«La historia secreta de mi familia alivia a muchas personas en su enfermedad»

De pequeña, Judith Sáenz de Tejada tuvo que acostumbrarse a ver a su padre postrado en una cama, presa de una enfermedad rara. «Su habitación se convirtió en el punto de reunión de tertulias y confesiones. Allí pasábamos horas. Recuerdo que tenía muebles muy antiguos de nuestros antepasados y me llamaba la atención que sobre algunos había “una pandilla” de muñecos. Unos eran de cuerda, otros de trapo rellenos con semillas… Eran sencillos, pero estaban llenos de personalidad».

Leer más

  Fuente: ABC

Deja un comentario