PHILADELPHIA, un estado con historia

Hola, soy Ainhoa, y os escribo desde Filadelfia. Estoy haciendo cuarto de grado de electromecánica aquí,  pero ya solo me quedan un par de meses para volver…

A la hora de elegir, tenía claro que quería EEUU, pero no qué estado. EEUU te aporta cosas nuevas y experiencias que, posiblemente, no estamos acostumbrados a vivir en España. Aquí todo es a lo grande.

Filadelfia está en el estado de Pensilvania, es la quinta ciudad más poblada del país y es un sitio elegido por muchos estudiantes universitarios ya que tiene importantes universidades. Además, es una ciudad con mucha historia, y esta es una gran parte del valor de Filadelfia.

Filadelfia está en el estado de Pensilvania, es la quinta ciudad más poblada del país y es un sitio elegido por muchos estudiantes universitarios ya que tiene importantes universidades. Además, es una ciudad con mucha historia, y esta es una gran parte del valor de Filadelfia.

La ciudad universitaria es enorme, con muchísimos campus y residencias en las que nos alojamos la mayor parte de los universitarios. Está muy bien situada y el ambiente es genial. Y una de las grandes ventajas, teniendo en cuenta que yo siempre he vivido en Madrid, es que se puede ir a todos los sitios andando.

Los estudiantes podemos tener planes todos los días, tanto culturales como de ocio, lo que me ha permitido conocer a muchísima gente y hacer vida bastante integrada con los americanos. Además, la ciudad de Filadelfia es uno de los sitios donde han surgido los mejores restaurantes, y se especializan en múltiples estilos de comida, desde marroquí hasta cubana, ¡incluso española!

Además, es una ciudad muy bien conectada, se puede ir a Nueva York y volver en el día, ¡a una hora en bus! Con Washington la conexión también es muy buena. Hay un servicio de autobuses muy bien organizado.

Imagino, que como casi todos los estudiantes de ICAI que estamos fuera, recomendamos nuestro sitio a cualquiera que se lo planteé. Yo, llevo disfrutando cada día desde que llegué en septiembre.

 

 

MÚNICH: Un destino muy recomendable.

Soy Carlos del Cerro, y estoy en Múnich de Erasmus este año realizando el 2º año del Máster de Ingeniería Industrial.

En cuarto de grado no tuve la suerte de poder irme de intercambio por lo que estaba deseando “huir” de ICAI, afortunadamente la universidad nos da cientos de opciones y me decidí por Múnich. Llevando aquí ya seis meses puedo decir que ha sido un gran acierto.

La TUM es una de las universidades más valoradas de Europa pero de eso ya os podéis enterar vosotros buscando cualquier ranking o blog por lo que yo no voy a ser pesado abundando en este aspecto. Lo que sí me parece importante mencionar es que aquel que no esté seguro de venir a Múnich porque su nivel de alemán no es demasiado bueno, no debe tener ningún miedo, hay infinidad de asignaturas en inglés y esforzándose un poco en buscar no se necesita ninguna clase en alemán.

Ahora vamos a hablar de lo más interesante, cómo es la vida del estudiante en Múnich. Aquí, el calendario es completamente distinto y las clases empiezan a mediados de Octubre, pero es muy recomendable (por no decir obligatorio) venir a mediados de septiembre que es cuando empieza el Oktoberfest. Es la mejor forma de hacerse a la idea de lo que espera durante el año y la mejor forma de conocer gente, porque los alemanes nunca son tan sociables como cuando tienen una jarra de un litro de cerveza en la mano.

El número de estudiantes de Erasmus en Múnich es exageradamente alto por lo que no hay ninguna dificultad en conocer a gente de otros países, y si tienes la suerte de ser aceptado en alguna de las múltiples residencias es muy fácil conseguir también un círculo de amigos alemanes.

Es cierto que el invierno se puede hacer duro si se compara con España, pero los alemanes lo tienen todo pensado y no hay nada mejor para calentar el cuerpo que una tacita de Glühwein (vino caliente con especias) en uno de los 14 mercados de Navidad distribuidos por toda la ciudad. Además, la oportunidad de recorrer el Englischer Garten nevado y pasear por el lago helado es bastante recomendable.

