PROMOVER LA DIVERSIDAD

Un mes más agradecemos a Iago Pérez Santalla su publicación mensual en el Foro de Educación Inclusiva, esta vez con el título “Promover la diversidad”.

Debemos ser muy conscientes de que la exclusión existe y tiene sus propios argumentos que hacen de ella una línea política justificada, defendible y defendida.  La mítica de la exclusión se dibuja en realidades que, basándose en el miedo, intentan protegerse de un cambio inexorable. Ese miedo también tiene argumentos e historias satélites que le dan razón de ser y el alimento preciso para su crecimiento. La exclusión tiene su propio manual, traducible en medidas muy concretas que contribuyen a generar guetos aislando a determinados colectivos.

Sabemos a ciencia cierta que la mítica funciona y, además, sabemos cómo: es una retroalimentación constante de historias aisladas que, supuestamente, son la prueba fehaciente del mito. Sabemos, también, cómo se rompe el mito: una vez que nos acercamos a la persona y valoramos su actitud y su situación personal  se derrumban todas las historias satélites y cobra fuerza el comportamiento individual.

Con estos mimbres podemos dilucidar que necesitamos una mítica de la diversidad pero esta vez la vamos a basar en realidades que se viven día a día. La necesidad de inmigración nos lleva al acercamiento forzoso a la diferencia. Resulta que en el contacto directo se diluye el prejuicio valorando a cada persona por lo que es y excluyéndola de la mítica generalizadora en la que seguimos creyendo.

Esto nos lleva al absurdo de intentar excluir a la persona del propio colectivo al que pertenece. “Los …son todos unos…pero esta persona es distinta porque …”. Pretendemos dar con la excepción que confirma la regla para seguir creyendo en un mito que se desmorona ante nuestros ojos.

Promover la diversidad supone elevar la excepción a regla y construir una nueva historia común que, sin duda, puede generar una nueva mítica pero, si ésta es inclusiva tenderá a generar bienestar e igualdad de oportunidades. Si la realidad se compone de mitología, no podemos prescindir de ella ni ignorarla pero sí podemos transformarla ridiculizando la exclusiva y promoviendo una nueva mitología en cuyo seno quepan todas las ideas, todos los sueños y todas las formas de ser.

Una mitología inclusiva puede ser un gran cimiento para una sociedad de bienestar acogedora, solidaria y libre.

Para leer más artículos de Iago pincha aquí

No votes yet.
Please wait...

Deja un comentario