La UE necesita seguir dedicando esfuerzos para regular la inmigración

Más de 710.000 personas han entrado en Europa en los primeros nueve meses de 2015 a consecuencia de la descomposición de Siria y de la falta de perspectiva de los refugiados en los países vecinos. Es una situación que Europa está intentando manejar, pero no cuenta con un mecanismo adecuado capaz de hacerlo, según expuso Cristina Gortázar, profesora de Comillas ICADE y Directora de la Cátedra Jean Monnet de Derecho de Inmigración y Asilo, durante la Tribuna-Debate “La crisis de los refugiados: diálogo Francia-España”, organizada por la Fundación Diálogo. “La UE ha aprendido algunas cosas sobre protección internacional de refugiados, pero aún le quedan muchas otras por aprender”, dijo Gortázar.

La profesora aseguró que la Unión tiene herramientas de gran utilidad para situaciones ordinarias de protección internacional, como el Sistema Europeo Común de Asilo (SECA). Pero “a raíz de la Primavera Árabe, empezaron a recibirse solicitudes en grupo y quedó patente que el SECA no tiene una disposición claramente vinculante específica para casos de flujos masivos que exija establecer cuotas de asunción de responsabilidades obligatorias por parte de los Estados”, aseguró Gortázar, quien resaltó “una aparente falta de reflejos por parte de Europa”.

Cristina Gortázar
Cristina Gortázar

 

Gortázar estuvo acompañada por Dimitri Barua, portavoz de la Comisión Europea en España, y Gérard-François Dumont, profesor en la Universidad Sorbonne de París. Dumont aseguró que la diferencia entre estos éxodos de países como Siria y Libia radica en que “tanto Estados Unidos como algunos países europeos son responsables de la inestabilidad de Oriente Medio”. Barua, por su parte, reconoció que el problema de la inmigración y los refugiados no estaba en el ADN de la política europea, pero en los últimos cinco años ha habido más de una propuesta de la Comisión Europea sobre inmigración. También destacó la necesidad de reforzar y aplicar correctamente la política de asilo, así como de tener una política de fronteras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *