HALFORD MACKINDER Y LA TEORIA DE LA ISLA MUNDIAL, por Heike Pintor Pirzkall

El objetivo principal del ilustre geógrafo y director del prestigioso London School of Economics, Halford Mackinder, fue poder conseguir que los estudios geográficos fuesen reconocidos como una disciplina independiente. En una de sus primeras publicaciones, On the Scope and Methods of Geography en 1887, argumenta que la Geopolítica está condicionada por las realidades físicas de los países y que lo político depende de la interacción del hombre con su entorno. Los recursos naturales o la ausencia de ellos, el territorio, el clima, la población tendrían una fuerte incidencia en la política. Hoy sabemos claramente que es así.


Aunque tuvo grandes predecesores, como Karl Ritter, Rudolf Kjellen, Alfred Mahan, Friedrich Ratzel entre otros, Mackinder fue el primero con pensamiento global al ofrecer una visión geopolítica universal e integrada. Sus aportaciones al lenguaje geopolítico son muchas, gracias sus innovadores conceptos introducidos en su Teoría del Heartland que en español se ha traducido de muchas formas diferentes, Teoría de la Región Cardial, Área Pivote, Núcleo Vital o Isla Mundial, publicada en su ensayo The Geografical Pivot of History en 1904, y presentada ante la Royal Geographic Society de Londres. El área pivote o región cardial corresponderían a Asia Central y Europa Oriental, y estaría rodeada de una franja intermedia donde se encuentran los ámbitos terrestre y marítimo. 

La teoría establece que en esa región, el poder terrestre tendría una mayor ventaja frente al dominio marítimo por su inaccesibilidad por mar, el aprovechamiento de los rápidos medios de comunicación terrestres, especialmente los ferrocarriles y por la explotación de los recursos de la zona. Mackinder afirma que la nación que dominase esa región se convertiría en una potencia mundial. En este mapa la potencia mundial se escenifica con la superposición del los territorios que conformaban el Imperio Mongol en 1220. Su mundo estaría dividido por un lado por la Isla Mundial, que comprende los continentes de Europa, Asia, y África, siendo el más grande, más poblado, y más rico de la tierra, de todas las combinaciones posibles. Seguido de la zona creciente interior o marginal, en el que se incluyen las Islas Británicas y las islas de Japón y tierras del creciente exterior o insular, donde forman parte los continentes de América del Norte, América del Sur, y Australia. 
Según Mackinder, cualquier nación que controlase la Isla Mundial controlaría más del 50% de los recursos del mundo y por tanto una posición central. En el año 1919 Mackinder resumió esta teoría con esta frase lapidaria: “Quien gobierne en Europa del Este dominará el Heartland; quien gobierne el Heartland dominará la Isla Mundial; quien gobierne la Isla Mundial controlará el mundo.” Esta teoría sirvió de base para justificar la política exterior de Gran Bretaña durante todo el siglo XX, y su permanente veto y bloqueo a cualquier alianza entre Alemania y Rusia y posterior Unión Soviética. 
Muchos años más tarde, el colapso y la desintegración de la URSS, transformó esa enorme región de Asia Central, el ‘Heartland’ de Mackinder. ¿Quién y cómo dominarán estas extensas estepas con enormes riquezas naturales pero también potenciales conflictos? Pero la potencia que domine estos territorios seguro que dominará la isla mundial: Europa, Asia y África. ¿Será Rusia? ¿O quizás China? 
Aunque un siglo después, las predicciones de Mackinder parecen cumplirse…
En el siguiente post, Spykman, la Doctrina Monroe y América Latina….

Deja un comentario