ICAIS POR EL MUNDO: COPENHAGUE

Esta semana toca hablar de una experiencia en el Norte de Europa… Juan Antonio Saniz, alumno de 1º de máster de Ingeniería Industrial, comparte con nosotros su año de intercambio en Copenhague, Dinamarca.

Mi nombre es Juan Antonio Sainz, y el año pasado (4º de grado) realicé un intercambio de un año en Copenhague.

El año que pasé allí sólo los puedo describir como increíbles. Supongo que casi todo el que ha estado fuera dirá lo mismo, aprovechad sin duda la oportunidad de iros.

 Copenhague es una ciudad bonita y además no es muy grande (Dinamarca entero tiene 5 millones de habitantes). Da tiempo a conocerla entera y para estar un año, o el tiempo que sea, es lo justo ya que aprendes a moverte por ella con relativa rapidez.

image

 

Del tiempo, que os voy a decir, esto es una isla en el norte. En invierno hará frío, aunque este en particular no ha sido un invierno duro, y hace viento. Este el mayor inconveniente que le veo a la ciudad, ya que por aquí iréis en bici a todas partes.

 La universidad es espectacular, tiene un campus impresionante y está llena de internacionales así que es fácil integrarse. En general hay que trabajar, aunque ni por asomo como se tiene que trabajar en ICAI, y le dan más importancia a los trabajos, informes o proyectos que se hacen durante el curso que a los exámenes finales. No es complicado aprobar, fuera de España no tienen la costumbre de hacer las asignaturas imposibles, pero eso no significa que no se aprenda. Es imposible adquirir los mismos conocimientos que se adquirirían si te quedases en Madrid, pero no por ello son menos válidos. Personalmente creo que durante el primer semestre he aprendido bastante.

image (1)

Estoy viviendo en una residencia, en la que todo el mundo está en una situación parecida a la mía: o hacen erasmus o se han venido aquí a hacer un máster, así que el ambiente no puede ser mejor. Saldrás de fiesta, harás nuevos y buenos amigos y no te lo podrás pasar tan bien en tu vida. Sinceramente te recomiendo que si te vas, vayas a una residencia, al menos al principio, ya que si te vas a un piso es más complicado conocer gente. Durante el año se organizarán viajes para conocer los alrededores; yo te recomiendo que no te los pierdas, son otras experiencias que no podrás conseguir en ningún otro sitio.

image (3)

Finalmente deciros que venirse aquí significa adaptarse a una sociedad distinta a la que hay en España. Son increíblemente honestos (los supermercados dejan productos fuera, imagínate que pasaría si hiciesen eso en España…) Pero es una experiencia increíble, así que como os he dicho, no la desaprovechéis.

 Juan Antonio Sainz Ruiz, 1ºC MII.

 

ICAIS POR EL MUNDO: BRISBANE (AUSTRALIA)

Fernando Tornos, alumno de 1º de máster en Ingeniería Industrial. se anima a participar en el blog, para compartir con los compañeros de escuela su increíble experiencia en las ‘antípodas’.

Sin duda, una experiencia única cultural, donde los viajes y nuevos amigos no faltaron.

¡Aquí os dejamos su historia!

University of Queensland, Brisbane, Australia

imagen2

 

Ubicada en la costa este de Australia, Brisbane es una ciudad de unos 2 millones de habitantes. Aun no siendo estrictamente costera, la proximidad al mar y la facilidad de comunicación hace que se pueda considerar como tal. Posee un núcleo urbano más bien pequeño, expandiéndose las zonas residenciales muy ampliamente por la ausencia de edificios de muchas pisos.

         Los australianos en general son gente muy abierta y servicial aunque no se les pueda entender siempre lo que dicen debido a que su inglés difiere bastante del “estándar”. La mejor forma de conocer gente es en las fiestas que se organizan en casas de estudiantes, ya sean de intercambio o australianos.

         Las temperaturas son bastante agradables durante todo el año salvo en verano (nuestro invierno) cuando las altas temperaturas unidas a una elevadísima humedad ambiental hace que la vida tenga que ser más relajada. En esta época del año es cuando es más recomendable viajar a las zonas más frías de esta zona, como puede ser el sur de Australia o Nueva Zelanda. Durante el resto del año, mínimas de 7ºC como mucho, con lo que no es necesario llevar demasiadas prendas de abrigo: un chubasquero más jersey o sudadera es suficiente.