Hay una inmensidad de planes posibles todos los días, ya sean culturales, deportivos o para salir de fiesta. Hay que destacar para aquellos que sean amantes del fútbol, como yo, la posibilidad de disfrutar de uno de los mejores equipos de Europa por un precio que no es ni un tercio de lo que costaría en España.

Otro de los mayores atractivos de vivir en esta ciudad es que está en pleno centro de Europa y puedes ir a ciudades como Viena, Berlín, Praga, Budapest, Cracovia, Salzburgo o Zagreb en menos de 6 horas en tren. Eso, por no hablar de la fantástica posibilidad de llegar a algunas de las mejores estaciones de esquí en menos de tres horas en coche.

Como os comentaba antes, el calendario es completamente diferente al de ICAI y hay un periodo de vacaciones de más de un mes entre marzo y abril que cada uno puede disfrutar como quiera, en mi caso he podido ahorrar algo de dinero este último año y lo aprovecharé disfrutando de las paradisíacas islas de Filipinas.

Para acabar quería dar las gracias a ICAI por darme la oportunidad de disfrutar de esta maravillosa experiencia.

Carlos.

Mi experiencia en INSIDE Washington Tech

El programa INSIDE Washington Tech marcó sin duda un antes y un después en mi carrera profesional. Me hizo descubrir el amplio abanico de oportunidades que ofrece ser ingeniera, y me ayudó a recordar por qué escogí mi carrera; algo que durante los años de estudiante puede volverse un poco difuso.

Durante las tres semanas que pasamos allí, pude adquirir una visión muy completa de lo que implica trabajar en EEUU. El INSIDE no solo cambió mi perspectiva de la ingeniería completamente, sino también mis objetivos profesionales.

Imagen 1: Environmental Protection Agency

Empezamos en la embajada, donde nos hablaron de la situación actual de los españoles en Estados Unidos, tanto a nivel individual como a nivel empresarial. En este sentido, las clases a las que asistimos en Georgetown University sobre legislación y política exterior fueron un muy buen complemento.

Imagen 2: Georgetown University

Después, combinamos visitas a universidades de ingeniería, como George Washington University o University of Maryland, con asociaciones científicas, como ASME o IEEE, y organismos gubernamentales, como US Department of Energy.

Imagen 3: US Department of State

De entre todas las visitas, aquellas que más me marcaron a nivel personal fueron las de los organismos multilaterales, como el Banco Mundial y el Banco Inter-Americano de Desarrollo. Los ponentes nos explicaron la labor de estas instituciones en la evolución de países emergentes, y pudimos ver de primera mano lo que significa trabajar en desarrollo.

El ambiente internacional, combinado con la diversidad de proyectos en los que colaboran, fue lo que más captó mi atención. Me sorprendió que, a pesar de ser un Banco, muchos de los departamentos estuviesen compuestos de ingenieros, tanto para puestos técnicos, como de gestión.

Además, tuvimos la oportunidad de conocer a ex-alumnos de ICAI que trabajaban en el Banco, y nos dieron las claves y puntos de vista que buscábamos de forma muy cercana.

Imagen 4: Inter-American Development Bank
Imagen 5: World Bank

El INSIDE me hizo darme cuenta de la gran importancia del networking. Conocer a antiguos alumnos de Comillas en Washington me pareció una de las partes más interesantes y útiles del programa.

Ver cuál ha sido la evolución de personas que hace no tanto estaban en mi misma situación, fue increíblemente inspirador y reconfortante. Muchos de ellos habían pasado por el mismo programa, y volvieron a España con las mismas ilusiones de poder volver en el futuro. Aunque todos admitieron que fue difícil llegar hasta donde están ahora, cada uno supo encontrar su propio camino y dejaron claro que lo peor era aguantar los momentos difíciles sin rendirse.

