El aborto vuelve a estar sobre la mesa

“Nuevas leyes pretenden castigar la labor provida cerca de centros de aborto y llevarlo a los hospitales públicos. Según los defensores de la objeción de conciencia, esta es ahora «el enemigo que abatir».

«Hola. ¿Vas a la clínica?». Mariana dijo que sí. «¿Estás segura de que quieres hacerlo?». La joven confesó que le gustaría tener ese niño. Iba a abortar «porque no tenía recursos y por la presión de mi expareja». Los voluntarios de la Escuela de Rescatadores Juan Pablo II le ofrecieron ayuda económica, pañales, ropa y comida. Les dijo que se lo pensaría, y se intercambiaron los teléfonos.”

Leer más

  Fuente: Alfa & Omega

Deja un comentario