         Respecto al tema de vivienda, yo empecé en residencia pero en mi opinión es mejor esperar hasta encontrar un piso de estudiantes que te meterá más en el ambiente y siempre será una ayuda para conocer sitios y gente. Al final siempre te relacionaras tanto con australianos como con gente que o vive o también está estudiando en Brisbane.

         Llegamos al tema de la universidad. Para empezar, decir que el campus de St. Lucia es bastante impresionante: edificios para las clases en torno a un patio central, además de numerosas pistas de deportes, restaurantes e incluso un pub propio de la universidad. Debido a la inmensa cantidad de estudiantes extranjeros que vienen a esta universidad, te tienes que buscar mucho a vida en temas de asignaturas, proyectos… Pero eso sí, cualquier cosa que dudes siempre habrá alguien encargado a quien se puede preguntar. Las asignaturas siguen un modelo algo diferente al nuestro: clases impartidas por los profesores al curso entero (lectures) para luego en grupos más pequeños hacer ejercicios de lo explicado en clase (tutorials). Es curioso que los que imparten estas clases de ejercicios no son profesores sino alumnos de años anteriores con lo que suelen saber de dónde fallamos más porque ellos ya lo han vivido. Yendo a todas las clases y poniendo interés en las clases de ejercicios no debería ser demasiado difícil aprobar ya que se sigue un sistema similar al de ICAI: el examen final no lo es todo, hay evaluación continua. Hay prácticas de laboratorio y ejercicios que se deben entregar cada una o dos semanas, tests intermedios y en algunos casos algo similar a los intersemestrales. En las calificaciones, decir que la nota se puede quedar un poco corta a la hora de representar lo que has hecho ya que va de 1 a 7, con 4 siendo el aprobado.

         Pero un punto importante es que esto es Australia: buen tiempo, sol, playas, surf… En la universidad hay un grupo de estudiantes de intercambio, QUEST, al que es imprescindible unirse. Organizan todas las fiestas de bienvenida, medio semestre, fin de semestre y todas las que consigan de excusa. Otro de sus fuertes es que, por unos precios bastante asequibles, organizan excursiones de grandes grupos a sitios interesantes de la zona. Entiéndase por interesante playas famosas, islas…

Además de este grupo, hay otros clubs a los que te puedes unir dependiendo de tus gustos como el de volleyball, vela, submarinismo… El único inconveniente es que las actividades son en fin de semana y o bien se suele estar viajando o estudiando.

         Esos viajes son otra de las razones de venir a esta parte del mundo: un fin de semana en Sydney para visitar la ópera, escaparte en las vacaciones de medio semestre a la Gran Barrera de Coral o si tu tiempo y el bolsillo lo permiten ir a la gran roca de Uluru situada en el medio de Australia. Tampoco perderse acampar en Moreton Island o pasar un día en Whitehaven Beach, una de las playas más increíbles del mundo y, si el sueño lo permite, ver amanecer en el punto más al este de Australia: Byron Bay. Luego ya dependiendo de cada uno, una vez acabado el semestre la gente suele viajar por el sudeste asiático o, como es en mi caso, por Nueva Zelanda.

         Como excursiones cercanas, una visita al zoológico donde veras una representación de los increíbles animales de esta isla: koalas, canguros, ornitorrincos… además de poder ir a muchas playas situadas tanto en la Sunshine Coast (norte) como en la Gold Coast (sur) o al parque nacional de Lamington. De todas formas si quieres playa sin moverte, al lado del centro de la ciudad hay una playa artificial que para los que no sean muy exigentes está bien. Así mismo, hay muchos puntos para organizar barbacoas (imprescindible en la vida australiana) o incluso hacer escalada a menos de 15 minutos andando del centro.

Adjunto algunas fotos de la experiencia del primer semestre:

imagen5

imagen6 - copia

imagen7 - copia

St. Lucia Campus

imagen8 - copia

imagen9 - copia

Gran Barrera de Coral

imagen10

Uluru 

imagen15

imagen20

imagen40

imagen60

 

Nueva Zelanda

ICAIS POR EL MUNDO: DAYTONA BEACH

Leticia Vila-Coro, alumna y compañera de ICAI, ha decidido participar en este blog sin ninguna duda, para contar su inolvidable experiencia como primera alumna de intercambio en la Universidad Embry-Riddle Aeronautical University.

A continuación, un breve relato de lo que puede ser un magnífico año en una prestigiosa Universidad estadounidense. ¿Te animas?