Imagen 6: US Patent and Trademark Office

Una vez en España, me di cuenta de lo mucho que mis preferencias personales y perspectivas de futuro habían cambiado. Después del INSIDE, se había abierto un nuevo horizonte y solo cabía la posibilidad de intentar luchar por lo que quería, por muy difícil que pareciese al principio.

Imagen 7: Environmental Protection Agency

Tuve que esperar dos años para poder mandar mi solicitud, ya que un requisito para los candidatos era estar estudiando un postgrado. Mirando atrás me doy cuenta de que todo sucedió en el momento oportuno, aunque yo no me diese cuenta. Durante esos años pude adquirir experiencia en otras empresas, madurar a nivel personal y aclarar mis preferencias profesionales. Todo esto jugó un papel esencial.

Envié mi candidatura para el internship del Banco Inter-Americano de Desarrollo (BID), y aquí fue donde realmente saqué partido de mi experiencia en el INSIDE, y de los consejos recibidos por todos aquellos insiders con los que habíamos hablado. El proceso fue largo, pero, a finales de abril, por fin llegó la convocatoria de mi entrevista. Todo fue muy bien y afortunadamente me ofrecieron unirme al programa en verano. Hasta que llegué allí, no supe que habíamos sido más de 2500 candidatos, y que solo 45 habíamos sido seleccionados. No me cabe ninguna duda de que la experiencia en el INSIDE tuvo mucho que ver.

Una vez allí, y esta vez como profesional del BID, pude hablar con los nuevos insiders que estaban visitando el Banco ese verano. Ver el INSIDE desde el otro lado fue una experiencia muy especial. Pude dar mi propio punto de vista a gente que en unos años quizás intente lo mismo que yo.

Imagen 8: Inter-American Development Bank (2016)

El INSIDE fue inolvidable por muchas razones: hicimos un gran grupo de amigos, descubrimos una ciudad con oportunidades que no podíamos ni imaginar, disfrutamos de una visita fugaz a NY, y lo más importante, dimos nuestros primeros pasos como profesionales.

Imagen 9: Excursión a Mount Vernon

Raquel de la Orden

¡El ICAI Speed Club vuelve a rodar!

El ICAI Speed Club es una Asociación de estudiantes de la Universidad Pontificia Comillas (ICAI e ICADE), que surge con el afán de aunar a todos los estudiantes amantes del motor que ansían poner en práctica los excelentes conocimientos recibidos en la universidad y complementar su formación con un caso real tanto de ingeniería como empresarial.

Un sueño que nació de la ilusión de estudiantes de ICAI, aventurándose a participar en la competición internacional de Motostudent, y que tras muchas horas de trabajo, esfuerzo y motivación de un equipo grande y unido, consiguieron culminar el pasado Octubre de 2016 cuando tuvo lugar el evento en el circuito de Motorland, en Alcañiz, Aragón.

Un proyecto en el que conocimientos de ingeniería para el diseño de la moto, habilidad para gestionar proyectos, contabilidad, marketing y RRSS de la Asociación, así como parte legal con estatutos y contratos, habilidades personales para trabajar en equipo, motivación y compañerismo han sido la clave para lograr el éxito de la pasada edición. Un proyecto de alumnos para alumnos.

Ahora, se disponen a continuar con este sueño, participando en dos nuevos proyectos para los cuales necesitan contar con gente de ICAI para el proyecto de ingeniería y de ICADE para la gestión de la Asociación y económica de los proyectos, obteniendo financiación a partir de empresas, así como el marketing y RRSS.

Es una oportunidad de oro para seguir aprendiendo conocimientos que no se pueden adquirir en el aula, de pelearte con un caso práctico real, de trabajar en un equipo unido y de impulsar tu carrera profesional.

¿Te lo vas a perder?

Te esperamos el miércoles 15 de febrero, de 12:30 a 13:30 en el aula Magna de ICADE

EL SUBMARINO, un trabajo de fin de grado diferente

Ángel Salgado, un alumno que ahora estudia primero de Máster, nos cuenta el trabajo de fin de grado que presentó al finalizar cuarto. Decidió presentar una propuesta propia, un submarino, y no dejó indiferente a nadie de los que estaban al tanto de su elección.

