La vida tras un asesinato machista: “Lo peor fue decirle a mi hermano que su padre había matado a nuestra madre”

“Los asesinatos de mujeres dejan otras víctimas casi olvidadas: hijos y familias que se enfrentan a un laberinto de trámites sin ayuda ni información, con miedo y en mitad del derrumbe emocional.

Las estadísticas de la violencia machista solo muestran la punta de un iceberg inmenso. Desde que en 2003 se comenzaron a contabilizar los casos en una estadística oficial, han sido asesinadas 1.106 mujeres por sus parejas o exparejas, 28 de ellas en lo que va de año. Y a esta cifra vergonzante se ha sumado la muerte de 40 hijos asesinados a manos de sus padres (no está contabilizada Anna, desaparecida en Tenerife junto a su hermana Olivia y cuyo cuerpo aún no se ha encontrado) y 310 menores huérfanos desde 2013 (según datos de finales de mayo de la Delegación de Gobierno). Alrededor de todos ellos existen otras víctimas que tienen que vivir con la pérdida de su hermana, su hija, su tía, su cuñada o su nuera, y todas ellas saben lo que es el dolor, el miedo y el rechazo.”

Leer más

  Fuente: El País

Deja un comentario