La crianza en casa gana adeptos frente a la escuela infantil

“Está mejor conmigo y yo, mejor con él. Quería disfrutar estos primeros años acompañándolo en el crecimiento y en la educación”. Habla Carlos, un informático que decidió quedarse en casa a cuidar de su pequeño, Lucas, mientras su pareja, Beatriz, se reincorporaba a la jornada laboral matinal tras un año de excedencia. La crianza en casa gana adeptos y en algún caso hasta se invierten los papeles tradicionales. “Eres el tío más feminista que conozco, un ejemplo de igualdad”, cuenta Carlos que le piropeó una amiga.

Leer más

  Fuente: El Periódico
  Autor de la imagen: Jessie Pearl

Related posts:

Leave a Comment