LA FACULTAD DE CIENCIAS HUMANAS Y SOCIALES VISITA LA BASE MILITAR DE EL GOLOSO, por Arturo Dueñas Díaz (alumno de primer curso de Ri-Ti)


El martes 19 de abril tuvo lugar una visita guiada a la base militar del Goloso, a sólo unos minutos de distancia de las instalaciones de la Universidad Pontificia Comillas en Cantoblanco, parte de alumnos y profesores de la Facultad de Ciencias Humanas y Sociales. La visita, planificada y coordinada por Emilio Sáenz-Francés, en calidad de representante de la institución, y el Teniente Coronel Fernando Dueñas Puebla, resultó en un recorrido que tenía por objetivo el acercar el Ejército y su valiosísima labor a los estudiantes. Acudieron alrededor de setenta alumnos y profesores en los que el entusiasmo era palpable gracias a lo fructuoso de la actividad. 


Debido a las inclemencias del tiempo, nuestra visita dio comienzo bajo el tejado del hangar del museo de acorazados, en el cual se encuentran expuestos varios modelos de medios acorazados que han servido bajo bandera española durante algunos episodios de su Historia. De entre los que se encontraban cabe destacar el Renault FT17 al tratarse del primer carro de combate en llegar a suelo español en 1922. A continuación, se procedió a dividir el grupo en dos para mejorar la fluidez de la visita, ejerciendo de guía el General José Conde de Arjona.
La siguiente parada en el recorrido que nos habían preparado era un puesto subterráneo del mando táctico de brigada. Uno tenía la impresión de encontrarse en el interior de un bunker y es que fuimos testigos de unas prácticas de operación de respuesta de crisis que se estaban llevando a cabo en la misma base contra una hipotética amenaza terrorista. Al salir del puesto de mando y realizar un breve recorrido por las distintas infraestructuras de la base, nos dirigimos a un hangar donde nos pudimos familiarizar con el Leopardo 2E. Este vehículo acorazado es uno de los más potentes de su clase en todo el mundo. El general Conde de Arjona expuso en ese momento el papel del carro de combate y respondió a varias preguntas acerca de su función y su presunta obsolescencia en el panorama bélico actual. Finalizada la explicación del general, dimos rienda suelta a las fotos grupales, al tener la oportunidad de explorar con libertad el interior del vehículo. 
Por último, visitamos el Museo del Regimiento Asturias, una de las unidades de infantería

más antiguas de España. Allí estaban albergados los uniformes empleados en el Ejército desde el tiempo de los Tercios hasta la actualidad, pasando por algunos de los períodos más convulsos de nuestra historia como la Guerra de la Independencia o la Guerra Civil. Esta parte de la visita resultó una de las más interesantes a nivel histórico al tratarse de una muestra de antigüedades y curiosidades militares realmente atractiva y casi única en su campo. 

La visita no terminó ahí. Antes de abandonar la base se nos obsequió a cada uno con una lata de aceite de oliva embotellado por el propio regimiento y aprovechamos para fotografiarnos con los militares presentes en la visita. También hubo tiempo para una charla informal en la que pudimos preguntarles distintas cuestiones, e indagar sobre su vocación y sobre cómo se organizan para compaginar su complejo y exigente trabajo con su vida privada.

Related posts:

Deja un comentario