La mayoría de campamentos no sabría responder ante una reacción alérgica

Lo que podría ser una agradable estancia en un campamento de verano puede terminar en tragedia en cuestión de minutos, debido a las alergias alimentarias y el riesgo de shock anafiláctico. En 2014, un niño de seis años -alérgico a la proteína de la leche- falleció a causa de un yogur en una granja escuela de Villanueva de Perales (Madrid). Los monitores llamaron a los padres para advertirles de lo que pasaba cuando el niño dejó de respirar y recibieron por teléfono las indicaciones para administrarle la medicación que necesitaba. ¿Qué salió mal para que el menor no sobreviviera?

Leer más

  Fuente: El País
  Autor de la imagen: Daiga Ellaby | Unsplash

Related posts:

Leave a Comment