Consenso para una ley que erradique la violencia contra la infancia, una “realidad oculta en España”

Durante 12 horas, Naiara, de ocho años, fue torturada por su tío, Iván Pardo Pena, en una casa de Sabiñánigo. La pequeña murió en el hospital Miguel Servet de Zaragoza debido a las lesiones que sufrió por las muchas y variadas palizas recibidas. Presentaba contusiones en todo el cuerpo, golpes en la cabeza, rotura de bazo e indicios de haber estado maniatada y de haber sido obligada a estar de rodillas sobre piedras. Cuando su agresor, que ha confesado los hechos, pidió ayuda, era demasiado tarde.

Leer más

  Fuente: El Mundo

Related posts:

Leave a Comment