Hola Ángel, tu proyecto no estaba en la lista de trabajos de fin de grado que ofrece la universidad, ¿qué te llevó a presentar uno nuevo?

Yo siempre había pensado que como proyecto de fin de grado quería hacer algo que verdaderamente me gustase, no quería ceñirme a un proyecto cerrado en el que no pudiese ser creativo, pues pienso que mientras más te apasiona lo que haces mejor te sale. Ingeniería industrial es una carrera en la que se aprende a hacer de todo un poco, puedes hacer casi cualquier cosa y como al proyecto, al final le vas a dedicar muchas horas, lo mejor que puedes hacer es llevarlo al terreno que más te guste, en mi caso me encanta todo lo relacionado con el mar y el mundo naval. Es por eso que se me ocurrió hacer un submarino.

¿Cómo empezó todo?

Al acabar tercero nos empezaron a decir que teníamos que ir pensando el proyecto de fin de grado que íbamos a hacer, pues aunque teníamos de plazo hasta antes de navidad para elegirlo, si querías hacer un buen proyecto era conveniente empezar cuanto antes. Lo primero que tuve que hacer es buscar apoyo en algún profesor y por eso le conté mis ideas a Juan Luis Zamora, que había sido mi profesor de control automático. Si te soy sincero, en un principio pensé que la idea se la tomaría a broma y me la intentaría quitar de la cabeza, pero lejos de eso, se interesó y empezamos a pensar cómo llevarlo a cabo e incluso aceptó ser mi director de proyecto. Sin Juan Luis, este proyecto se habría quedado en una simple idea.

Como mi proyecto tenía una gran componente de fluidodinámica, pensé que necesitaba otro profesor que tuviese conocimientos en este campo, no podía ser otro que Luis Mochón, que había sido mi profesor de Fluidos (asignatura que prefiero no recordar demasiado). Al hablar con Luis, no sólo encontré esa persona con los conocimientos de submarinos que estaba buscando, sino que también encontré una persona que cada vez que me veía en el pasillo me motivaba y contagiaba su ilusión.

Llegado a este punto, el siguiente paso era pensar cómo iba a conseguir un submarino. No es tan fácil como conseguir un avión o un barco teledirigido que buscas en eBay y encuentras cientos fácilmente. Los submarinos teledirigidos son difíciles de encontrar, hay muy pocos modelos y son extremadamente caros. Es por eso que decidimos que la mejor forma de obtener lo que queríamos era fabricándola nosotros mismos, de aquí surgió la idea de diseñarlo e imprimirlo en 3D. Fui a hablar con Mariano Jiménez, encargado del departamento de Diseño y Fabricación de ICAI. Desde el primer momento se implicó totalmente en el proyecto y fue uno de los miembros más importantes. Él y su equipo, David y Benito, fueron sin duda imprescindibles a la hora de lograr construir un dispositivo estanco hecho en una impresora 3D, que fuese capaz de sumergirse en el agua sin dañar toda la electrónica que lleva dentro. Hicimos un estupendo trabajo juntos.

¿Puedes explicar brevemente en qué consiste tu trabajo de fin de grado?

¡Por supuesto! La verdad es que nunca habría imaginado que iba a disfrutar tanto haciendo el trabajo de fin de grado, aquí voy a intentar explicarlo muy por encima, pero si alguien se queda con ganas de saber más, en este enlace puede encontrar mi memoria que incluye un resumen al principio:

https://www.iit.comillas.edu/pfc/resumenes/578e7381df6f4.pdf

El título oficial de este proyecto es “Construcción, modelado y control de un sumergible a escala”. Un sumergible viene a ser prácticamente lo mismo que un submarino solo que, además de navegar por debajo del agua, también está pensado para hacerlo en la superficie. Un submarino es un cuerpo inestable, si tú lo metes en el agua directamente, o se hunde del todo o se queda flotando y si empieza a moverse, se puede dar la vuelta, ponerse de lado, … Es por eso que es necesario añadirle un control que sea capaz de hacerle navegar de forma estable pues a pesar de ser estable en algunos ejes, en otros necesita continuas correcciones durante la navegación para que, por ejemplo, la resistencia del agua en la parte frontal no le haga cambiar de dirección.

