‘Kristeller’: la maniobra innecesaria que se sigue practicando en los partos

Cuando una mujer se queda embarazada, sabe que las semanas que se van añadiendo a ese fardo de tiempo que es el embarazo son también la cuenta atrás de esa separación ineludible que es el parto. Una cuenta atrás que se vive con gran incertidumbre, no solo por cómo se desenvolverá el proceso en cuestión sino también por cómo será el acompañamiento y la atención del mismo, de ahí que la elección del lugar en el que parir sea tan importante. Gema García lo eligió por la unidad de neonatos. “Aunque sabía que tener un parto respetado dependía del personal que te atendiera, lo elegí por ser el único hospital público de Cantabria con unidad de neonatos”, cuenta.
Leer más
  Fuente: El País

Deja un comentario