¿Cómo ayudar?

¿Cómo ayudar? Desde la experiencia del trabajo con migrantes y refugiados de un contexto diferente pero de una misma realidad

Por Anali Briceño, Becaria del IUEM y alumna del Máster de Cooperación Internacional al Desarrollo

En estos cortos párrafos quisiera entregar a ustedes mi experiencia personal en el trabajo con migrantes y refugiados. Quisiera empezar señalando que no se trata de una lección de ética o moralidad, se trata más bien, de una reflexión ante la pregunta que muchos de nosotros nos hacemos cuando contemplamos con frustración las situaciones de desigualdad, abuso, intolerancia, violencia,… En fin, la lista es grande pero el sentimiento es el mismo.

 

Migrantes en la frontera
Migrantes en la frontera

Hace tres años comencé mi trabajo en la oficina del Servicio Jesuita a Migrantes de Tacna, ciudad fronteriza entre Perú y Chile. Como en toda ciudad fronteriza, la dinámica migratoria es vasta y con dinámicas complejas. Cuando inicié esta empresa sentía que tenía todo controlado, aunque era mi primera experiencia laboral, tenía la convicción de que todo sería simple. ¡Claro, en conceptos sabía quién era quién! ¡Y hasta debo reconocer que me sentía orgullosa porque iba a “ayudar” a migrantes y refugiados! Qué equivocada estaba. Equivocada en todos los sentidos; no fue un trabajo sencillo, no sabía nada de migrantes ni refugiados y no ayudaba a nadie. Tengo que reconocer que he fracasado estrepitosamente.

Antes de continuar, contaré que es lo que pasaba en Tacna y cuál era mi trabajo en el Servicio Jesuita a Migrantes. Seguir leyendo ¿Cómo ayudar?

Las personas refugiadas ya están aquí

España está muy atenta a la llegada de las personas refugiadas fijadas por cuotas en Europa. Aún no han llegado y no parece que lo vayan a hacer próximamente. Con motivo del Día Internacional del Migrante, la Compañía de Jesús quiere llamar la atención sobre una realidad menos visible, las personas refugiadas que ya están aquí. Cada semana, 200 personas refugiadas sirias suelen llegar a la península provenientes de Melillam y entre 1500 y 2000 migrantes subsaharianos viven hoy en los bosques de Nador (Marruecos). Algunos permanecen allí más de un año en condiciones infrahumanas. Por todo ello, la Compañía de Jesús quiere acercar esta realidad a través del documento “Las personas refugiadas ya están aquí”.

Os ofrecemos un resumen:

 La ruta Sur de los refugiados Sirios

Las personas sirias, la mayoría familias grandes, que huyen del conflicto armado de su país y que siguen la ruta de escape Sur logran llegar a Marruecos desde Argelia, donde hasta principios de 2015, no se les pedía visado. Esa frontera Marruecos-Argelia es uno de los puntos más peligrosos del viaje que han tenido que realizar en su camino hacia Europa. La entrada a Marruecos la realizan vía pasadores a quienes pagan alrededor de 400 € por persona. Al entrar en Marruecos permanecen en Uxda y luego se dirigen a Nador hasta que tienen la oportunidad de cruzar a Melilla.

 

Cruzar de Marruecos a Melilla es prácticamente imposible si no es pagando alrededor de 1000 € por adulto y 400 € por niño. Si logran llegar a Melilla, en el puesto fronterizo de Beni Enzar solicitan asilo y son llevados al Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI). El CETI, centro público dependiente del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, fue creado para acoger a migrantes irregulares de origen subsahariano, no para recibir solicitantes de asilo. Tiene una capacidad de 480 personas y ha llegado a albergar 1.900, actualmente acoge alrededor de 1.000; un tercio de las mismas son niños/as. Las condiciones de vida allí no son buenas: hacinamiento, limitada atención jurídica, limitada atención médica, falta de acceso a la educación para los niños, familias separadas (hombres por un lado, mujeres y niños por otro)…

Los solicitantes de asilo permanecen en Melilla una media de dos meses, los que no solicitan asilo mucho más. Las autoridades no les comunican con antelación cuándo van a ser trasferidos a la Península, ni bajo qué criterios.

Unas 200 personas sirias suelen llegar a la península, en concreto a Málaga, cada semana. Son recibidas por las 3 entidades especializadas, designadas por el sistema de asilo español. Desde Málaga les llevan a centros de Andalucía para migrantes o para refugiados. La mayoría dejan los centros en pocos días y viajan en autobús a Madrid con la esperanza de continuar su camino hacia otros países de Europa. Constatamos la falta de claridad en estas personas sobre las condiciones concretas de acogida en España y sobre las arriesgadas consecuencias de abandonar el país, ya que por la aplicación del sistema de Dublín, lo más probable es que aunque continúen el viaje hacia otros países europeos acaben devueltos a España para tramitar su solicitud de asilo aquí. La mayoría de sirios quieren viajar a otros países europeos del centro y norte de Europa para reunirse con sus familias o porque afirman que las condiciones de acogida son mejores y hay más oportunidades de trabajo. Seguir leyendo Las personas refugiadas ya están aquí

Recibiendo refugiados en Sudamérica: los visados para sirios en Argentina y Brasil

Por: Leiza Brumat, becaria de Doctorado de la Universidad Argentina de la Empresa – Consejo Nacional de la Investigaciones Científicas y Técnicas

De los más de cuatro millones de refugiados sirios, sólo unos pocos miles se encuentran en Sudamérica. Sin embargo, en comparación con países mucho más cercanos geográficamente al conflicto, los dos países sudamericanos están recibiendo aún más refugiados.