La vida del estudiante de intercambio no se puede imaginar antes de llegar a donde vas a estar durante los próximos seis a ocho meses. Yo elegí ir a Embry-Riddle Aeronautical University, en Daytona Beach, Florida, Estados Unidos. A mí siempre me han encantado los aviones, y pasar dos semestres en una universidad dedicada a ellos me pareció una buena idea. También ayudó el hecho de que está al lado de la playa y el invierno dura dos semanas, siendo el resto del tiempo primavera y verano.

Cuando llegué a la universidad nada era como lo había imaginado. Me habían dicho que era una universidad “pequeña” para EEUU, pero comparada con la mayoría de las universidades españolas, era enorme. El campus está dividido en distintos equipados con la última tecnología en ordenadores y simuladores de todas las categorías y tipos de aviones. No me olvido tampoco de la flota de aviones que es propiedad de la universidad y donde entrenan los pilotos.

leti1

 

La universidad también está muy implicada con el ejército. Hay representantes de todas las ramas: Army, Navy, Air Force… Siendo la más importante la del Ejército de Aire. Todos los estudiantes que además son parte del ejército son muy respetados y admirados, ya que en Estados Unidos se aprecia especialmente el servicio a su país.

Una de las cosas que más me preocupaba al llegar era ganar 10 kg en el proceso de vivir allí. Había pensado desde el principio apuntarme a un deporte, y mi mejor amiga aquí, Amber, me convenció para apuntarme a remo. Nunca habría dicho que remo era un deporte que iba a practicar… o que me iba a gustar. Menos aún que me iba a gustar tanto que iba a despertarme todos los días a las 5 y media de la mañana para hacer ejercicio dos horas todos los días. Pero conocer a toda la gente del equipo y poder viajar a las distintas competiciones ha merecido completamente la pena.

 

leti2

 

El problema principal de estudiar en Estados Unidos es el transporte. Comprar un coche para un año merece la pena si vas a transportarte a menudo o no vives en el campus (no ha sido mi caso). Todos los días amigos me han llevado a remo, y cada vez que tenía que ir a la compra o a cualquier otro sitio, siempre había algún amigo dispuesto a llevarme. La gente entiende que, como no hay transporte público, es difícil ir de un sitio a otro, y no tienen ningún problema en ayudarte.

A nivel académico, estar en esta universidad me ha dado la oportunidad de elegir aviónica como asignatura de libre configuración, lo que me ha abierto la puerta a un área muy interesante. También me ha dado la oportunidad de formar parte en una competición en la que participan 15 universidades americanas y de Canadá, en la que alumnos de la universidad diseñan y modifican un coche híbrido a partir de un coche convencional. Gracias a esto, he podido hacer como proyecto de fin de grado un sistema de frenado regenerativo, así como implementarlo y optimizarlo, y poder conducir el coche con mi sistema funcionando.

leti3

Las oportunidades que tienes al irte de intercambio son inimaginables. Yo este año me he tirado en paracaídas, viajado desde a Canadá hasta Nueva York o islas al sur de Estados Unidos, buceado con manatíes, remado con delfines, hecho viajes con mis amigos en avioneta, ido en moto acuática a una isla que desparece con la marea, viajado para competir contra otras universidades en todo el país, ir a más conciertos en un año que en el resto de mi vida… ¡Nunca habría dicho que iba a tener la mitad de oportunidades que he tenido!

Yo he tenido mucha suerte, y no sólo me he hecho amiga de estudiantes internacionales, sino también de estudiantes americanos, que me han ayudado a vivir la experiencia de cómo es estudiar en américa para ellos. Conocer a gente en hermandades y fraternidades, y ver lo que significa ser parte de ellas, o poder ser parte de  un equipo y vivir el sentimiento de familia que tienen, me ha hecho aprender mucho y vivir experiencias que no podría haber tenido quedándome en España.

Ahora, tan cerca de tener que volver a Madrid, me doy cuenta de todo lo que me ha aportado este año. No sólo ha sido una experiencia enriquecedora a nivel académico, sino que he vivido experiencias a las que no habría tenido acceso de no haberme ido, también he conocido a gente de todo el mundo (a la que espero poder visitar en el futuro). Desde luego, ha sido mucho mejor de lo que me podría haber imaginado y estoy muy agradecida de haber podido tener esta oportunidad.

Leticia Vila-Coro Fuentes

1ºC-MII