Mi experiencia en INSIDE Washington Tech

El programa INSIDE Washington Tech marcó sin duda un antes y un después en mi carrera profesional. Me hizo descubrir el amplio abanico de oportunidades que ofrece ser ingeniera, y me ayudó a recordar por qué escogí mi carrera; algo que durante los años de estudiante puede volverse un poco difuso.

Durante las tres semanas que pasamos allí, pude adquirir una visión muy completa de lo que implica trabajar en EEUU. El INSIDE no solo cambió mi perspectiva de la ingeniería completamente, sino también mis objetivos profesionales.

Imagen 1: Environmental Protection Agency

Empezamos en la embajada, donde nos hablaron de la situación actual de los españoles en Estados Unidos, tanto a nivel individual como a nivel empresarial. En este sentido, las clases a las que asistimos en Georgetown University sobre legislación y política exterior fueron un muy buen complemento.

Imagen 2: Georgetown University

Después, combinamos visitas a universidades de ingeniería, como George Washington University o University of Maryland, con asociaciones científicas, como ASME o IEEE, y organismos gubernamentales, como US Department of Energy.

Imagen 3: US Department of State

De entre todas las visitas, aquellas que más me marcaron a nivel personal fueron las de los organismos multilaterales, como el Banco Mundial y el Banco Inter-Americano de Desarrollo. Los ponentes nos explicaron la labor de estas instituciones en la evolución de países emergentes, y pudimos ver de primera mano lo que significa trabajar en desarrollo.

El ambiente internacional, combinado con la diversidad de proyectos en los que colaboran, fue lo que más captó mi atención. Me sorprendió que, a pesar de ser un Banco, muchos de los departamentos estuviesen compuestos de ingenieros, tanto para puestos técnicos, como de gestión.

Además, tuvimos la oportunidad de conocer a ex-alumnos de ICAI que trabajaban en el Banco, y nos dieron las claves y puntos de vista que buscábamos de forma muy cercana.

Imagen 4: Inter-American Development Bank
Imagen 5: World Bank

El INSIDE me hizo darme cuenta de la gran importancia del networking. Conocer a antiguos alumnos de Comillas en Washington me pareció una de las partes más interesantes y útiles del programa.

Ver cuál ha sido la evolución de personas que hace no tanto estaban en mi misma situación, fue increíblemente inspirador y reconfortante. Muchos de ellos habían pasado por el mismo programa, y volvieron a España con las mismas ilusiones de poder volver en el futuro. Aunque todos admitieron que fue difícil llegar hasta donde están ahora, cada uno supo encontrar su propio camino y dejaron claro que lo peor era aguantar los momentos difíciles sin rendirse.

Imagen 6: US Patent and Trademark Office

Una vez en España, me di cuenta de lo mucho que mis preferencias personales y perspectivas de futuro habían cambiado. Después del INSIDE, se había abierto un nuevo horizonte y solo cabía la posibilidad de intentar luchar por lo que quería, por muy difícil que pareciese al principio.

Imagen 7: Environmental Protection Agency

Tuve que esperar dos años para poder mandar mi solicitud, ya que un requisito para los candidatos era estar estudiando un postgrado. Mirando atrás me doy cuenta de que todo sucedió en el momento oportuno, aunque yo no me diese cuenta. Durante esos años pude adquirir experiencia en otras empresas, madurar a nivel personal y aclarar mis preferencias profesionales. Todo esto jugó un papel esencial.

Envié mi candidatura para el internship del Banco Inter-Americano de Desarrollo (BID), y aquí fue donde realmente saqué partido de mi experiencia en el INSIDE, y de los consejos recibidos por todos aquellos insiders con los que habíamos hablado. El proceso fue largo, pero, a finales de abril, por fin llegó la convocatoria de mi entrevista. Todo fue muy bien y afortunadamente me ofrecieron unirme al programa en verano. Hasta que llegué allí, no supe que habíamos sido más de 2500 candidatos, y que solo 45 habíamos sido seleccionados. No me cabe ninguna duda de que la experiencia en el INSIDE tuvo mucho que ver.

Una vez allí, y esta vez como profesional del BID, pude hablar con los nuevos insiders que estaban visitando el Banco ese verano. Ver el INSIDE desde el otro lado fue una experiencia muy especial. Pude dar mi propio punto de vista a gente que en unos años quizás intente lo mismo que yo.

Imagen 8: Inter-American Development Bank (2016)

El INSIDE fue inolvidable por muchas razones: hicimos un gran grupo de amigos, descubrimos una ciudad con oportunidades que no podíamos ni imaginar, disfrutamos de una visita fugaz a NY, y lo más importante, dimos nuestros primeros pasos como profesionales.

Imagen 9: Excursión a Mount Vernon

Raquel de la Orden

Related posts:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *