La historia de Aisha

“Decía hace unos meses el Papa Francisco en un discurso a la FAO que “el hambriento no pide limosna, sino respeto a su dignidad”. En aceptar o no esta afirmación está el cómo uno se sitúa ante los pobres de la tierra. La lucha contra pobreza que daña a las personas afecta a lo esencial de los derechos humanos y, por tanto, en ella nos jugamos el respeto…”

Lee al Rector, Julio L. Martínez, SJ, en la Tercera de ABC.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *