Las secuelas de la segunda ola todavía golpean la India

“En 2020, Manos Unidas se volcó en paliar los efectos del coronavirus con 136 proyectos en países como la India. Allí, la Iglesia sigue trabajando para paliar el daño sufrido por miles de familias.

Después de registrar en un solo día, el 6 de mayo, 414.000 casos nuevos de COVID-19, los 60.000 del pasado lunes en la India casi parecen una buena noticia para un país que, según los datos oficiales, ya ha tenido 29,6 millones de contagios y 377.000 muertes. Pero «es prematuro decir que tenemos la situación bajo control», subraya a Alfa y Omega el sacerdote Franklin Menezes. «En cuanto las restricciones se levanten», la situación puede volver a empeorar porque la gente volverá a actuar «bajo la falsa asunción de que el coronavirus ya no es peligroso y no les afecta».”

Leer más

  Fuente: Alfa & Omega

Deja un comentario