Una año para recordar: COREA DEL SUR (Seúl) Y NUEVA ZELANDA (Dunedin)

El año pasado fue, sin duda, uno de los mejores años de mi vida. Gracias a ICAI tuve la oportunidad de vivir en dos países increíbles. Recomiendo a todos los que podáis que aprovechéis esta oportunidad que nos da la universidad de viajar por el mundo.

COREA

El primer semestre estuve en Seúl, en la universidad de Chung-Ang. Corea es un país apasionante con una calidad de vida muy alta y una comida riquísima, original y barata. Los sitios de barbacoa coreana están por todas partes y son toda una experiencia. También hay sitios de ‘Chicken & Beer’ en cualquier esquina de la ciudad. La gente es agradable y respetuosa aunque muy pocos saben inglés e incluso a muchos estudiantes de la universidad les cuesta hablarlo. La ciudad destaca por su constante actividad. Muchas tiendas abren 24 horas y tienen barrios enteros de fiesta toda la semana (HONGDAE, Itaewon y Gangnam). Es una ciudad vibrante en la que cualquier momento del día es bueno para hacer algo.

En cuanto a la universidad es bastante fácil en comparación con ICAI. Es prácticamente imposible suspender aunque la asistencia a clase es obligatoria. Es muy recomendable alojarse en la residencia de la universidad ya que se encuentra en medio del campus y convives con el resto de alumnos de intercambio. Aquí hice muy buenos amigos de todo el mundo, aunque mayormente europeos. La universidad también organiza muchos eventos para conocer coreanos e introducirte en su cultura.

El semestre en Seúl fue extraordinario por la variedad de actividades que ofrece la ciudad y la gran diferencia cultural. Es un sitio perfecto para estudiantes que recomendaría a cualquiera con ganas de conocer algo diferente.

Viajes

Una de las mayores ventajas de las universidades de Asia y Oceanía es que suelen tener un par de meses de vacaciones en invierno. Esto te ofrece una oportunidad de viajar que no debería ser desaprovechada. En mi caso, acabé en Corea a mediados de diciembre y empecé en Nueva Zelanda a finales de febrero. Durante estos dos meses de vacaciones pude ir a sitios como Japón, Filipinas, Vietnam, Camboya y Tailandia.

Es una pasada coger una mochila y lanzarte a viajar por el sudeste asiático, donde puedes comer por 1€ y encontrar alojamiento en hostales por 4€ o en hoteles por 10/15€ la noche. Mucho más divertidos los hostales por el ambiente de viajeros que hay y donde se conoce a gente muy interesante con la que puedes compartir tu estancia en la ciudad en la que estás y que seguramente te encuentres mas adelante en tu viaje.

NUEVA ZELANDA

En el segundo semestre estuve en Dunedin, una ciudad diminuta comparada con Seúl. La universidad es también bastante sencilla y la ciudad muy tranquila aunque hay muchísimos estudiantes y los sábados se anima bastante el Octagon, una plaza con varios bares y discotecas. Durante el resto de los días se suelen organizar ‘house parties’, especialmente al principio del semestre. Nueva Zelanda es un sitio donde la vida es bastante cara pero merece la pena conocer por su variedad de paisajes que permanecen alejados de la contaminación y de las masas de gente. Además es muy seguro y, a diferencia de Australia, no tiene animales peligrosos. La gente es muy amable y tranquila.

Durante este semestre estuve viajando constantemente. Es muy sencillo y barato alquilar un coche para llegar a cualquier sitio de la isla en unas horas. También puede merecer la pena comprar uno de segunda mano si vas a estar todo el año ya que luego se venden muy fácilmente. Además, la universidad te da dos semanas de vacaciones en mitad del semestre que utilicé para alquilar una furgoneta y recorrer toda la costa este de Australia (desde Cairns hasta Sídney). Otro viaje fantástico con parada obligada en Byron Bay. Es increíble conducir por Australia y Nueva Zelanda ya que las carreteras suelen estar vacías y los paisajes son mágicos.

Nueva Zelanda es un país muy tranquilo perfecto para desconectar de las grandes ciudades en el que también hice muy buenos amigos y conocí unos sitios espectaculares. Aunque si pudiera elegiría antes Australia por el clima. Nueva Zelanda está muy al sur y en invierno hace bastante frío.

Jaime Rodríguez

 

THE FRISIAN SOLAR CHALLENGE, a solar boat race

Laura, a student from ICAI, is taking part in an interesting project that evolve the knowledge she acquired in the degree. She found out this project last year during her eramus in Delft.

            This project came up by TU Delft Solar Boat Team with the intention to win the ‘Frisian Solar Challenge’. Although they started from scratch and faced unexplored design challenges, a boat was manufactured that won the race!

            The Frisian Solar Challenge is a 220 km solar boat race. The teams develop their own boat and/or technical aspects of the boat. It’s all about handling clever techniques in the correct way, but also about agility, insight, and teamwork.

Hoi! I am Laura, and I belong to the electronics department of the 2017 team. I am currently doing the Power Electronics Master with Solar Energy track, so my responsibilities in the department are strongly related to my studies. Last year, two electrical engineers (Luc and Jasper) designed several components of the electrical system, such as the Maximum Power Point Trackers, the Battery Management System and the Energy Management System, the 24V supply system… Part of my task for this year is try to understand every part of their design so I can mount and fix any electrical problem in Monaco if needed, where they will not be present to help.

The design of this components is done in Altium, so part of my work so far has been learning how to use this computer program. In order to do this, and as my first project in Altium, with a great amount of help from Luc we have designed ourselves a new component that last year was bought from the provider: the logger. The main function of the logger is to obtain the information from the CAN bus in the testing phase and store it in a microSD so we can later study and analyze it to improve the performance of the boat. The result is a small PCB with components like a cell battery, the CAN connectors, the power supply, the microSD connections, and the micro controller, which will be later programmed by one of our computer science engineers.

            With the first version of the logger completed, and waiting for it to be supplied so we can test it and see if it actually works or we need to redesign it, my task right now is to focus on the EMS/BMS system, composed of two PCBs connected to each other and to the rest of the electrical system, and try to spot where some bugs in last year design are so we can fix them.