Como ya he dicho antes, encontrar submarinos hechos es casi imposible. Existen o submarinos de juguetes o submarinos artesanales hechos por profesionales que cuestan 600€, y como ni yo ni la universidad estábamos dispuestos a pagar eso, decidimos que lo mejor era que lo construyese yo mismo. La mejor forma de fabricar algo tan personalizado era diseñarlo en un programa de CAD e imprimirlo en 3 dimensiones, esto me permitió poder adaptarlo completamente a las necesidades del proyecto. Fue muy complicado pues tuve que tener muchísimos factores en cuenta en el diseño: que fuese estanco, que la electrónica no se mojase, ajustar su flotabilidad, que tuviese la mayor estabilidad natural posible, … Casi me vuelvo loco.

Una vez diseñado, lo imprimí en 3D, lo bañé en acetona para hacerlo lo más estanco posible, le añadí toda la electrónica y lo pinté de negro. Finalmente, y tras mucho tiempo, quedó un resultado increíble.

El funcionamiento del submarino es el siguiente: para avanzar hacia delante y atrás, usa un motor brushless que mueve una hélice; tiene una bomba de agua reversible conectada a un globo, si lo llena el submarino se hunde y si lo vacía emerge; para girar tiene unos timones verticales en la parte trasera; por último, para cambiar el ángulo de cabeceo tiene unos timones horizontales en la parte superior. Todos los timones se accionan con servos. Si a esto le añadimos la batería, la emisora y receptor para comunicarnos con él y el microcontrolador, ya tenemos los componentes básicos del submarino. Se muestran en la siguiente foto:

Una vez colocados, se conectan todos los componentes al microcontrolador y gracias al mando o emisora se puede dirigir el submarino. Tiene dos formas de funcionamiento: control remoto o control automático. En el primero, uno mismo controla todos los elementos del submarino a su voluntad, en cambio, en el modo de control automático, el microcontrolador se encarga de hacer continuas correcciones para que el submarino navegue de forma estable.

Finalmente, pude hacer las pruebas en un depósito del laboratorio de fluidos. Logramos que funcionase bien, pero al final le entró un poco de agua y tuve que dejarlo de lado y ponerme a tope con la memoria. ¡Fue genial verlo navegar debajo del agua!

Nos has comentado que desde un primer momento no tuviste problemas para encontrar director de proyecto, aunque tu trabajo fuese una propuesta nueva

¡Todo lo contrario! Como ya he comentado antes, el grupo de profesores con los que trabajé me ayudó desinteresadamente desde el primer momento. Hicimos un equipo espectacular. Desde aquí quiero dar las gracias una vez más a Juan Luis, Luis, Mariano, David y Benito. Son geniales no sólo como profesionales sino también como personas.

Y última pregunta, por curiosidad, ¿has pensado qué vas a hacer para el trabajo de fin de Máster?

La verdad es que no lo tengo muy claro, quizás le añada una cámara al submarino para poder pilotarlo con unas gafas de realidad virtual o algo así. Ya os contaré.

Una año para recordar: COREA DEL SUR (Seúl) Y NUEVA ZELANDA (Dunedin)

El año pasado fue, sin duda, uno de los mejores años de mi vida. Gracias a ICAI tuve la oportunidad de vivir en dos países increíbles. Recomiendo a todos los que podáis que aprovechéis esta oportunidad que nos da la universidad de viajar por el mundo.

