Collejas sí, collejas no

Sé que no me amparan ni el Código Civil ni los padres buenrollistas, o sea, la tropa militante del respeto y aledaños. Me queda, eso sí, Emilio Calatayud, ese juez manchego que practica pedagogías de posguerra con cuarto y mitad de fregonas y sopapos. Aunque ya sé que no es consuelo, también me queda Rajoy, nuestro ‘presi’ más chispeante. Cierto día, en una tertulia radiofónica, sacó la mano a paseo y despeinó levemente a su vástago con una colleja más mediática que correctora. Tremendo quilombo se formó.

Leer más

  Fuente: El Mundo

Related posts:

Leave a Comment