¿QUIÉN ES GUILLERMO SOLÍS?, Por Heike Pintor-Pirzkall

Es politólogo, historiador y académico con una larga trayectoria política en Costa Rica. Profesor de Historia y Ciencias Políticas y Catedrático de la Universidad de Costa Rica y de la Universidad de Michigan. Fue investigador asociado del Centro de Estudios Latinoamericanos y del Caribe de la Universidad Internacional de Florida (FIU) en Miami. Trabajó para el Proyecto de Cooperación Transfronteriza en Centroamérica, como Coordinador de Investigación y Gerente de Proyectos del Centro para la Administración de Justicia y fue Consultor del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Fue Jefe de Gabinete del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de Costa Rica en el período 19861990 y posteriormente Embajador para Asuntos Centroamericanos y Director General de Política Exterior, de 1994 a 1998. En mayo de 2002 asumió el cargo de Secretario General del Partido Liberación Nacional, del cual renunció al cabo de un año, después de que las reformas que quería implementar fuesen boicoteadas. En el 2008 se unió al PAC, Partido de Acción Ciudadana, formación reciente con tienes progresistas.
Hasta aquí, la carrera política de Luís Guillermo Solís (LGS) no parece tener nada de inusual, pero su meteórica trayectoria, después de ser propuesto como precandidato en las elecciones primarias por el PAC, demostró que en política puede pasar cualquier cosa. Contra todo pronóstico en julio del 2013, LGS ganó las primarias de su partido por sólo 113 votos más que su oponente, Juan Calos Mendoza. En total, sólo unos 8000 afiliados del PAC le votaron. ¿Cómo puede entonces un candidato casi desconocido convertirse en menos de un año en el presidente más votado de la historia del país? Con su cercanía, don de gentes y facilidad de palabra, LGS recorrió literalmente el país entero con una original y sencilla campaña que fue un éxito total. Su lema “empecemos a conocernos” caló en miles de hogares costarricenses y las encuestas tan poco favorables al principio se tornaron cada vez más positivas según avanzaban los meses. Su posición de centro–izquierda fuera del espectro más polarizado hacia la izquierda y a la derecha de los otros candidatos también le favoreció. Además, se atrevió a tocar temas “tabú” como el aborto y presentar propuestas innovadoras como la iniciativa de sociedades de convivencia para legalizar las uniones civiles de parejas del mismo sexo, los derechos de los animales, la regulación energética o la creación de un banco de desarrollo entre otras muchas. El dos de febrero de este año, LGS gana inesperadamente las elecciones presidenciales con el 30% de los votos sólo 1% más que su rival Johnny Araya. Al no alcanzar el 40% necesario para ser presidente y que obliga la Constitución, una segunda vuelta sería necesaria. Lo qué pasó en la segunda vuelta fue insólito. Araya poco tiempo después anuncia su retirada y Solís a pesar de la situación poco usual decide seguir adelante con una intensa campaña que le dio aún más frutos. Ha sido la primera vez que un partido no tradicional gana unas elecciones presidenciales, y la primera vez que el país tendrá a un profesor presidente. Nunca antes en la historia de Costa Rica, un candidato presidencial había conseguido superar el millón de votos, LGS consiguió más de 1.3 millones. Este pequeño país centroamericano, que sabiamente abolió el ejército en 1948 tiene una larga trayectoria democrática. En estas últimas elecciones presidenciales los costarricenses ha votado por el cambio y esto es un claro ejemplo de responsabilidad política y madurez democrática. Los primeros meses no han sido fáciles para el presidente Solís pero el sabe que cuenta con el apoyo incondicional de su pueblo. Enhorabuena Luis Guillermo.

Deja un comentario