COREA

El primer semestre estuve en Seúl, en la universidad de Chung-Ang. Corea es un país apasionante con una calidad de vida muy alta y una comida riquísima, original y barata. Los sitios de barbacoa coreana están por todas partes y son toda una experiencia. También hay sitios de ‘Chicken & Beer’ en cualquier esquina de la ciudad. La gente es agradable y respetuosa aunque muy pocos saben inglés e incluso a muchos estudiantes de la universidad les cuesta hablarlo. La ciudad destaca por su constante actividad. Muchas tiendas abren 24 horas y tienen barrios enteros de fiesta toda la semana (HONGDAE, Itaewon y Gangnam). Es una ciudad vibrante en la que cualquier momento del día es bueno para hacer algo.

En cuanto a la universidad es bastante fácil en comparación con ICAI. Es prácticamente imposible suspender aunque la asistencia a clase es obligatoria. Es muy recomendable alojarse en la residencia de la universidad ya que se encuentra en medio del campus y convives con el resto de alumnos de intercambio. Aquí hice muy buenos amigos de todo el mundo, aunque mayormente europeos. La universidad también organiza muchos eventos para conocer coreanos e introducirte en su cultura.

El semestre en Seúl fue extraordinario por la variedad de actividades que ofrece la ciudad y la gran diferencia cultural. Es un sitio perfecto para estudiantes que recomendaría a cualquiera con ganas de conocer algo diferente.

Viajes

Una de las mayores ventajas de las universidades de Asia y Oceanía es que suelen tener un par de meses de vacaciones en invierno. Esto te ofrece una oportunidad de viajar que no debería ser desaprovechada. En mi caso, acabé en Corea a mediados de diciembre y empecé en Nueva Zelanda a finales de febrero. Durante estos dos meses de vacaciones pude ir a sitios como Japón, Filipinas, Vietnam, Camboya y Tailandia.

Es una pasada coger una mochila y lanzarte a viajar por el sudeste asiático, donde puedes comer por 1€ y encontrar alojamiento en hostales por 4€ o en hoteles por 10/15€ la noche. Mucho más divertidos los hostales por el ambiente de viajeros que hay y donde se conoce a gente muy interesante con la que puedes compartir tu estancia en la ciudad en la que estás y que seguramente te encuentres mas adelante en tu viaje.

NUEVA ZELANDA

En el segundo semestre estuve en Dunedin, una ciudad diminuta comparada con Seúl. La universidad es también bastante sencilla y la ciudad muy tranquila aunque hay muchísimos estudiantes y los sábados se anima bastante el Octagon, una plaza con varios bares y discotecas. Durante el resto de los días se suelen organizar ‘house parties’, especialmente al principio del semestre. Nueva Zelanda es un sitio donde la vida es bastante cara pero merece la pena conocer por su variedad de paisajes que permanecen alejados de la contaminación y de las masas de gente. Además es muy seguro y, a diferencia de Australia, no tiene animales peligrosos. La gente es muy amable y tranquila.

Durante este semestre estuve viajando constantemente. Es muy sencillo y barato alquilar un coche para llegar a cualquier sitio de la isla en unas horas. También puede merecer la pena comprar uno de segunda mano si vas a estar todo el año ya que luego se venden muy fácilmente. Además, la universidad te da dos semanas de vacaciones en mitad del semestre que utilicé para alquilar una furgoneta y recorrer toda la costa este de Australia (desde Cairns hasta Sídney). Otro viaje fantástico con parada obligada en Byron Bay. Es increíble conducir por Australia y Nueva Zelanda ya que las carreteras suelen estar vacías y los paisajes son mágicos.

Nueva Zelanda es un país muy tranquilo perfecto para desconectar de las grandes ciudades en el que también hice muy buenos amigos y conocí unos sitios espectaculares. Aunque si pudiera elegiría antes Australia por el clima. Nueva Zelanda está muy al sur y en invierno hace bastante frío.

Jaime Rodríguez

 

THE FRISIAN SOLAR CHALLENGE, a solar boat race

Laura, a student from ICAI, is taking part in an interesting project that evolve the knowledge she acquired in the degree. She found out this project last year during her eramus in Delft.

            This project came up by TU Delft Solar Boat Team with the intention to win the ‘Frisian Solar Challenge’. Although they started from scratch and faced unexplored design challenges, a boat was manufactured that won the race!

