad de vida no tiene coste si no que nos aporta el beneficio de la prevención. Invertir en prevención es asegurar el bienestar ahorrando en la paliación de situaciones límites. Esto quiere decir que la prevención nos está ayudando a promover las autorrealizaciones personales reduciendo la vulnerabilidad.

 

La autonomía personal es un pilar básico de la inclusión social en dos sentidos: genera empleo y facilita el acceso al empleo de modo que convierte en contribuyente al receptor de la ayuda cerrando un círculo que encierra en sí la oportunidad de desarrollar una vida digna contribuyendo al desarrollo de la sociedad que nos es propia.

Una última pregunta para la reflexión: ¿Por qué consideramos inversión el desarrollo y mantenimiento de nuestras redes viarias y un gasto la inversión en el bienestar de nuestros conciudadanos?”

Deja un comentario