Doña Judith y sus veinte años de hijos muertos

“Comencé a perder a mis hijos a los 37 años”. Judith lo dice muy bajito, con un hilo de voz y los ojos al borde de las lágrimas, como si el llanto fuera una forma de estar en el mundo. De los cuatro que murieron, sólo pudo enterrar a uno. Del paradero de los otros sólo sabe que están en fosas comunes (…)

Leer más

  Fuente: El Mundo

Leave a Comment