            The Frisian Solar Challenge is a 220 km solar boat race. The teams develop their own boat and/or technical aspects of the boat. It’s all about handling clever techniques in the correct way, but also about agility, insight, and teamwork.

Hoi! I am Laura, and I belong to the electronics department of the 2017 team. I am currently doing the Power Electronics Master with Solar Energy track, so my responsibilities in the department are strongly related to my studies. Last year, two electrical engineers (Luc and Jasper) designed several components of the electrical system, such as the Maximum Power Point Trackers, the Battery Management System and the Energy Management System, the 24V supply system… Part of my task for this year is try to understand every part of their design so I can mount and fix any electrical problem in Monaco if needed, where they will not be present to help.

The design of this components is done in Altium, so part of my work so far has been learning how to use this computer program. In order to do this, and as my first project in Altium, with a great amount of help from Luc we have designed ourselves a new component that last year was bought from the provider: the logger. The main function of the logger is to obtain the information from the CAN bus in the testing phase and store it in a microSD so we can later study and analyze it to improve the performance of the boat. The result is a small PCB with components like a cell battery, the CAN connectors, the power supply, the microSD connections, and the micro controller, which will be later programmed by one of our computer science engineers.

            With the first version of the logger completed, and waiting for it to be supplied so we can test it and see if it actually works or we need to redesign it, my task right now is to focus on the EMS/BMS system, composed of two PCBs connected to each other and to the rest of the electrical system, and try to spot where some bugs in last year design are so we can fix them.

COMILLAS GLEE CLUB

Hola. Hola. Holaaaaaaa. ¿Funciona el teclado? ¿Si? Vale, está bien. Hola, soy Ramón Domínguez alumno de Máster de Icai y me han hecho chantaje para que, si quiero promocionar el concierto que hace el Comillas Glee Club el 26 y 27 de noviembre en el Colegio Mayor Loyola a la 19:30, antes tenía que hacer un artículo sobre mi experiencia en él.

imagen-1

Para empezar, dejemos una cosa clara, no tengo ni idea de cantar, bueno después de un año y medio puedo decir que no tenía ni idea de cantar, ahora por lo menos soy capaz de entonar y proyectar la voz de forma que mis amigos aceptan ir a un karaoke conmigo. ¿Por qué digo esto?  Porque el Glee Club es una actividad propuesta por Actividades Culturales de Comillas centrada en el teatro musical en inglés.

El Glee Club se creó como una actividad pensada para mejorar y fomentar el uso del inglés mediante la preparación de un musical en versión original. De esta forma los alumnos no solo mejoran su nivel de idiomas, sino que también aprenden sobre puesta en escena, movimientos en un escenario, proyección de voz, hablar en público y otras tantas habilidades teatrales que son útiles y relevantes en gran parte del ámbito laboral.

Es por este motivo que no es necesario el ser un gran cantante o tener experiencia teatral para ser parte del Glee, tan solo disfrutar de la música y el teatro. Además, la producción de las obras se realiza gracias a la colaboración de todos los miembros, por lo que también es posible trabajar en iluminación, maquillaje, vestuario, coreografías… Todo el mundo pone de su parte para ser capaces de, al final, sacar una gran obra que mostrar.

En el histórico de Glee contamos ya con una variedad de musicales y conciertos de los que se puede estar orgullosos. Se han realizado como musicales “Chicago” y “Mamma Mia” así como uno de creación propia de los alumnos en su primer año. Y no sólo se han realizado musicales, sino que para dar la oportunidad de que todo el mundo sepa lo que es estar solo en un escenario, se realizan conciertos en los que poder mostrar la mejora y trabajo individual de cada alumno.

postergleeneon

Este año acabamos de terminar la preparación del concierto, y recibe el nombre de “Glee Street” donde hemos realizado una selección de canciones de conocidos musicales como “Moulin Rouge”, “Spammalot” y “El Mago de Oz” entre otros, con las que creemos que disfrutareis un montón.

