LA INVERSIÓN DE LAS MULTILATINAS EN ESPAÑA, por Pablo Biderbost

Las multilatinas son las empresas de origen latinoamericano que se encuentran internacionalizadas. Si bien las multinacionales nacidas en esta región no son un fenómeno reciente, su crecimiento se ha multiplicado exponencialmente en los últimos años. Entre los factores que han impulsado su desarrollo, deben destacarse la competitividad adquirida durante las reformas estructurales, la expansión a “tasas chinas” de las economías de estos países, la apreciación relativa de las monedas de estas naciones que les permite “adquirir” empresas de otras regiones con mayor facilidad y el apoyo a la internacionalización promovido por los bancos públicos y privados latinoamericanos. La diversificación de inversiones de estas compañías también se debe a su intento de estar menos expuestas a riesgos relacionados a eventuales ciclos económicos recesivos en América Latina. 


Abundan los ejemplos de multilatinas que se han convertido en líderes en sus sectores. Arcor es una empresa alimenticia de origen argentino que, según recuerda una reciente publicación del sello editorial McGraw-Hill, factura cerca de 3700 millones de dólares al año y se ha convertido en la primera productora de caramelos del mundo. Vale es una compañía brasilera con inversiones en sectores como la minería, el petróleo, la industria siderúrgica o la producción de energía eléctrica. Es la primera productora mundial de hierro. Según se informa en su web site institucional, su ganancia neta en el primer cuatrimestre de 2014 ha sido de 2500 millones de dólares. LAN-TAM es un consorcio aerocomercial con sede social en Chile que, en base a estimaciones de la prestigiosa revista brasilera “Economia e Negócios”, transportaba 46 millones de pasajeros al año a comienzos de esta década. 
Sin embargo, no todas las multilatinas tienen la envergadura de las mencionadas. Otras, de dimensiones más modestas pero también poseedoras de ingentes cantidades de dinero, están invirtiendo en la economía española. Recientemente, el Grupo Avanza fue adquirido por la mexicana ADO. Esta empresa tiene una plantilla superior a los 5 mil empleados en España. La recuperación de NovaGalicia ha venido de la mano de su compra por parte del banco venezolano Banesco. La entidad caribeña ha comprometido destinar 683 millones de euros de crédito en los próximos meses. Otro interesante caso es el de Alpargatas. Ésta es una empresa brasileña que decidió establecer en Madrid sus cuarteles centrales para sus operaciones europeas. Desde su sede hispana, se gestionan hasta 20 mil transacciones diarias. 
La inversión de estas empresas en España se explica por diferentes motivos. Uno de ellos es que, así como sucedió cuando las empresas hispanas se dirigieron en primer lugar a América Latina para internacionalizarse, las compañías latinoamericanas ven facilitado su ingreso al mercado europeo a través de la península ibérica. Los parámetros culturales compartidos son fundamentales a tales efectos. Al mismo tiempo, aunque el mercado interno español se encuentre muy debilitado, las utilidades enviadas por las filiales locales a sus casas matrices son obtenidas en una moneda fuerte como es el caso del euro. Estas inversiones responden, a su vez, a la invitación realizada desde el actual gobierno (y materializada en los discursos pronunciados por la delegación española en las últimas Cumbres Iberoamericanas) a estos inversores para la consideración de la economía hispana como destino privilegiado de sus fondos. 
Existen dos cuestiones, vinculadas a este boom inversor de las multilatinas en España, que merecen atento seguimiento. La primera de ellas es la observación de la continuidad en el tiempo de estos flujos inversores procedentes desde América Latina y cómo, desde sus oficinas hispanas, se direccionan hacia otros destinos europeos. La segunda de ellas es la visualización de la reacción de las autoridades políticas frente a estos procesos. Los mismos representan una oportunidad que, adecuadamente gestionada mediante medidas económicas y administrativas, puede potenciar variables muy golpeadas internamente como el empleo o la recaudación tributaria.

Deja un comentario