NutriciónSALUD Y BIENESTAR

¿Y tú, compras a granel?

Cuando volver a lo de antes es ir hacia el futuro

“Los núcleos urbanos generan en el mundo más de 2.000 millones de toneladas anuales de desechos sólidos, una cifra que podría crecer un 70% hasta 2050, según un informe del Banco Mundial publicado en 2018”

La necesidad de revertir esta situación ha originado el nacimiento de diversos movimientos, como Food in the nude (“Alimentos desnudos”) una campaña nacida en Nueva Zelanda, en la que los productores alimenticios se comprometen a conseguir que todos los envases y etiquetas sean 100% reutilizables, reciclables o compostables en 2025. Otro movimiento, de gran impacto internacional, es Zero Waste (Residuo Cero) que apuesta por el consumo responsable y la utilización de productos reutilizables de calidad y respetuosos con el medio ambiente para reducir al máximo los residuos domésticos.

Si algo tienen en común todos estos movimientos, además de la guerra declarada al plástico, es la apuesta por la compra a granel que permite adquirir productos al peso, utilizando nuestros propios envases reutilizables como botes de vidrio y bolsas de tela o malla para transportar y almacenar los alimentos. En estos últimos años, la compra a granel se ha convertido en una alternativa para preservar el planeta y aunque podría parecer muy moderna, incluso “hípster”, no es así, “es más viejo que el tebeo”, nuestras abuelas y madres ya lo hacían, y evidencia que a veces volver a lo de antes es ir hacia el futuro.

Seis Beneficios de comprar a granel

    1. Fomenta el consumo responsable, comprando únicamente lo que necesitamos.
    2. Reduce la cantidad de envases, que en la actualidad es una necesidad urgente, no hay nada más que ver como el poliestireno, las botellas de PET, los tetrabriks o los envases de plástico inundan nuestros océanos.
    3. Nos permite ver y elegir el producto que vamos a adquirir, en la mayoría de las veces eso no es posible debido al embalaje.
    4. Seleccionamos productos de mejor calidad, las bandejas de frutas o verduras, en ocasiones, contiene unidades en peor estado que al llegar a casa tenemos que desechar.
    5. Ayuda a mantener la economía local, fomentando el desarrollo de pequeños negocios rurales o en la ciudad.
    6. Tienen mejor precio porque no tienen los costes adicionales de traslados y aranceles. Los productos locales recorren distancias más cortas y no pasan fronteras.

¿Qué garantías ofrece la compra a granel?

    • En general es una práctica segura y regulada, está obligada a cumplir con la reglamentación técnico-sanitaria del comercio minorista de alimentación y  la normativa específica de la venta a granel.
    • Los productos deben estar en estanterías o vitrinas lejos del suelo.
    • Los productos que se venden en sacos tienen normas extras, se deben conservar todos los sacos, hasta el final de la venta, de todos y cada uno de los alimentos, debe figurar el número de lote y el año de partida del envasado.
    • Los productos no pueden ser manipulados por el consumidor, sino por el responsable de la tienda.
    • Cada producto debe disponer de un utensilio específico, para evitar la contaminación cruzada.
    • El vendedor debe disponer de la ficha técnica del producto, con su denominación, lista de ingredientes si los hubiera, la identificación de alérgenos y el lote, entre otras cosas.
    • Las personas con algún tipo de alergia o intolerancia deben ser prudentes e informarse sobre las posibilidades de contaminación cruzada tanto directa como indirecta, solicitando la ficha técnica del producto al vendedor y comprobando que la tienda cumple las garantías mencionadas en este apartado. Si la tienda no puede garantizar que el producto está libre de alérgenos es mejor no arriesgar.

Consejos para iniciarse en la compra a granel

    • Anota las cantidades que sueles gastar antes de la fecha de caducidad, esto ayudará a ajustar más la cantidad que necesitas comprar.
    • Utiliza botes de vidrio, para que el vendedor pueda identificar los productos que contienen a la hora de pesar y cobrar.
    • Al pesar el alimento la báscula tiene que estar a cero, asegúrate que el vendedor pesa el envase previamente.
    • Lleva bolsas reutilizables, de tela o malla en función de lo que vayas a comprar para evitar pedir una de plástico.
    • Al llegar a casa, deposita los alimentos en tarros de vidrio y etiquétalos (anota el nombre, fecha de compra y la fecha de consumo preferente)
    • Solicita al vendedor el número de lote, de esta manera, si existe alerta alimentaria podrás saber si tienes ese producto y debes retirarlo.

Vivir sin plásticos en la actualidad parece un reto difícil pero no imposible. Aberporth, una pequeña población costera de Gales, ya lo han conseguido y es la primera localidad del mundo libre de plásticos.

¿Y tú, compras a granel?

Botón volver arriba
Cerrar

Compartir es Vivir

Ayuda a difundir la palabra. ¡Eres magnífico por hacerlo!