Recomendaría a todo el mundo que viniese a vernos porque pretende ser un espectáculo muy divertido con el que pasar un buen rato y tener un momento de relax antes de empezar los exámenes finales, que es algo que siempre está bien. Además, si os gusta y os sentís animados, sentíos invitados a uniros en el segundo semestre a nosotros que será cuando empecemos la producción del musical.

Recordad, Glee Street, el 26 y 27 de noviembre en el Colegio Mayor Loyola a las 19:30, Paseo de Juan XXIII número 17 o si queréis tenernos más controlados podéis seguir toda nuestra actividad mediante nuestro Facebook.

Para finalizar os dejo nuestro poster del musical del año pasado:

postergleemammamiaimprimiblefinal

ICAI SPEED CLUB

Esta asociación de alumnos ha diseñado una moto con la que compitió en el MotoStudent.

Lo que comenzó como una iniciativa de unos cuantos estudiantes de 3º curso de Ingeniería Electromecánica, se ha acabado abriendo a otros estudios de la universidad formando redes colaborativas entre los alumnos de ICAI e ICADE.

Impresionante la ilusión de las caras de cada uno de los participantes cuando se les pregunta sobre el proyecto: “ganar experiencia y aplicar lo aprendido en clase a cosas que nos gustan”

Ciencia y tecnología para niños

Hola, soy Carlos y os voy a contar mi experiencia, como profesor, en el campus tecnológico de verano que se imparte en ICAI.

Adjunto un enlace que lleva a un reportaje realizado por Radio y Televisión Española, empieza en el minuto 1.25

http://www.rtve.es/v/3727820/

Desde hace tres años, ICAI en colaboración con la fundación Salvador Soler (unmundosalvadorsoler.org) organiza durante el mes de Julio el Campus Tecnológico del ICAI, un campamento de verano para niños entre 10 y 16 años interesados en la tecnología.

Profesorado

¿Cómo está organizado?

El Campus proporciona distintos cursos que se dividen en cuatro áreas, Robótica, Programación, Ingeniería y Multimedia. Cada curso dura una semana en la que alumnos de los últimos años de ingeniería dan clases a niños con ciertos conocimientos teóricos que se comprueban realizando pequeñas prácticas que hacen divertido el aprender. Además de las clases, la fundación Salvador Soler da unas charlas en las que se conciencia a los niños sobre problemas como la dificultad de acceso al agua en algunas regiones del mundo.

¿Cuáles son los objetivos?

Los objetivos de este Campus, aparte de proporcionar estos cursos sobre tecnología y sensibilidad sobre temas de desigualdad, es tratar de que los conocimientos obtenidos se puedan convertir en la base para mejorar las condiciones de vida de las personas. Por otro lado, los fondos recaudados por el Campus son utilizados en proyectos llevados a cabo por la fundación Salvador Soler.

¿Qué te ha aportado esta experiencia?

Se trata de una experiencia única en todos los aspectos y pese a resultar agotador por la tensión que se tiene cuando se es responsable de que todo vaya bien con tus alumnos, el compañerismo y ambiente hacen que todo resulte más sencillo.

Para mí, estas clases no solo eran unas prácticas, la docencia es algo que me ha llamado siempre la atención, y resultaba una manera de comprobar si se trata del camino que quiero seguir o no.

¿Repetirías?

Sin duda. Los compañeros inigualables, los alumnos, siempre hay alguno que es un poco trasto, pero al cabo de una semana tratando seis horas con ellos se les coge cariño. La experiencia es genial y se la recomiendo a todo el mundo.

¿Lo más difícil?

Al principio todo. Como ingeniero resulta complicado adaptar el lenguaje técnico a palabras que permitan comprender cómo funcionan las cosas a los niños. Ser responsable de un grupo numeroso hace que tengas que estar muy atento de todo lo que hacen.

¿Alguna cosa más?

Destacar, como he mencionado antes, la labor de la fundación Salvador Soler que destina las ganancias a proyectos para la lucha contra la pobreza.