Archivo de la etiqueta: ICAIS por el mundo

ICAIS POR EL MUNDO: DAYTONA BEACH

Leticia Vila-Coro, alumna y compañera de ICAI, ha decidido participar en este blog sin ninguna duda, para contar su inolvidable experiencia como primera alumna de intercambio en la Universidad Embry-Riddle Aeronautical University.

A continuación, un breve relato de lo que puede ser un magnífico año en una prestigiosa Universidad estadounidense. ¿Te animas?

La vida del estudiante de intercambio no se puede imaginar antes de llegar a donde vas a estar durante los próximos seis a ocho meses. Yo elegí ir a Embry-Riddle Aeronautical University, en Daytona Beach, Florida, Estados Unidos. A mí siempre me han encantado los aviones, y pasar dos semestres en una universidad dedicada a ellos me pareció una buena idea. También ayudó el hecho de que está al lado de la playa y el invierno dura dos semanas, siendo el resto del tiempo primavera y verano.

Cuando llegué a la universidad nada era como lo había imaginado. Me habían dicho que era una universidad “pequeña” para EEUU, pero comparada con la mayoría de las universidades españolas, era enorme. El campus está dividido en distintos equipados con la última tecnología en ordenadores y simuladores de todas las categorías y tipos de aviones. No me olvido tampoco de la flota de aviones que es propiedad de la universidad y donde entrenan los pilotos.

leti1

 

La universidad también está muy implicada con el ejército. Hay representantes de todas las ramas: Army, Navy, Air Force… Siendo la más importante la del Ejército de Aire. Todos los estudiantes que además son parte del ejército son muy respetados y admirados, ya que en Estados Unidos se aprecia especialmente el servicio a su país.

Una de las cosas que más me preocupaba al llegar era ganar 10 kg en el proceso de vivir allí. Había pensado desde el principio apuntarme a un deporte, y mi mejor amiga aquí, Amber, me convenció para apuntarme a remo. Nunca habría dicho que remo era un deporte que iba a practicar… o que me iba a gustar. Menos aún que me iba a gustar tanto que iba a despertarme todos los días a las 5 y media de la mañana para hacer ejercicio dos horas todos los días. Pero conocer a toda la gente del equipo y poder viajar a las distintas competiciones ha merecido completamente la pena.

 

leti2

 

El problema principal de estudiar en Estados Unidos es el transporte. Comprar un coche para un año merece la pena si vas a transportarte a menudo o no vives en el campus (no ha sido mi caso). Todos los días amigos me han llevado a remo, y cada vez que tenía que ir a la compra o a cualquier otro sitio, siempre había algún amigo dispuesto a llevarme. La gente entiende que, como no hay transporte público, es difícil ir de un sitio a otro, y no tienen ningún problema en ayudarte.

A nivel académico, estar en esta universidad me ha dado la oportunidad de elegir aviónica como asignatura de libre configuración, lo que me ha abierto la puerta a un área muy interesante. También me ha dado la oportunidad de formar parte en una competición en la que participan 15 universidades americanas y de Canadá, en la que alumnos de la universidad diseñan y modifican un coche híbrido a partir de un coche convencional. Gracias a esto, he podido hacer como proyecto de fin de grado un sistema de frenado regenerativo, así como implementarlo y optimizarlo, y poder conducir el coche con mi sistema funcionando.

leti3

Las oportunidades que tienes al irte de intercambio son inimaginables. Yo este año me he tirado en paracaídas, viajado desde a Canadá hasta Nueva York o islas al sur de Estados Unidos, buceado con manatíes, remado con delfines, hecho viajes con mis amigos en avioneta, ido en moto acuática a una isla que desparece con la marea, viajado para competir contra otras universidades en todo el país, ir a más conciertos en un año que en el resto de mi vida… ¡Nunca habría dicho que iba a tener la mitad de oportunidades que he tenido!

Yo he tenido mucha suerte, y no sólo me he hecho amiga de estudiantes internacionales, sino también de estudiantes americanos, que me han ayudado a vivir la experiencia de cómo es estudiar en américa para ellos. Conocer a gente en hermandades y fraternidades, y ver lo que significa ser parte de ellas, o poder ser parte de  un equipo y vivir el sentimiento de familia que tienen, me ha hecho aprender mucho y vivir experiencias que no podría haber tenido quedándome en España.

Ahora, tan cerca de tener que volver a Madrid, me doy cuenta de todo lo que me ha aportado este año. No sólo ha sido una experiencia enriquecedora a nivel académico, sino que he vivido experiencias a las que no habría tenido acceso de no haberme ido, también he conocido a gente de todo el mundo (a la que espero poder visitar en el futuro). Desde luego, ha sido mucho mejor de lo que me podría haber imaginado y estoy muy agradecida de haber podido tener esta oportunidad.

Leticia Vila-Coro Fuentes

1ºC-MII