Argentina es uno de los tres países que cuenta con el mayor “coeficiente de elegibilidad” (junto con Suecia y Canadá), por su alta tasa de aceptación de solicitudes. Desde 2010, ha recibido alrededor de 230 refugiados sirios. En Brasil hay 2097 (otorgó más de 8000 visados, pero muchas personas aún no se trasladaron al país), lo que lo convierte en el principal receptor de estos refugiados en América Latina.

Dicha receptividad es resultado de los programas especiales de visado implementados por estos países ante la crisis humanitaria en Siria, y son producto del desarrollo de políticas de inmigración y asilo en las últimas décadas.

Las migraciones tienen una gran importancia para la identidad e historia de Argentina y Brasil. Sus Constituciones Nacionales consagran la igualdad entre nacionales y extranjeros (con excepción de los derechos políticos). Los dos han ratificado y dado rango constitucional a casi todos los tratados de DDHH de Naciones Unidas.

Seguir leyendo Recibiendo refugiados en Sudamérica: los visados para sirios en Argentina y Brasil

Concierto solidario

Concierto Solidario

En el marco de la campaña “Hospitalidad”, promovida por el sector social de la Compañía de Jesús, la Fundación Entreculturas y la Universidad de Mayores de Comillas organizan un concierto solidario a beneficio de los refugiados en El Líbano.

El concierto de piano a cargo de la artista Patrizia Prati, que interpretará obras de Chopin acompañada del barítono Ruggero Raimondi, será el lunes 14 de diciembre, a partir de las 20:00 horas, en la Iglesia de la Inmaculada y San Pedro Claver.

Puedes comprar las entradas en ticketea, en las librerías de Alberto Aguilera, 23, y Cantoblanco, y en la conserjería de las Escuela de Enfermería y Fisioterapia “San Juan de Dios”.

Comillas reafirma su compromiso con la crisis de los refugiados

La crisis de los refugiados sigue ocupando buena parte de la agenda pública, también en la universidad. En esta ocasión y coincidiendo con la presentación del libro, publicado por el Servicio de Publicaciones de Comillas, Migrantes forzosos de Alfredo dos Santos Soares, recientemente doctorado por la universidad, varios especialistas reflexionaron sobre la emergencia migratoria. Entre ellos, Francesca Friz-Prguda, representante de ACNUR en España; Fernando Mariño Menéndez, Catedrático de Derecho Internacional Público y Relaciones Internacionales de la Universidad Carlos III; Cristina Gortázar Rotaeche, Directora de la Cátedra Jean Monnet de la universidad, y el propio autor.

Presentación Migrantes Forzosos
Momento de la presentación

La representante de ACNUR en España recordó que la que ahora vivimos en Europa es una situación permanente en muchas regiones del mundo: “El 86% de todos los refugiados están en países cercanos al conflicto o en vías de desarrollo”, concretó. Pese a lo anterior, también señaló “que estamos sumidos en una gran crisis con un número récord de refugiados. Nunca antes había habido un número tan alto. Cada día, se desplazan 42.500 personas”.

Francesca Friz-Prguda señaló que los recortes en la ayuda humanitaria de los últimos años han sido el principal detonante de esta crisis. “Hay otros agravantes, tanto en los conflictos como en sus propias soluciones, entre ellos, la superpoblación o los efectos del cambio climático”, apuntó. La representante de ACNUR concluyó su intervención apelando a un esfuerzo común para que “los refugiados no se conviertan, otra vez, en víctimas. En este caso, del estigma del terrorismo”.

El catedrático de Derecho Internacional Público y Relaciones Internacionales, Fernando Mariño, insistió en que el sistema jurídico internacional tiene grandes lagunas, “también en lo que a las migraciones forzosas se refiere. La referencia siempre tienen que ser los Derechos Fundamentales”. Mariño trató de aportar una perspectiva optimista hablando de los avances en la materia que están teniendo lugar en América Latina.
Migrantes forzosos
La profesora Cristina Gortázar, directora de la investigación que condujo al libro, defendió la noción de refugiado propuesta por el autor e insistió en la necesidad de cambiar la definición que el Derecho Europeo hace de los mismos. “La academia tiene que ir muy por delante del mundo prosaico. Si el Estado te persigue, eres un refugiado. Pero si no te persigue pero no puede protegerte, también eres un refugiado”, adujo. Concluyó su intervención incitando a “priorizar la reubicación de los refugiados más vulnerables”.

Autor del libro
El autor, Alfredo dos Santos

Alfredo dos Santos Soares, autor de Migrantes forzosos, insistió en que los refugiados son la cara menos amable de la globalización. “En las historias de los migrantes y los refugiados no cabe el orgullo, sino la ignominia de nuestras sociedades”