El síndrome del abuelo esclavo: “Es agotador, pero no puedo decir que no”

Mis padres se volcaron con mi hijo, era el primer nieto, estaban muy contentos”, relata esta mujer por teléfono. “Pero cuando tuve el segundo”, prosigue, “me di cuenta de que estaban agotados”.

El País

Deja un comentario