NUEVOS DONANTES Y NUEVAS FORMAS DE COOPERACIÓN: LA COOPERACIÓN ALEMANA EN AMÉRICA LATINA, por Heike Pintor Pirzkall

Si echamos la vista atrás y hacemos una retrospectiva de la cooperación alemana en América Latina podemos afirmar que el continente latinoamericano nunca fue una prioridad para Alemania. En los años 50 y 60 Alemania estuvo más centrada en sí misma, en su recuperación post Segunda Guerra Mundial tanto a nivel político, social como económico. Uno de sus primeros objetivos en política exterior fue Europa, formar parte del proceso de integración europea como un paso hacia la aceptación y el perdón de sus vecinos.

Los primeros contactos con América Latina son estrictamente comerciales y de ayuda humanitaria en caso de catástrofes. La iglesia jugará un papel importante, ya que en los años 60 crearán con apoyo del gobierno de Walter Scheel, “Zentralstellen” para coordinar la ayuda humanitaria de forma autónoma. Buena parte de esta ayuda fue dedicada a América Latina y África.

Habrá que esperar a los años 70 y 80 para ver un mayor impulso en la cooperación entre ambas regiones condicionada fuertemente por los intereses económicos de Alemania, la explotación de recursos naturales y colaboración energética (energía nuclear). La cooperación también se limitaba sólo a ciertos países con los que Alemania tenía un vínculo especial como es el caso de Brasil. En los años noventa Alemania apoyó los procesos democratizadores y por el respeto de los Derechos Humanos, especialmente en Centroamérica, istmo gravemente afectado por las guerras civiles.

En la actualidad el interés renovado por América Latina se debe a varios factores. Primero,

la transformación que ha sufrido Alemania después de más de 20 años de reunificación tanto a nivel económico como social. Segundo, los cambios que ha vivido América Latina en la última década, y tercero, la transformación y traspaso de poderes de unas potencias mundiales a otras han cambiado el panorama internacional y han potenciado nuevas redes de cooperación y relaciones más integradoras.


Después de décadas en las que Alemania dejó de mirar más allá del Atlántico y decidió centrar su política exterior y la política de cooperación hacia el este y hacia oriente, hoy vuelve con un interés renovado por el continente latinoamericano.

¿Á que se debe este nuevo giro?

La respuesta la tendréis en el siguiente post.

Deja un comentario